Alemania declara la guerra al diésel

Hamburgo prohíbe la circulación a coches diésel

diesel alemania 3
Hamburgo prohíbe la circulación a coches diésel
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz
Hamburgo se ha convertido en la primera ciudad alemana que prohíbe la circulación a los vehículos diésel. La medida ha sido aplicada para hacer frente a los problemas derivados de la contaminación y será replicada por otras ciudades en los próximos meses.


Hace menos de un mes, el Tribunal Administrativo Federal de Alemania dictaminó que cualquier ayuntamiento del país tiene derecho a prohibir la circulación de coches diésel para cumplir con las normativas europeas de contaminación. Pues bien, han bastado unas semanas para que Hamburgo se acoja a esta ley y prohíba la circulación de vehículos diésel en sus calles. Por ahora, la prohibición solo afecta a los modelos anteriores a la norma Euro 5, es decir, a los que se fabricaron antes de 2009.

De esta forma, Hamburgo abandera la guerra al diésel declarada por Alemania, aunque, de momento, la medida solo se aplica en determinados tramos de la ciudad. Con el tiempo, la prohibición llegará al resto de calles y en los próximos meses, otras ciudades como Stuttgart o Düsseldorf pondrán en marcha las mismas medidas. Se espera que, a lo largo de la próxima década, capitales europeas como Madrid, Roma o París, también prohíban la circulación de vehículos diésel en el centro urbano.

Para determinar qué vehículos diésel tienen prohibida la circulación, se utilizarán unas etiquetas medioambientales similares a las que utilizamos en España, con un sistema de colores que clasifica al automóvil según su nivel de contaminación. No cumplir con esta medida supondrá sanciones económicas para los conductores.

Desplome del diésel

Emisiones contaminación

Esta medida contribuye a reducir, todavía más, las ventas de vehículos diésel, tanto en Alemania como en el resto de Europa. La tendencia a la baja en las matriculaciones de vehículos de este tipo ya es muy significativa, pero las organizaciones competentes culpan al dióxido de nitrógeno producido por los diésel como uno de los principales causantes de la contaminación. Lo cierto es que, en 2017, más de 60 ayuntamientos alemanes superaron los límites de contaminación permitidos y, con esta medida, se pretende atajar este problema.

Pero el resto de vehículos con motores de combustión no están exentos de las acusaciones de contaminación. Tanto es así, que no solo se prohibirá la circulación de coches diésel en las grandes ciudades, sino que los vehículos con motores de gasolina, sobre todo los más antiguos, también tendrán problemas para circular en los próximos años. Por lo pronto, el protocolo que entrará en marcha en episodios de alta contaminación en Madrid, se endurecerá y afectará a todos los coches con motores diésel o de gasolina.