Mercedes-Benz Unimog U 500: el quitanieves definitivo

Mercedes-Benz Unimog U 500 con kit de invierno
Mercedes-Benz Unimog U 500: el quitanieves definitivo
Pablo J. Poza
Pablo J. Poza
Lanzado al mundo en 2004 pero plenamente vigente, el Unimog U 500 con el kit de invierno se exhibe estos días en el Museo Mercedes-Benz, en Stuttgart; una excusa perfecta para repasar algunas de las características de este brutal todoterreno.

Un auténtico aspirador de nieve en la parte delantera, ruedas de gran diámetro con pesadas cadenas y un esparcidor de sal son las armas específicas para la nieve del Unimog U 500 con kit de invierno que durante estos días se exhibe en el Museo Mercedes-Benz, en Stuttgart, Alemania. A todo ello habría que sumar los elementos propios del vehículo, como los ejes de pórtico (que aumentan la altura libre al suelo respecto a un eje convencional) o la tracción total con bloqueo de todos los diferenciales.

La Universal-Motor-Gerät (máquina a motor universal, que es lo que significa el acrónimo Unimog) es una herramienta con innumerables aplicaciones. Se fabrica desde 1949, y sus primeros usos fueron eminentemente agrícolas, un escenario en el que el Mercedes Unimog puede hacer cualquier trabajo que desempeñaría un tractor convencional sin las limitaciones que presenta la maquinaria específicamente agrícola a la hora de rodar por asfalto.

Unimog con kit invernal: desde 1950

Su aplicación para garantizar la vialidad invernal en condiciones adversas comenzó a implementarse a partir de la década de 1950 con una pala quitanieves como accesorio, una técnica que, con las lógicas evoluciones, se emplea aún hoy, y es muy adecuada para las zonas en las que la cantidad acumulada de nieve no es abundante. Pero entre sus implementos hay también cepillos de rodillos giratorios para pequeñas cantidades de nieve y varios métodos de esparcimiento para sales de deshielo o materiales abrasivos.

Mercedes-Benz Unimog U 500 con kit de invierno
Los sopladores de nieve comenzaron a usarse en la década de los años 1950.

Pero aunque la pala quitanieves es útil para desplazar algunos centímetros de nieve en polvo hacia el arcén, para desplazar grandes cantidades de nieve es necesaria una solución más enérgica e ingeniosa, y aquí es donde entra en juego la máquina sopladora con sus numerosas mangueras hidráulicas para accionar sus diversas unidades.

Arrojando la nieve por una larga chimenea de chapa pintada de azul que se eleva por encima de la máquina, el Unimog con el kit de invierno no solo recoge la nieve, sino que la arroja hacia un lado describiendo un arco alto que permite deshacerse de grandes espesores de nieve sin acumularlos junto a la calzada. De hecho, los sopladores de nieve la lanzan hasta a 35 metros de distancia de la carretera.

Mercedes-Benz Unimog U 500 con kit de invierno
El accesorio principal del kit de invierno es el soplador de nieve

Un soplador de nieve de última generación, como el de este Unimog, se acciona directamente por el propio motor del vehículo a través de un eje que gira solidario a una toma de fuerza, aunque también requiere conectar varias líneas hidráulicas (las mangueras negras) para manejar diversas funciones del soplador.

Unimog U500: 6,4 litros y 279 CV

El Unimog U500 de la exposición cuenta con un motor de seis cilindros y 6,4 litros que desarrolla 279 CV, potencia más que suficiente para garantizar tanto el movimiento del vehículo como el del soplador, generando al mismo tiempo la presión hidráulica suficiente para gobernar otros accesorios. Los Unimog de la década de 1950 no ofrecían, obviamente, tanta potencia, por lo que generalmente montaban un segundo motor de combustión dedicado exclusivamente a mover el soplador de nieve. Por lo general, el segundo motor también procedía de Mercedes-Benz, estaba ubicado en la parte trasera del vehículo y se acoplaba al soplador de la parte delantera a través de un eje.

Mercedes-Benz Unimog U 500 con kit de invierno
Estas ruedas dentadas trituran la nieve y el hielo. Las palas la dirigen hacia el centro del tambor.

Otro elemento importante del kit de invierno es el tambor de corte, en el que dos palas de nieve redondas ubicadas a ambos lados del tambor recortan la sección de nieve que se enviará hacia el soplador. Para ello, dos espirales de corte con dientes de sierra trituran grandes cantidades de nieve e incluso las capas endurecidas o heladas. Las espirales seccionan y dirigen el material a limpiar hasta el centro del accesorio según el principio del tornillo de Arquímedes. Allí, en una especie de tolva, el impulsor, ubicado justo detrás del centro del tambor de corte, dirige la nieve triturada hacia el interior de su carcasa cilíndrica, la acelera y la expulsa hacia arriba a través de la chimenea lateral. Ésta se puede girar hidráulicamente hasta 275 grados, y su punta se puede ajustar en diferentes ángulos, también hidráulicamente. De esta forma, el conductor determina exactamente dónde se arroja la retirada del camino.

También arroja sal

Otra de las funciones del Unimog con kit de invierno es la distribución de arena mezclada con sal de deshielo para evitar que las carreteras se hielen. El sistema de reparto de sal está montado en la parte trasera del Unimog, y se emplea en Alemania desde la década de 1950. Lo que comúnmente conocemos como “sal” es en realidad una mezcla de sal de roca (cloruro de sodio) o cloruro de calcio, magnesio y potasio, que al reaccionar con el agua congelada reduce su punto de fusión, lo que permite que la superficie de la carretera mantenga un buen agarre incluso a temperaturas bajo cero.

Mercedes-Benz Unimog U 500 con kit de invierno
En la zona trasera se instala un esparcidor de sal.

Para mejorar la eficacia de la sal, los sistemas de esparcimiento pueden aplicar la llamada “sal prehumedecida”. Se trata de una mezcla de cristales de sal y una solución de salmuera líquida. La unidad mezcla ambos componentes directamente en el vehículo, según sea necesario, y el disco esparcidor en la parte trasera aplica la sal prehumedecida en dosis exactas. Esta mezcla actúa con mayor celeridad que los granos secos, por lo que se necesita menos sal.

Además, la sal húmeda se adhiere mejor a la superficie de la carretera, lo que reduce el residuo química que acabará llegando a la vegetación que se encuentra junto a la carretera y al subsuelo. La proporción de mezcla de sal y salmuera se expresa así: FS 30, FS 50 o FS 70, donde el número representa la proporción de salmuera en la mezcla. Así, si se utiliza salmuera pura, los expertos en mantenimiento invernal hablan de FS 100. El FS100 no se aplica con el clásico esparcidor, sino que se pulveriza con boquillas.

Mercedes-Benz Unimog U 500 con kit de invierno
En los Unimog antiguos se montaba un motor adicional en la parte trasera solamente para mover el tambor y el soplador.

En cualquier caso, los vehículos de invierno más modernos saben exactamente cuánta cantidad se necesita de cada material anticongelante, librando al operario de tener que tomar esta decisión. Para ello, miden la temperatura del asfalto mediante un sensor termográfico, información que puede complementarse con datos procedentes de una base de datos con el histórico de la zona. Además, todos los sistemas de este kit de invierno ser gobiernan mediante una unidad de control separada, con una pantalla específica, en la cabina del Unimog.

 

Artículos de Mercedes-Benz

hibrido serie nissan e power

Así funcionan los 3 tipos de coches híbridos que se venden en España

Los híbridos eléctricos se clasifican en tres tipos diferentes, en función del camino que sigue la energía en el interior de sus propulsores. Los dos más habituales son el paralelo y el serie-paralelo. El e-Power de Nissan, por su parte, pertenece a una nueva clase de híbrido, que no se había explorado hasta la fecha. Así funcionan:

Álvaro Sauras
0 Comentarios