¿Por qué somos malos conductores?

12 puntos clave para realizar un buen mantenimiento de tu coche

mantenimiento
12 puntos clave para realizar un buen mantenimiento de tu coche
Miguel Tineo
Miguel Tineo
Una de las cualidades que tiene todo buen conductor es realizar un adecuado mantenimiento de su vehículo. Seleccionamos aquellos elementos que debes revisar.

1.- Los intervalos de mantenimiento

Eres mal conductor si… no prestas atención al mantenimiento de tu coche, algo que terminará por provocar averías mecánicas y que, además, puede generar hasta situaciones de peligro si, por ejemplo, te quedas sin frenos bajando un puerto.

Cómo hacerte buen conductor: Cumple a rajatabla con el plan de mantenimiento indicado por tu fabricante, algo que viene especificado en el propio libro del coche. Es importante que cumplas el intervalo que digan, bien sea por tiempo o por kilometraje. Además, de vez en cuando, revisa tú mismo los niveles de aceite, refrigeración, líquido de frenos…

2.- El aceite y otros fluidos

Eres mal conductor si… lo único que te importa es gastarte lo mínimo imprescindible, poniendo un aceite barato y de baja calidad, por ejemplo. Además, no eches cualquier aceite y toma como referencia los tipos de aceite (por viscosidad, ese numerito, por ejemplo, de 15w-40) que se indican en el manual de usuario de tu coche.

Cómo hacerte buen conductor: En este tipo de fluidos, y salvo que nos vayamos a productos específicos, la diferencia de precio no es abultada, y adquirir un aceite de buena calidad de una primera marca no supone un desembolso muy superior. Es muy recomendable que emplees siempre el aceite y los líquidos con las especificaciones indicadas por el fabricante de tu coche.

mantenimiento del coche

3.- Revisa la presión de los neumáticos

Eres mal conductor si… no compruebas las presiones periódicamente o si, por el hecho de tener sensor de presión de neumáticos, tampoco te molestas en medirlo tú mismo de vez en cuando. Ten en cuenta que llevar los neumáticos bajos de presión es el principal motivo de reventón en carretera (si te ocurre, sujeta el volante con fuerza y detente con suavidad, sin frenazos, en un lugar seguro).

Cómo hacerte buen conductor: Si son trayectos cortos, con comprobar la presión una o dos veces al mes es más que suficiente. También es recomendable hacerlo cada vez que vayas a realizar un trayecto largo, pues en cualquier momento se ha podido provocar algún daño en un neumático que esté ocasionando leves pérdidas de aire, como un clavo, un golpe en una llanta, problemas con una válvula de inflado…

4.- Compra neumáticos adecuados para tu coche

Eres mal conductor si… optas por adquirir neumáticos usados o no te preocupas de si te podría interesar un tipo de neumático diferente al que llevas; por ejemplo, llevas uno de verano y te interesaría más uno todo tiempo, o viceversa.

Cómo hacerte buen conductor: Primero, nunca instales neumáticos usados. Un neumático necesita un rodaje de unos 400 km para adaptarse a la forma de pisar del coche en el que va montado. Eso significa que, si adquieres un neumático que haya recorrido 2.000 km, estás llevando un neumático que ya se ha adaptado al coche en el que iba instalado, y ningún coche pisa igual que otro. Es como si calzas un 43 de pie y te pones las zapatillas de ese número de otra persona que lleva ya tiempo usándolas y que tienen algo de desgaste; jamás irás cómodo.

En cuanto a utilizar el neumático adecuado, si vives en el sur de España o zonas donde rara vez se baja de 5ºC, utiliza neumáticos de verano, los tradicionales. Si vives en zonas donde es habitual que haya heladas y alguna que otra nevada, o llueve mucho, es probable que te interesen unos todo tiempo. Por último, si vives en zonas de alta montaña donde nieva con cierta asiduidad, lo más recomendable es instalar unos neumáticos de inviernos durante los meses más fríos, y tener un juego de verano para el resto del año.

¿Y la marca? Nosotros probamos habitualmente coches de todo tipo y condición, y en la mayoría de las ocasiones calzados con primeras marcas como Pirelli, Michelin, Bridgestone, Hankook, Continental… En las pocas ocasiones en los que probamos coches con neumáticos de marcas baratas, las diferencias de agarre suelen ser bastante notables… A partir de ahí, tú mismo; pero recuerda que esas cuatro gomas son las únicas que te mantienen en contacto con el suelo, por lo que su importancia es vital.

neumaticos e1650540465358

5.- Comprueba el estado de los neumáticos

Eres mal conductor si… no revisas el desgaste de los neumáticos y no inspeccionas la banda de rodadura y los flancos en busca de posibles cortes, huevos… Llevar los neumáticos muy desgastados, por debajo de los 1,6 mm de profundidad, es muy peligroso en caso de lluvia, ¡además de que conlleva una sanción de 200 euros… por cada neumático! Los desperfectos como grietas, cortes o abultamiento pueden provocar pérdidas súbitas de presión, lo que equivaldría a un reventón. Y ojo, porque, de nuevo, si alguno de tus neumáticos presenta estos desperfectos, te pueden sancionar con 200 euros/rueda.

Cómo hacerte buen conductor: Cuando vayas a mirar las presiones, fíjate en que todos los neumáticos estén bien. Para comprobar el desgaste, observa los indicadores que tienen todos los neumáticos; se trata de unos pequeños salientes de goma que están en los surcos más anchos del neumático, aproximadamente cada 10 ó 15 cm. Si los tacos de la banda están a ras de ese indicador de desgaste, es hora de sustituirlos, si bien te recomendamos que pienses en sustituirlos un poquito antes.

6.- Los frenos

Eres mal conductor si… No prestar atención al estado del sistema de frenos es un error muy habitual. Primero, porque el líquido de frenos es higroscópico, motivo por el que tiende a absorber la humedad del ambiente y eso reduce su eficacia, además de poder provocar daños en el propio sistema. Por otro lado, llevar los discos de freno en mal estado provocará molestas vibraciones en las frenadas fuerte, y quedarse sin pastillas hará que el coche frene mucho menos… y que nos carguemos los discos de freno, cuando no las propias pinzas (cuyo precio por unidad arranca en los 250 euros, en un coche normal).

Cómo hacerte buen conductor: Sustituye el líquido de frenos cada dos años y haz lo propio con discos y pastillas cuando sea necesario. El cambio de líquido en un taller ronda los 60 euros mientras que, en un coche normal, los discos se acercan a los 200 euros y las pastillas de freno, los 120 euros.

7.- Los faros

Eres mal conductor si… sólo te fijas en si los faros alumbran o se encienden, sin más. Además, recuerda que, si llevas un faro fundido, te podrán sancionar con 200 euros.

Cómo hacerte buen conductor: Todas las bombillas van perdiendo intensidad con el paso del tiempo, y lo mismo ocurre con el xenón; con los ledes, no. Por eso, conviene sustituirlas cuando notemos que van perdiendo intensidad (puedes cambiarlas tú mismo; una bombilla normal no llega a un euro, y hay halógenas de calidad desde 5-6 euros). Lo mismo ocurre con el xenón si vemos que su luz empieza a amarillear, pero en este caso tendrás que sustituirlos en un taller, y es más caro: desde 120 euros.

amortiguadores e1650540499592

8.- El estado de los amortiguadores

Eres mal conductor si… no prestas atención al estado de tus amortiguadores, un elemento cuya pérdida de eficacia va siendo progresiva, por lo que cuesta darse cuenta de cómo han ido perdiendo rendimiento.

Cómo hacerte buen conductor: Se supone que un amortiguador rinde al 100 % durante unos 40.000 km; a partir de ahí, su rendimiento va decayendo. Eso no significa que los sustituyas cada 40.000 km, pero sí que, a partir de entonces, conviene que los revisen en el taller cuando vayas a realizar una revisión. Hay trucos caseros para comprobar su estado, como apoyarte en las cuatro esquinas del coche y ver si el coche se levanta y se queda estable sin apenas oscilación o si se queda como rebotando. Si ocurre lo segundo, hace tiempo que los deberías haber sustituido… Cuando te toque cambiarlos, es recomendable sustituir los cuatro, y su coste no suele bajar de 400 euros.

9.- El filtro del habitáculo

Eres mal conductor si… no cambias el filtro de habitáculo una vez al año. El filtro retiene todas las partículas que proceden del exterior, por lo que termina siendo una fuente de microorganismos donde se acumula suciedad que, además de reducir la eficacia del sistema de climatización, no filtrará como es debido.

Cómo hacerte buen conductor: Un filtro de habitáculo cuesta entre 10 y 20 euros y en la propia caja se explica cómo cambiarlo. Sólo tienes que pedir la referencia de tu coche.

10.- El embrague

Eres mal conductor si… tiendes a ‘sujetar’ el coche en las rampas a medio embrague, si sueles llevar el pie apoyado sobre el pedal, si aceleras en exceso cuando estás maniobrando al aparcar… Este tipo de acciones aumentan el desgaste del disco, sustituirlo no suele bajar de los 500 euros. Hay otras acciones que no tienen por qué afectar al desgaste como mantener el pedal pisado cuando estás parado en un semáforo, pero sí suponen que te canses innecesariamente…

Cómo hacerte buen conductor: Pisa el embrague sólo cuando sea necesario, es decir, para iniciar la marcha, detenerte o cambiar de velocidad. Para todo lo demás, deja el pedal libre.

limpiaparabrisas

11.-.- Los limpiaparabrisas

Eres mal conductor si… no vigilas el estado de los limpiaparabrisas y, cada vez que llueve, no te queda más remedio que tratar de ver lo que tienes delante entre los restos de agua que van dejando al barrer.

Cómo hacerte buen conductor: Sustitúyelos cuando veas que empieza a dejar rastros de agua; un buen par ronda los 30 euros. También puedes evitar hacer determinadas cosas para alargar su vida, como no utilizarlos para quitar el hielo que se haya formado durante la noche, limpiar la luna a mano cuando está plagada de mosquitos o excrementos de pájaros en vez de intentar hacerlo insistiendo con los propios “limpias”… Además, revisa el nivel del líquido y rellénalo si hace falta.

12.- La instalación de elementos no homologados

Eres mal conductor si… instalas elementos no homologados en tu coche sin asesorarte por un profesional. Por ejemplo, poner unas bombillas de led puede hacer que veamos mejor, pero deslumbraremos a los demás usuarios porque el faro no está preparado para esas bombillas; o podemos poner unas pinzas de freno más grandes, que igual no nos sirven de mucho si no cambiamos también la bomba de freno por otra de mayor diámetro; o podemos poner unos neumáticos más anchos con llantas de dos pulgadas más de diámetro sin tener en cuenta cómo va a afectar al comportamiento del vehículo.

Además de todo esto, recuerda que circular con el coche con elementos sin homologar puede suponer una sanción de 500 euros y hasta la inmovilización del vehículo; y, por supuesto, no pasarás la ITV.

Cómo hacerte buen conductor: Antes de hacer nada, consúltalo con un experto en la materia. Él te hará un estudio y te comentará si es viable o no, qué puedes ganar y perder… y si hay otras opiniones más interesantes. Un buen ejemplo es FC Consultores, la empresa que siempre nos ayuda en Autofácil con todas estas dudas; puedes contactar con ellos en el 650 386 342.