Aunque los eléctricos sufren... más pinchazos

Un estudio compara la fiabilidad de coches eléctricos y térmicos: existe un empate técnico

Nicolás Merino
Nicolás Merino
El estudio se ha realizado en Noruega, país donde más del 80% de las ventas corresponden a coches eléctricos. Tras analizar el parque móvil de estos vehículos de cero emisiones, este informe ha determinado que su fiabilidad es la misma que la de los coches con motor de combustión.

Los países nórdicos están a la cabeza en lo que a electromovilidad se refiere. En el caso de Noruega, las ventas de coches eléctricos ya representan el 83,4% del total en dicho territorio, alcanzando ya el 20,5% del parque móvil existente en ese país. Con datos de 2022, esto supone que, en Noruega, circulan un total de 599.169 vehículos cero emisiones. Aprovechando estas cifras, el Automóvil Club Noruego (NAF), ha querido comparar la fiabilidad de los coches eléctricos con la de los coches impulsados por motores de combustión.

En este sentido, NAF indica que en 2022 su servicio de asistencia en carretera se empleó en más de 7.000 ocasiones, lo que supuso un aumento del 30% en comparación con el mismo periodo del año anterior. El mencionado organismo es claro en sus conclusiones: los coches eléctricos no son ni más ni menos fiables que sus homólogos térmicos. De hecho, apuntan a que las averías “son en gran medida las mismas que en los coches de gasolina y diésel”. Aunque también añaden que “han observado un aumento significativo de los pinchazos en los coches eléctricos”.

Si quieres un coche nuevo con descuento, haz click aquí

Estas son las principales averías de los coches eléctricos, según el NAF

coches-electriocos-noruega

En su informe, NAF ha categorizado los principales motivos por los que sus usuarios llamaron al servicio de asistencia. El primero fue quedase sin batería (la batería de 12V; no la batería principal que suministra energía al motor), seguido de pinchazos en las ruedas, averías de índole electrónica, coche atrapado en la nieve, fallos en el sistema de suspensiones y baterías de tracción descargadas.

Asimismo, también han establecido una comparativa en lo referente a los fallos meramente mecánicos. Mientras que un 0,2 de cada 1.000 coches eléctricos sufre averías de este tipo, los coches térmicos lo hacen una proporción de 0,6 de cada 1.000. Como puedes ver, la diferencia es mínima e ilustra a la perfección que la fiabilidad no entiende de bloques electrificados o de combustión.

Así las cosas, ha llamado poderosamente la atención el alto índice de incidencias con la batería de tracción descargada, esto es, que el coche eléctrico ha agotado toda su autonomía. Según NAF, “más de 200 conductores recibieron ayuda para llegar a un punto de recarga, Antes sólo eran unas pocas docenas de casos”. Para el mencionado organismo noruego, esto se debe principalmente a que los conductores ya no están tan preocupados por la autonomía y terminan por calcular más sus viajes, lo que lo lleva a quedarse sin batería antes de lo esperado.

robos pinchazo neumatico

Con respecto a los pinchazos, NAF se sorprende de que los coches cero emisiones sufran más pinchazos, aunque esto se puede tratar de un caso aislado; y es que organismos como ADAC, el club del automóvil en Alemania, han llevado a cabo estudios similares con resultados idénticos, aunque no en lo que respecta a pinchazos. Para estos últimos, los coches térmicos sufren más pinchazos que los eléctricos. Como te decíamos, esto se puede deber al mayor porcentaje de coches electrificados frente a gasolina y diésel en países como Noruega.