Alsa comienza las pruebas con un autobús eléctrico IVECO en Arganda del Rey

alsa-prueba-autobus-electrico-madrid
Alsa comienza las pruebas con un autobús eléctrico IVECO en Arganda del Rey
Nicolás Merino
Nicolás Merino
El operador de movilidad está el autobús eléctrico de IVECO E-Way en las líneas 1 y 2 del municipio de Arganda del Rey.

Alsa, empresa de transportes de viajeros por carretera, acaba de dar luz verde a la prueba de un autobús eléctrico como solución para reducir las emisiones de carbono resultantes de su actividad. Uno de sus objetivos es el de electrificar su flota de autobuses urbanos y para ello, desde el 1 de diciembre está probando el IVECO E-Way eléctrico en las líneas 1 (Residencia – La Poveda) y 2 (La Poveda – Hospital) de Arganda del Rey, Madrid.

alsa-prueba-autobus-electrico-madrid

Dicha prueba, que se extenderá dos semanas, tiene como objetivo comprobar el rendimiento del autobús eléctrico de IVECO en condiciones reales de uso y en líneas abiertas al tráfico. Los usuarios que ya se han podido subir han destacado la suavidad de marcha y el silencio que reina en el autobús. Asimismo, también valoran que no genere emisiones contaminantes, mejorando la calidad del aire y ayudando a combatir el efecto invernadero.

Cómo es el IVECO E-Way

alsa-prueba-autobus-electrico-madrid

Este autobús eléctrico tiene una longitud de 10,7 metros y puede albergar 17 pasajeros sentados (puede llegar a incorporar un total de 22 plazas), hasta 55 pasajeros de pie y dos espacios para silla de ruedas (incluyendo tabla isquial y rampa de acceso).

A nivel mecánico, está impulsado por un motor eléctrico síncrono de imanes permanentes que desarrolla una potencia de 160 kW (215 CV) y un par de hasta 2.500 Nm. Gracias a unas baterías con 250 kWh de capacidad, el IVECO E-Way ofrece una autonomía diaria de 300 km. Éstas están integradas en el techo y el piso del vehículo para bajar el centro de gravedad y mejorar el rendimiento del autobús eléctrico. Para cargarlo, incorpora una toma de carga Combo2 (CCS2) que admite una potencia de hasta 100 kW, por lo que puede cargarse al 100% en un periodo inferior a cuatro horas. Así, en el tiempo en el que no esté operativo podrá estar completamente cargado para el próximo servicio.

Viendo que son más respetuosos para el medio ambiente y más cómodos para las personas, pueden ser una opción perfecta para líneas donde no se tengan que recorrer mucho kilómetros. Los 300 km de autonomía que ofrece puede que no sean suficientes para hacer un servicio completo, ya que algunos autobuses recorren casi 10.000 km al día. Pero si entre servicio y servicio, se recarga, este problema desaparecería.

 

0 Comentarios