Opel Rekord D: el primer coche diésel de Opel cumple 50 años

24 Opel Rekord D: el primer coche diésel de Opel cumple 50 años
Opel Rekord D (1972 – 1977)
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Esta exitosa berlina de Opel debutó en 1972 y, hasta el cese de su producción, se fabricaron un total de 1,1 millones de unidades.

El Opel Rekord D, que celebra su 50º aniversario en enero de 2022, tenía ante sí un listón difícil de superar. De su predecesor, el Opel Rekord C, se fabricaron más de 1,2 millones de unidades, una octava parte de todos los coches que Opel había producido en sus 70 años de fabricación de automóviles.

A pesar de seguir mantenimiento varios elementos de sus predecesores, el Rekord D de 1972 presentó cambios únicos: una forma más europea. A igual que el Rekord C, estaba disponible en tres carrocerías diferentes: berlina, coupé y familiar. Para una utilización comercial,Opel también ofreció la versión Rekord van (un familiar de tres puertas con las ventanas laterales traseras paneladas).

Seguridad ante todo

opel-rekord-d

El Opel Rekord D, también llamado Rekord II para evitar que se asociara a la palabra diésel, presentó importantes innovaciones en materia de seguridad pasiva. Por ejemplo, los laterales y el techo ofrecían protección en caso de impactos laterales y vuelcos, mientras que las zonas de deformación programada protegían a los ocupantes ante las colisiones frontales.

A nivel mecánica, el Rekord D presentaba una unidad gasolina de cuatro cilindros de 1,7 litros con 66 CV para la versión de acceso, así como una variante más potente de 83 CV y un 1.7 litros de 97 CV.

opel-rekord-d

No hubo que esperar ni un año para la llegada del bloque diésel. En septiembre de 1972 se añadió el motor turboalimentado de 95 CV que, instalado en el Opel GT, estableció 18 récords internacionales y dos mundiales en el circuito de pruebas de Opel en Dudenhofen. No obstante, la versión que finalmente se instaló en el Opel Rekord D era un el nuevo motor de encendido por compresión (en lugar de por chispa, como en los gasolina) desarrollaba 60 CV, con un consumo medio de 8,7 l/100 km y una velocidad máxima de 135 km/h. El Opel Rekord 2100 D se reconocía fácilmente por el abombamiento de su capó, debido al árbol de levas en cabeza y a la culata modificada que configuraban un conjunto más alto que el de los motores de gasolina.

Opel Commodore B: para los entusiastas de la velocidad

opel-commodore-b

Unos meses antes de la llegada de la mecánica diésel, en marzo de 1972, Opel decidió estirar la gama del Rekord D hacia arriba con la presentación del Commodore B. Este deportivo compartía carrocería con el Rekord, pero con un equipamiento más lujoso que éste y sólo estaba disponible con motores de seis cilindros.

Las evoluciones fueron rápidas: al Commodore S de 2,5 litros y 115 CV le siguió el GS de 130 CV y, posteriormente, el GS de 2,8 litros con doble carburador y 142 CV. Finalmente, en septiembre de 1972, apareció el Commodore GS/E como tope de gama. Su motor de 2,8 litros con inyección electrónica y 160 CV ofrecía unas prestaciones impresionantes. El coupé alcanzaba una velocidad máxima de 200 km/h y la berlina de cuatro puertas de 195 km/h.

opel-rekord-d

Fue la versión más prestacional la que permitió, en 1973, competir por primera vez con Opel a un jovencísimo Walter Röhrl en el Rally de Montecarlo. Sin embargo, los Commodore y Rekord consiguieron sus mayores victorias lejos de los circuitos y los tramos. A principios de septiembre de 1976 un Rekord D con carrocería berlina pintado en dorado salió de la línea de producción como la unidad un millón de la serie. Para conmemorar este éxito se lanzó una edición limitada denominada “Millonaire”; con motor S de 2,0 litros con 100 CV y acabado “Berlina”. Cuando se presentó la última generación del Rekord, en septiembre de 1977, habían salido de la línea de producción de Rüsselsheim 1.128.196 unidades del Rekord D y 140.827 del Commodore B. Todo un éxito.

 

0 Comentarios