Cómo descongelar el coche tras el paso de Filomena

hielo
Cómo descongelar el coche tras el paso de Filomena
Nicolás Merino
Nicolás Merino

El temporal Filomena se ha ido y eso significa que la nieve ha dado paso a fuertes heladas. En los coches, además del cristal, es probable que la cerradura está congelada y que el mando no funciones. Te contamos unos cuantos consejos para descongelar correctamente tu coche.


España ha dicho adiós a Filomena. La nieve tardará varios días en desaparecer debido el nuevo enemigo de los conductores: las heladas. Así, Euromaster, ya sitúa el primer problema derivado de las bajas temperaturas que estamos sufriendo: en ocasiones el mando no funciona y hay que abrir de manera convencional, pero la cerradura está congelada, por lo que habrá que echar un poco de alcohol para descongelar.

Cómo conducir en invierno con nieve, hielo, niebla, ráfagas de viento…

Cuando ya hemos accedido al interior de nuestro vehículo -hay que tirar de la puerta con más fuerza de lo normal porque estará congelada-, es fundamental dejar arrancado el coche unos minutos para que el motor y todos los componentes cojan temperatura. También hay que colocar la calefacción al máximo con el efecto antivaho para que el aire caliente esté dirigido al parabrisas delantero.

Si no tienes utensilios para quitar el hielo de la luna delantera, lo mejor es echar alcohol, y es que su efecto anticongelante quitará el hielo en cuestión de segundos. Si no lo has hecho antes, lo mejor es dejar los limpiaparabrisas separados del cristal para evitar que estos se queden pegados al mismo. Bajo ningún concepto hay que echar agua de los propios “limpias”.

Cómo sacar el coche de la nieve

nievecoche 1

La movilidad se ha ido activando poco a poco, aunque la realidad es que muchos españoles se han encontrado su vehículo atascado por la gran cantidad de nieve -en este caso ya congelada- que ha caído. El primer paso es limpiar bien toda la zona de las ruedas para que el vehículo pueda salir con mayor facilidad y el segundo es desconectar el control de tracción. Si el coche no tracciona, colocar unos cartones delante de las ruedas motrices también ayudará.

Empujar puede ser una buena solución si al vehículo le cuesta coger tracción, pero siempre debe hacerse lejos de las ruedas y en la dirección opuesta a la que el propio coche se dirija. Si vemos que el coche comienza a hundirse, hay que dejar de acelerar, ya que esto provocará que el coche se hunda más y más en la nieve. ¿Un truco? Ir girando la dirección de un lado a otro para ir ganando algo de tracción.