Un 31 % de sus usuarios ha tenido que cambiar alguno

Los neumáticos run-flat, cuestionados por un estudio

runflat
Si se desinfla, la banda de rodadura de un neumático run-flat puede descansar sobre un soporte interno
Autofacil
Autofacil
Los conductores estadounidenses que utilizan neumáticos run-flat están menos satisfechos con sus gomas que aquellos que montan neumáticos normales. Según un informe, los run-flat tienen que sustituirse con más frecuencia.


Los datos proceden de una encuesta de la consultora J.D. Power, en la que se evalúa la satisfacción de los conductores con los neumáticos que el fabricante montó como equipo original en su vehículo. Según este informe, muchos usuarios de neumáticos run-flat señalaron que sufren un mayor desgaste, y que éstos no pueden ser reparados cuando tienen un pinchazo.

No poder repararlos tras un pinchazo supone un quebradero de cabeza para los usuarios de los run-flat: La encuesta indica además que el 31 % de los clientes que montaron en su coche neumáticos run-flat tuvieron han tenido que cambiar al menos una vez alguna de las ruedas, frente a un 19 % de los conductores que usaban neumáticos convencionales. Éstos últimos se ven obligados de media a cambiar alguna rueda cada 36.305 km, mientras que aquellos que usan run-flat tienen que realizar esta operación cada 25.750 km.

J.D. Power midió la satisfacción de los usuarios mediante una escala de 1.000 puntos: Entre los propietarios de vehículos de lujo, aquellos que montan neumáticos run-flat están once puntos menos satisfechos de media que los que montan compuestos normales (728 frente a 739 puntos); la brecha se incrementa si hablamos de usuarios de deportivos, que se encuentran 67 puntos menos satisfechos (665 frente a 732 pt). Mientras que un 28 % de los conductores que usan neumáticos convencionales recomendaría su marca a otras personas, sólo un 14 % de los conductores con neumáticos run-flat lo haría.

Un neumático run-flat cuenta con un soporte interno en el que se apoya la banda de rodadura en caso de sufrir una pérdida de presión por la que se desinfle. Cuando esto se produce, es posible seguir rodando con ellos durante una distancia que varía de un modelo a otro.

El estudio de J.D. Power también ha detectado cierto desconocimiento por parte de los consumidores sobre los neumáticos de baja resistencia a la rodadura: Muchos de ellos creen que el menor consumo para su vehículo se consigue sacrificando durabilidad o rendimiento, y por seguridad prefieren ceñirse al modelo de neumático recomendado por el fabricante.