TT - En busca del meteorito perdido - Espacio de Interés Científico Volcán del Gasco

Ruta 4×4 Volcán del Gasco Suzuki Gran D Vitara 1.9 DDiS

volcangasgo aaaa n318
Ruta 4×4 Volcán del Gasco Suzuki Gran D Vitara 1.9 DDiS
Autofacil
Autofacil


En su viaje, el monarca descubrió que una parte de sus súbditos vivía no solo apartada completamente del mundo, sino también de la incipiente modernidad de España. Así, a lomos de mula recorrió una comarca donde la necesidad, el hambre y las penurias eran el pan de cada día, y a su paso fue dejando puentes y hospitales que pusieron coto al abandono de la comarca y sus súbditos.

Hasta aquí no hemos contado nada nuevo. Y tampoco vamos a redescubrir al viajero el increíble patrimonio natural de esta comarca, donde el manto natural todo lo envuelve. Más, si cabe, tras una primavera lluviosa que está dando lugar a una actividad que todo lo desborda: plantas, bosques, animales, torrentes y cuanta vida fluye en este encerrado lugar de España.

En busca del volcán

Nuestro objetivo hoy es encontrar y visitar el Volcán del Gasco, una pequeña montaña perdida en lo más profundo de las Hurdes. Un lugar donde los ríos de asfalto desembocan en una pequeña plazuela del pueblo de El Gasco, sin más continuidad que la de echarse al monte y tomar la senda como compañera de nuestra curiosidad.

Hace más de dos millones de años tuvo lugar este fenómeno astro-geológico. Y, a pesar de tan dilatado espacio de tiempo, este lugar aún sigue siendo punto de peregrinaje para curiosos y también, desde hace poco tiempo, de interés para la comunidad científica. Precisamente en julio de 2003, bajo el auspicio de un real decreto, se convirtió

El Volcán del Gasco en Espacio Protegido de Interés Científico. Así, hoy tenemos algo más que buena excusa para darle una vuelta a las Hurdes y, al tiempo, ser testigos del vigor de la naturaleza en su estado más puro.

Como guías de nuestro viaje tomaremos las dos efemérides mencionadas para hacer un detallado recorrido por los tramos cabalgados por Alfonso XIII, y nos echaremos al monte con nuestro Suzuki Grand Vitara rumbo a la montaña del meteorito: el Volcán del Gasco.

Comienza la ruta

El recorrido empieza en la primera localidad visitada por el monarca -Casar de Palomero-, que nos abrirá rumbo desde su plaza mayor en dirección a Pinofranqueado, al pie mismo del río de los Ángeles. Hasta aquí, el tránsito no aporta nada; el cereal y alguna huerta son los paisajes que nos dibujarán un entorno somero hasta la población de Caminomorisco.

Hasta ahora la EX201 ha sido nuestra referencia y guía. De estas localidades solo cabe destacar los centros de Interpretación de la miel y del agua.

Pero justo a la salida de Caminomorisco y a muy poca distancia de la Huerta, nos echamos al monte. Ponemos el bloqueo del diferencial central de nuestro Gran Vitara y empezamos un constante y serpenteante ascenso por cortadas pistas forestales.

Si el vértigo es un problema, lo mejor sería evitar este tránsito y usar el asfalto, pues serán unas cuantas horas las que permanezcamos «colgados» en estos abiertos balcones en forma de camino. El ascenso parece que no se detiene nunca y, superado el collado a la vista, otra cuerda se abre en busca de una nueva cota. Hay que afinar con la navegación, pues solo una pista nos llevará a nuestro destino, y todas las demás parece que quisieran devolvernos al valle.

Muchas veces estaremos ascendiendo prácticamente sin avanzar en nuestra posición en el mapa o sobre nuestro navegador cartográfico. No hay que desesperarse; el ascenso terminará premiándonos con la mejor de las vistas de la montaña volcán.

Tras unas cuantas horas de navegación, estaremos en la zona alta del Pico de la Corredera, a más de 1.400 metros de altitud. Y antes de realizar un profundo y vertiginoso descenso, seremos testigos de un paisaje excepcional y una vista distinta de la montaña volcán. A diferencia del turista habitual, nosotros tendremos las Hurdes a nuestros pies, con un horizonte quebrado de sierras, bosques y pequeños pueblos dibujados en la línea del valle que los divide.

Llenados los sentidos con la espesura y pureza de un escenario natural prácticamente autóctono, iniciamos el descenso hacia las localidades de Fragosa y Martiladrán, que anteceden al Gasco. En esta última, podemos echar pie a tierra y ascender por un camino marcado hacia la montaña-volcán para vivir en primera persona el vértigo de su cumbre. Como ya la conquistamos anteriormente, es tiempo de seguir visitando los pueblos que Alfonso XIII patrocinó en su viaje.

Seguimos la ruta original de alfonso XIII

Nosotros, para este tránsito, dejamos las pistas para seguir la ruta original; hoy de asfalto, y descubrir lo poco que se conserva de la arquitectura de los pueblos hurdanos. El ladrillo ha hecho mucho daño y poco se conserva del eclecticismo arquitectónico y étnico de la zona.

Así, sin paradas, atravesaremos Nuñomoral y seguiremos por la CC-55 en dirección Casares de las Hurdes, donde encontraremos una buena oferta hostelera y podremos tomar un pequeño refrigerio para continuar ruta. Tras pasar Carabusino y Robledo, iniciaremos un fuerte ascenso por un camino asfaltado en dirección a Riomalo de Arriba.

Durante unos kilómetros parece que no hemos avanzado, debido a las constantes y cerradas revueltas, que nos irán haciendo conquistar cota hasta llegar a una nueva cuerda, que nos ofrecerá un horizonte con un nuevo listado de sierras y bosques en la lontananza. La vista se nos pierde en tierras salmantinas, pero una tormenta nos ahoga el paseo.

Intentamos «huir» hasta Riomalo de Arriba, pero la tormenta se cierra, y la intensidad nos obliga a detener nuestra marcha ante la imposibilidad de distinguir el estrecho asfalto del río de agua.

La tormenta parece que nos quiere dar tregua, y aprovechamos las capacidades de nuestro 4×4 para avanzar hasta Riomalo de Arriba. Gracias a la tormenta descubrimos un pequeño pueblo sumido en la oscuridad y con las calles convertidas en torrenteras. Sus casas y calles conservan la angostura y el formato autóctono que el sorprendido rey viajero vio reflejado en sus pupilas en su tránsito por estas tierras. La cortina de agua impide que nuestra cámara dibuje el adecuado recuerdo de un eclecticismo perdido.

Y al tiempo, sentimos no haber echado una capa de agua que nos permitiera descubrir este minúsculo pequeño pueblo. No sin pena, iniciamos el descenso hasta La Mesta y Vegas de Coria, las dos últimas localidades de esta ruta.

Ruta 4×4 El Gasco

suzuki-gran-d-vitara-19-ddis-2

El Gasco(40º 23′ 881» / 06º 18′ 951»)

La localidad de El Gasco concentra en sí misma uno de los puntos de mayor interés de nuestra ruta, por ser aquí donde se encuentra la montaña conocida como el Volcán del Gasco y lugar donde impactó el prehistórico meteorito y que, por lo tanto, la convirtiera en Lugar de Interés Científico el año 2003. Para un mejor conocimiento de la zona y de las actividades que podemos realizar -senderismo y actividades al aire libre-, lo mejor que podemos hacer es visitar la web de la mancomunidad y de la Junta de Extremadura, que nos darán los detalles y la información pertinente a cada caso o interés: www.mancomunidadhurdes.org y www.extremambiente.es. Entre los elementos de interés, cabe destacar el Chorro de la Miacera, una cascada que durante el deshielo salta 100 metros de altura, además de sus muchas piscinas naturales y los ídolos-estelas de los singulares enterramientos y petroglifos que han aparecido.

Pequeño y alejado núcleo urbano en lo más escondido de las sierras de las Hurdes, su acceso está absolutamente condicionado a su única pista asfaltada.

En los estrechos valles, al pie de los torrentes, se abren pequeñas huertas de explotación familiar.

El Grand Vitara se mostró eficaz en el quebradizo camino recorrido, y su corta batalla contribuyó a su agilidad en los recodos del camino.

suzuki-gran-d-vitara-19-ddis-22

Riomalo de Arriba (40º 27′ 322» / 06º 15′ 186»)

He aquí la localidad con más sabor y mejor conservada de las Hurdes; lástima que un diluvio no nos permitiera recorrer sus estrechas calles y hacernos una idea del duro modo de vida de sus viejos moradores.

Este autóctono pueblo conserva aún en sus calles aquel pintoresco y extremo escenario que Luis Buñuel nos descubriera en su cortometraje Tierra Sin Pan, de 1933. También rememora las leyendas que, hasta el siglo XVI, los perdidos valles de las Hurdes dieron a aquellos como lugar de espíritus inmundos y pueblos perdidos. Es más, dicen que estos fueron descubiertos incluso después de las Américas, y que por ello sus habitantes fueron refugiados políticos o religiosos de la época. Con semejante introducción, le hace uno que pensar en dejarse llevar por la angostura de su arquitectura, cuando el cielo parece que se le cae a uno encima en forma de cortina de agua. Con sol y luz no sabemos cómo nos emocionará. Pero desde la ventanilla de nuestro 4×4, el lugar nos pareció tan solo un refugio de necesidad y no un lugar para vivir en él. También podemos visitar aquí el Centro de Interpretación e Información de las Hurdes. Para más detalle, puedes llamar al teléfono: 927 434 136/123

Puentes y hospitales precedieron a la visita de Alfonso XIII.En los distintos tramos que pudimos recorrer encontramos información de direcciones. Pero estas son muy «localistas» y no aparecen en los cartográficos.

La montaña del Volcán del Gasco, punto central de nuestro recorrido por lo más profundo de las Hurdes, es permeable al curioso a través de una pequeña red de caminos balizados.

suzuki-gran-d-vitara-19-ddis-4

VEGAS DE CORIA (40º 23′ 077» / 06º 11′ 138»)

Este es el punto final de nuestra ruta por las Hurdes y también del tránsito de Alfonso XIII. En Vegas de Coria encontramos una importante oferta de actividades y oferta turística tanto en restauración (dulces típicos como las perrunillas, floretas, miel y mantecados, además del vino de pitarra), como hotelera. Durante el recorrido hay también una variada oferta de calidad y precios distintos, pero aquí por su equidistante posición podemos organizar nuestro campamento base para conocer durante unos días la comarca de las Hurdes. Y, si nos internamos entre sus calles descubriremos una rara artesanía realizada sobre cuerno, además de variadas actividades de ocio relacionadas con el senderismo y la observación de la naturaleza. En este sentido, destaca la piscina natural sobre el río de los Ángeles, junto al puente, que será una más que aceptable opción para darnos un baño en verano. Para una información más detallada, lo mejor es visitar la página de la mancomunidad: www.mancomunidadhurdes.org

En verano podemos aprovechar las piscinas del servicio de extinción de incendios para refrescarnos.

Fábricas y puentes que comunican los viejos caminos de las Hurdes, de desarrollo posterior a los que Alfonso XIII promoviera para mejora de esta comarca, hoy son lugar de paso de turistas y caminantes.

Durante el recorrido encontraremos una dispersa, pero excelente, oferta hostelera de lugares construidos en un entorno con encanto y respetando la arquitectura y el paisaje de la zona. Buscar rincones así será otra actividad más de la ruta.

suzuki-gran-d-vitara-19-ddis-3

Fauna y Flora

Si no somos muy escandalosos, tendremos oportunidad de avistar una gran variedad faunística: zorros, cabras montesas, jabalíes- Pero sobre todo algunas especies protegidas. Así, las Hurdes tiene más de 26.000 hectáreas de zona ZEPA (zona especial de protección de aves), entre las que están presentes el águila real y el buitre negro, además de mamíferos como la nutria. En cuanto a la flora, su sucesión de sierras y ásperas cumbres permite destacar multitud de árboles singulares: los tejos del Cerezal, la madroñera centenaria de Castillo y el curioso enebro de las Mestas. Pero no podemos menospreciar la diversidad que nos ofrecen sus tierras: acebos, fresnos, encinas, castaños salvajes, madroños, robles y pinos. En cuanto al protagonismo en plantas, destacamos la jara, los cantuesos y los brezos.

La arquitectura popular de la zona está prácticamente perdida, y son pocas las localidades que conservan en pie arquitectura autóctona o el pequeño entramado urbano del que nacieron. El mejor ejemplo lo encontraremos en Riomalo de Arriba.

Los ríos, en este caso el de los Ángeles, suelen ofrecer pequeñas piscinas naturales de fácil acceso que invitan al baño en la época estival.

Datos útiles

volcangasgo-aaaa-n314_

Distancia

El recorrido tiene dos partes bien marcadas: la puramente off road y la turística. Aunque ambas se entrelazan, podemos prescindir de la primera si no disponemos de mucho tiempo para conocer las Hurdes. El primer tramo, que va volado por las pistas balconadas, permite disfrutar de un salpicado recorrido de pistas y cortafuegos que pondrán en liza las capacidades de nuestro 4×4. El resto del rutómetro nos conducirá en la misma dirección que Alfonso XIII a lomos de mula descubriera estos valles y estas sierras.

Dificultad

La dificultad no es alta, pero la dureza del recorrido off road aconseja que nuestro 4×4 tenga suficiente altura libre para la pista sobre la que circulemos. De no ser así, serán muchos los golpes que nuestros queridos bajos recibirán del suelto y pétreo terreno. Así, el uso del 4×4 es obligado y, salvo que vayamos cargados, la utilización de la reductora solo será necesaria en algunos descensos prolongados para no castigar los frenos.

Fecha

Mayo de 2011.

Duración

La ruta off road, nos llevará un mínimo de tres horas. A ello debemos añadir las posibles paradas. Para el resto del recorrido, sí que necesitaremos al completo los dos días del fin de semana, pues aunque muchos pueblos han perdido gran parte de su legado histórico-arquitectónico, serán numerosas las oportunidades para echarnos al monte o descubrir la gastronomía local. Por ello, lo ideal es hacer noche el viernes y partir temprano la mañana del sábado para no ir agobiados con el tiempo.

Climatología

El clima que encontraremos es el propio de una sierra puramente septentrional, caprichosa con las tormentas y de aire fino en las zonas altas. Por ello, serán imprescindibles el chubasquero y las protecciones solares de cabeza y gafas para evitar los daños de los UV. Las cotas son altas durante todo el recorrido.

CARTOGRAFÍA

I.G.N. 1:50.000. Hojas: 551, 552, 574 y 575.

NOTA:El objeto de estas excursiones es visitar y conocer parajes a los que sería difícil acceder con vehículos de dos ruedas motrices, sin buscar complicaciones añadidas a las propias del camino y respetando las limitaciones legales de cada Comunidad Autónoma o país. Para mayor información, recomendamos consultar antes con las autoridades locales.

Suzuki Grand Vitara 1.9 Ddis
Motor
Tipo Diésel, 4 Cilindros En Línea
Distrib./Cilindrada 16 Válvulas / 1.870 Cm3
Alimentación Iny. Directa Common Rail, Turbo E Intercooler
Potencia Máxima 129 Cv A 3.750 Rpm
Par Máximo 300 Nm A 2.000 Rpm
Transmisión
Tracción Total Perman., Bloqueo Central Y Reductora
Suspensión
Delantera Independiente
Trasera Independiente
Dirección
Tipo Cremallera, Servoasistida
Frenos
Delante/Detrás Discos Vent./Discos Vent.
Neumáticos 235/65-17
Carrocería
Largo/Ancho/Alto 4.060/1.810/1.695 Mm
Batalla Y Vías 2.440/1.540 (D)/1.570 (T)
Peso 1.604 Kg
Prestaciones
Velocid. Máx./Aceler. 170 Km/H / 12,8 Seg.
Consumo Medio 6,7 Litros/100 Km

suzuki-grand-vitara-1

Viajero infatigable

El Grand Vitara en su versión tres puertas se ha mostrado sobrio en su consumo -algo que le ha favorecido su última actualización Euro 5-. Su ritmo en carretera abierta es cómodo, con una notable calidad de marcha y una capacidad de recuperación y aceleración por encima de lo esperable para sus 129 CV. También es de destacar la agilidad de este tres puertas en las zonas más rotas y sinuosas. En cuanto al uso de la tracción total, solo llama la atención la simplicidad de su funcionamiento.

Consejos TT

Para la ruta

Será importante revisar la presión de nuestros neumáticos antes de iniciar la ruta, pues una presión baja podrá producirnos retrasos por algún pinchazo. El terreno está muy roto, y las pérdidas de motricidad podrán provocar en las zonas de roca viva que nuestros neumáticos sufran en exceso. Por esto, es recomendable llevar conectada la tracción total o, en el caso de los todocaminos, el bloqueo del diferencial central para evitar castigar el diferencial central con los cambios de par entre ejes. Salvo esto, la ruta no presenta problema alguno, incluso aunque aparezca la lluvia, pues el drenaje de las pistas y caminos es bueno.

Para el Rutero

Si tenemos pensado echar pie a tierra, es importante ir pertrechados para lo peor. En nuestro caso, un aguacero nos hizo pasar un mal rato por no haber sido previsores. Así, botas, chubasquero o capa de agua son imprescindibles. Además deberemos llevar agua en abundancia y protección solar para ojos y cabeza, si no queremos que los rayos ultravioleta nos jueguen una mala pasada. Es muy interesante llevar algo de pícnic, pues son muchos los merenderos que nos saldrán al camino y nos permitirán disfrutar del paisaje no solo de una forma contemplativa.

Por fuera

volcangasgo-aaaa-n313_


compracoche hoyendia

Galería de fotos