Desencantada con un Honda HR-V… ¿qué tal un Volkswagen T-Roc?

volkswagen t roc
Desencantada con un Honda HR-V… ¿qué tal un Volkswagen T-Roc?
Eduardo Alonso
Eduardo Alonso

Una lectora (A.M.D.) recurre a nosotros exponiéndonos el problema que percibe con su Honda HR-V automático, y nos pregunta con qué otro modelo podría solucionarlo. ¿Qué consejo le podemos dar?


«Resido en Málaga pero trabajo en Antequera. Todos los días paso por la Cuesta de las Perdices, que es algo complicada. Tengo un Honda HR-V de 130 CV y cambio automático con el que no estoy contenta. Hace mucho ruido, no tiene fuerza para subir la cuesta, siempre está muy acelerado y gasta mucha gasolina. Lo cambié por el Volkswagen Golf Plus que tenía antes y vaya error. Somos una familia de cuatro personas, mido 1,80 metros de altura y necesito que el coche sea alto por problemas de espalda. No sé si el nuevo Volkswagen Golf Sportsvan de gasolina de 150 CV y cambio automático gasta mucho. Quiero un buen coche, que sea espacioso y que no consuma mucho. La fórmula de compra será renting

Respuesta:

Estimada lectora. Antes de de hablar del Volkswagen Golf Sportsvan, vamos a dedicar un momento a explicarte el porqué de tus sensaciones con el Honda, para que en futuras compras no vuelvas a caer en el mismo error. El Honda HR-V es un gran coche, de hecho, es uno de los mejores SUV de su segmento. Ahora bien, en su versión de gasolina con cambio automático es una compra totalmente desaconsejable para el tipo de uso al que lo ibas a destinar.

¿La razón? Este coche no tiene un cambio automático tradicional, de esos que van cambiando de marcha ellos solos sin necesidad de que tú hagas nada. Este modelo tiene un cambio de tipo CVT, o de variador continuo. ¿Y cómo es ese tipo de cambio? Bien, ese tipo de caja de cambio no tiene marchas como tal, es decir, no tiene primera, segunda, tercera… sino que se basa en dos poleas que van cambiando su anchura continuamente, estableciendo así la relación ideal en cada momento. Es decir, grosso modo, la particularidad de este cambio es que no tiene marchas. La parte buena es que es muy fiable y muy cómodo en ciudad.

La mala ya la conoces: penaliza las prestaciones del motor y, cuando exiges potencia, se acelera en exceso, hace mucho ruido y consume mucho. Si a esto le añadimos que el motor 1.5 i-VTEC no tiene turbo (lo ideal sería haber comprado un coche que lo tuviese porque para subir cuestas empinadas necesitas mucho par a bajo régimen), el resultado es justo el que has experimentado: a la hora de subir una cuesta muy pronunciada notas que el coche no tiene fuerza y que su consumo se dispara. En resumidas cuentas, el HR-V es un muy buen coche, pero su transmisión de tipo CVT le lastra y, desde luego, no era la elección adecuada si pretendías utilizarlo en ese tipo de recorridos.

Si quieres que te ayudemos como hemos hecho con este lector, es gratis y te responderán los propios redactores de Autofácil

Nuestra elección: Volkswagen T-Roc 2.0 TDI DSG-7

Y ahora vamos con otra noticia que no te va a gustar: El Volkswagen Golf Sportsvan ya no se vende. Ha sido retirado del mercado, así que ya no puedes obtenerlo a través de renting. Sí podrías comprar una unidad de km0, pero si quieres renting, imposible.

Lo que sí puedes escoger es un Volkswagen T-Roc, que tiene un tamaño similar al Golf Sportsvan y que emplea los mismos elementos mecánicos, incluyendo el motor y el fantástico cambio automático DSG que sí tiene marchas; siete, en concreto. Ahora bien, dado que recorres 100 km diarios, creemos que harías bien en escoger su versión diésel de 150 CV, pues su consumo oficial es en torno a un 20% inferior al de su variante de gasolina. Este T-Roc diésel tiene un consumo oficial de 5,5 L/100 km que, en la práctica y teniendo en cuenta el tipo de recorrido que haces, se acercará a 7,0 L/100 km.

Por su parte, el T-Roc de gasolina con motor 1.5 TSI de 150 CV es un poco más silencioso y agradable de conducir, pero a cambio su gasto oficial es de 6,5 L/100 km que, en la práctica, serán unos 8,0 L/100 km. Por otra parte, el T-Roc diésel ofrece la opción de instalar tracción a las cuatro ruedas, que te vendría bien en los días que hay hielo o nieve en el asfalto, aunque debes saber que la tracción total incrementa el consumo en un 15%. Nosotros te recomendaríamos el T-Roc diésel con motor 2.0 TDI de 150 CV, cambio DSG y tracción delantera, pero haz cálculos de cuál sería la diferencia de cuota de renting respecto a la versión de gasolina para ver si te compensa. En cualquier caso, el T-Roc es una elección muy acertada. Es un poco más alto que un Golf, es cómodo, tiene la fuerza que necesitas y su consumo es muy razonable.

Más información

 

Volkswagen T-Roc