Porsche se marca el objetivo de tener una huella de carbono neutra para 2030

img
Porsche se marca el objetivo de tener una huella de carbono neutra para 2030
Nicolás Merino
Nicolás Merino

Llegado ese año, Porsche tendrá unas emisiones neutras de dióxido de carbono en toda la cadena de valor. En este 2021, varias de sus plantas alemanas ya son neutrales en emisiones gracias al uso de energías renovables.


Porsche ha marcado en su hoja de ruta un ambicioso objetivo: tener unas emisiones neutras de C02 para el año 2030 en toda su cadena de valor. «Hemos puesto en marcha un amplio programa de descarbonización con un objetivo firme: en 2030, Porsche tendrá una huella neutra de CO2 en toda la cadena de valor. Lo lograremos evitando y reduciendo sistemáticamente las emisiones de CO2», afirma Oliver Blume, presidente del consejo de dirección de Porsche AG. Con este planteamiento, Porsche se convierte en pionera de la industria del automóvil. «El Acuerdo de París habla de 2050, muchos competidores de 2040, pero no se trata de establecer récords, sino de responsabilidad. Cada paso cuenta», continúa Blume.

En este sentido, la firma alemana ya está dando los primeros pasos de cara a ese objetivo. Desde 2021, todas las grandes instalaciones de Porsche, como Zuffenhausen, Weissach y Leipzig, son neutrales en emisiones de CO2 gracias al uso de energías renovables y biogás. «En el siguiente paso, también lo exigiremos a nuestros proveedores. Cualquiera que desarrolle celdas de batería para nosotros debe fabricarlas exclusivamente con energía sostenible», anuncia Blume. «Las baterías se siguen fabricando con un uso intenso de energía. Al obligar a nuestros proveedores a utilizar fuentes sostenibles, la huella de carbono mejorará considerablemente. Y, en diez años como mucho, la propia batería se reciclará en más de un 90%. Al mismo tiempo, en las baterías del futuro reduciremos las sustancias contaminantes como el cobalto».

Dicha estrategia también afecta a sus vehículos. Por ejemplo, el Taycan Cross Turismo será el primer vehículo neutro en emisiones de CO2 durante toda su vida útil. En los próximos 10 años, Porsche invertirá más de mil millones de euros en generadores eólicos, energía solar y otras medidas de protección del clima. Para Blume, el principio rector es claro: «No queremos compensar, sino evitar. No queremos comprar certificados de CO2 a otras empresas sino que nosotros mismos evitemos toda emisión. Donde no se puede ahorrar energía, utilizamos electricidad de fuentes renovables».