Llegó al coche para quedarse

En 2016, la mayoría de los coches estarán conectados a Internet

bmwconnecteddrive2
bmw connecteddrive
Autofacil
Autofacil


BMW ConnectedDrive

Según este informe, sistemas que en estos momentos nos parecen novedosos, como el Ford SYNC o el ConnectedDrive de BMW, serán una presencia de lo más natural en el interior de nuestro coche dentro de cuatro años. De hecho, Juniper Research pronostica que en la mayoría de los casos pasarán  a incluirse en el equipamiento de serie.

Sin embargo, sí que parece que la adopción de sistemas de respuesta automática en caso de emergencia va a ir más lenta. El informe apunta al despegue en el año 2014 de las aplicaciones que contribuyen al ahorro y a la conducción eficiente, pero el progreso de las llamadas de emergencia dependerá en gran medida del impulso dado por las regulaciones al respecto -como pueda suceder en la Unión Europea con el programa eCall, que necesita de la instalación de unos sensores en el vehículo para detectar que se ha producido un accidente y avisar automáticamente al 112-.

El verdadero obstáculo para la integración de Internet en los automóviles son las cada vez más estrictas normativas contra las distracciones al volante. En España, la DGT se encuentra en plena campaña contra los dispositivos GPS y el uso del móvil, y la Ley sobre Tráfico, Circulación de Vehículos a Motor y Seguridad Vial es muy amplia cuando prohibe la utilización de «sistemas de comunicación». Pero se enfrentan a un mercado en aumento, con una compañía como Intel aliándose con gran cantidad de marcas y lista para gastarse, en un plazo de entre tres y cinco años, 100 millones de dólares en tecnologías de conectividad para el automóvil