Prueba Lada Niva 4×4: la máquina del tiempo