Los fabricantes advierten al Gobierno sobre el coche eléctrico: “España no puede perder 2023”

Enrique Espinós
Enrique Espinós
Anfac exige al Gobierno más infraestructuras de recargas, mejorar los planes de ayuda y una fiscalidad favorable hacia el coche eléctrico.

“No podemos perder 2023”. Es la frase que repiten desde hace semanas los miembros de la junta directiva de Anfac (Asociación Española de Fabricantes de Automóviles y Camiones), que hoy se han reunido en Madrid para publicar una Hoja de ruta 2023-25 sobre el coche eléctrico y, sobre todo, plantear exigencias al Gobierno relativas a estos coches y a los vehículos electrificados. En juego, según ellos, está la viabilidad de España como hub de movilidad.

Los fabricantes están muy preocupados por la implantación del coche eléctrico en España. Y con razón. No en vano, en 2022 se vendieron en España ‘sólo’ 78.239 unidades de turismos electrificados (eléctricos + híbridos enchufables) vendidos, una cifra que se sitúa muy lejos del objetivo de 120.000 turismos necesarios para lograr el objetivo de reducción de emisiones exigido marcados por el PNIEC (Plan Nacional Integrado de Energía y Clima 2021-2030) lanzado por el Gobierno.

Por este dato y, asimismo, por el descenso del 5,4% de las ventas totales de coches ocurrido en 2022; los fabricantes, en forma de la Junta directiva de Anfac al completo, han decidido dar la cara. Lo han hecho presentando en Madrid su Hoja de Ruta 203-25 (puedes descargar el documento aquí), en la que detallan un conjunto de medidas con carácter urgente que se deben desarrollar entre 2023 y 2025, sin las cuales consideran que no se lograrán ni los objetivos de reducción de emisiones ni, lo peor, se garantizará el futuro industrial de la automoción española.

Citroën C4 X 2023
El Citroën C4 X y su versión eléctrica se fabrican en la planta de Stellantis en Villaverde, en Madrid.

Durante el acto, encabezado por presidente de Anfac, Wayne Griffiths (presidente de Seat y Cupra), y su director general, José López-Tafall; Griffiths ha alertado de la compleja situación que atraviesa el sector del motor en España con la ya citada reducción de las matriculaciones, pero también de la producción: “2022 ha sido un año muy difícil para el sector del automóvil en España. Por tercer año consecutivo los datos de producción y mercado están muy por debajo de lo previsto. Esta situación es muy negativa, y el sector no puede continuar de esta manera”.

“España no puede perder 2023. No podemos dejar pasar el año sin tomar decisiones ambiciosas, y necesitamos que todos los actores del ecosistema de la movilidad trabajen juntos en la misma dirección: recuperar el mercado e impulsar la electrificación de la movilidad, pero contando con la industria”. Griffith ha realizado esta advertencia recordando que “en los últimos tres años hemos perdido la venta de un millón de turismos nuevos. Son datos muy preocupantes y que ponen en peligro nuestro futuro como industria y país líder en Europa”.

Opel Corsa-e coche eléctrico
En Figueruelas, Zaragoza, se fabrica en exclusiva para todo el mundo el Opel Corsa-e eléctrico.

Coche eléctrico: España no puede quedarse a la cola de Europa

Tras comentar los malos datos de ventas de los vehículos electrificado, el presidente de Anfac ha señalado que la penetración del coche eléctrico en España no está alcanzando ni el ritmo ni el volumen necesario, sobre todo comparándose con otros países de nuestro entorno, ya que países como Portugal o Alemania ya cuentan con una cuota de ventas de vehículos electrificados superior al 20%, mientras que en nuestro país estos vehículos apenas alcanzan el 9% de las ventas totales de vehículos: “ [respecto a la movilidad], Europa se está partiendo en dos, y España se está quedando cada vez más atrás de los países líderes”.

Griffiths también alertó sobre el continuado envejecimiento del parque automovilístico español, que para 2023 se prevé se sitúe ya en una edad media de 14,2 años; y que dificulta tanto la reducción de emisiones como el aumento en cuanto a la seguridad vial. “Estamos incumpliendo la doble hoja de ruta que aspiramos a conseguir: 0 emisiones y 0 accidentes.

«Y nuestra preocupación es que si no actuamos ahora este escenario va a empeorar. Tenemos que actuar ya, en los años 2023 a 2025. O hacemos algo, o definitivamente nos quedaremos atrás y perderemos esta final para nuestra industria y para nuestro país”.

La Hoja de Ruta 2023-25: medidas “cada vez más urgentes”

La Hoja de Ruta 2023-2025 recoge, según Anfac, medidas “sencillas, prácticas, fáciles de implementar y que ya están funcionando en otros países, socios de la Unión Europea” de cara a mejorar la industria y la venta de vehículos, entre ellos el coche eléctrico. Se trata de medidas “cada vez más urgentes”, destacan desde la asociación de fabricantes.

concesionarios-mg coche electrico electricos

Estas medidas se centran en tres factores fundamentales: 1.- La mejora de las ayudas a la compra de vehículos electrificados, 2.- Aumentar y mejorar las infraestructuras de recarga y 3.- Modificar la fiscalidad a favor de la electrificación del automóvil.

Así, respecto a las ayudas de compra, el director general de Anfac, José López-Tafall, ha señalado que aunque “el MOVES en España ha mejorado… no es suficiente”, explicando que, “en todos los países, si compras un coche eléctrico o un vehículo electrificado la subvención se descuenta directamente en el precio de la compra. Esto no ocurre en España. También aquí son precisos cambios profundos”.

Y es que la Hoja de Ruta 2023-25 exige a la Administración que, a la hora de aplicar el Plan MOVES III, se elimine el pago a Hacienda de una parte de la subvención, y que se eliminen las listas de espera para acceder a este Plan. Además, para 2024, Anfac solicita una mejora de la cuantía de las ayudas pero, sobre todo, que éstas se cobren en el momento de la compra del vehículo y no hasta varias meses después, como ocurre ahora.

Anfac también sugiere cambios profundos en la fiscalidad, entre otras y para 2023, la deducción del IVA en vehículos electrificados para autónomos y empresas, subvenciones más elevadas o la deducción en el impuesto de Sociedades por inversión en compra de vehículos electrificados y sus infraestructuras. Además, de cara a 2024, solicitan al Gobierno una reforma fiscal integral, orientada al uso del vehículo, la electrificación y la renovación del parque. “Hay que actuar ya en 2023, y seguir hasta 2025”, ha enfatizado López-Tafall.

Volkswagen ID.4 recarga coche electrico

Por último, en el marco de la mejora de las infraestructuras de recarga, Anfac exige la creación de un Plan MOVES que subvencione las instalaciones de recarga de alta potencia ( de más de 150 kW), la simplificación de la burocracia a la hora de tramitar y conectar los puntos de recarga y la publicación inmediata de un sistema de localización de puntos de recarga públicos con información actualizada y dinámica. Y ya para 2024 solicitan que se garantice “la interoperabilidad en el pago de los puntos de recarga de acceso público”.

Como cierre del acto, Wayne Griffiths insistió en que: “No podemos perder 2023. Hemos de planificar juntos los tres años clave que nos esperan: 2023 a 2025. Un mercado por debajo del millón de unidades y con menos del 10% de ventas de vehículos electrificados es incompatible con ser un hub industrial de electrificación».

Griffiths ha explicado que «fabricantes, proveedores de componentes y sindicatos estamos unidos para mantener la competitividad de la industria del motor, esa unión se debe extender al resto de agentes, y actuar de modo coordinado y urgente. Y España debe tener un modelo de movilidad multimodal en el que el coche eléctrico o de cero emisiones sea parte de la solución y no del problema.”.