20 trucos que te pueden salvar la vida

Qué hacer si en marcha te quedas sin frenos, falla el motor, sufres un reventón…

63306617370823 1
Qué hacer si en marcha te quedas sin frenos, falla el motor, sufres un reventón…
Autofacil
Autofacil
Este verano, el mayor enemigo de tu coche serán el calor y las lluvias torrenciales. ¿Te la vas a jugar por no saber qué hacer si, por ejemplo, mientras viajas con la familia, de pronto, `rompe a llover', activas el limpiaparabrisas..!!y no funciona!!? ¿Sabrías qué hacer si ves salir humpo por debajo del capó porque el motor se ha sobrecalentado? Siguiendo los consejos que te proponemos, podrás evitar una situación de riesgo en la carretera y revisar tu coche en 10 minutos.


Cada año, se registran 4,7 millones de asistencias mecánicas en España… y cerca del 40% se concentran en los tres meses de verano. Esto tiene que ver, principalmente, con tres motivos: el primero es que las altas temperaturas afectan de forma especial a la mecánica; el segundo se debe a que, en el periodo estival, es cuando más desplazamientos se producen; y el tercero es que muchos de estos desplazamientos se realizan con vehículos que, a lo largo del resto del año, circulan poco, por lo que precisan de una revisión para ponerlos a punto antes de realizar un gran viaje. Por todo ello, si hay un momento del año en el que los expertos recomiendan revisar el coche a conciencia es en verano, llevándolo al taller con antelación para que, en caso de que se detecte cualquier anomalía, se pueda arreglar o subsanar a tiempo.6531770339 04763e0ff3 o

AVERÍA: De repente, sale humo por debajo del capó: el motor se ha sobrecalentado

Qué ocurre: La temperatura del motor supera los 90ºC -su temperatura normal de funcionamiento- debido a un problema en el sistema de refrigeración y se sobrecalienta. Si ocurre, verás que la aguja de la temperatura sube más de lo normal y que se enciende un testigo de avería en el cuadro de mandos. Es probable que veas salir mucho vapor del vano motor.  ¿Podrás continuar? No; de lo contrario, quemarás el motor.
Coste: desde 60 euros hasta más de 3.000 euros.

Trucos para evitarlo      

1- Revisa el nivel de líquido refrigerante una vez al mes -y con el motor frío-. Debe estar siempre entre el máximo y el mínimo. Si observas que el nivel ha descendido o que el anticongelante presenta restos de aceite -debe ser rosa, verde o amarillo-, es que existe alguna anomalía: acude a revisar el sistema a un taller -desde 30 euros-.

2- Vigila el reloj de temperatura del cuadro de mandos -debe marcar 90ºC o ´Norm´-. Si observas que el motor tarda demasiado en alcanzar su temperatura normal de funcionamiento o que, en ocasiones, la supera -especialmente en ciudad o cuando estás detenido-, es que algo no va bien: acude a un taller cuando antes. Es probable que exista algún problema con el electroventilador -repararlo cuesta unos 100 euros-.

3- Sustituye el líquido refrigerante en un taller cada cuatro años -60 euros de media-; este líquido tiende a descomponerse por el paso del tiempo y los cambios de temperatura. Esto puede corroer el sistema de refrigeración, algo que provocará fugas de refrigerante.

AVERÍA: EL COCHE SE QUEDA SIN BATERÍA

Qué ocurre: Vas a arrancar el vehículo pero no responde ningún sistema eléctrico ni se enciende ninguna luz del cuadro. También puede ocurrir que luzcan pero que, al girar la llave de contacto, notes que al motor de arranque le cuesta funcionar y que las luces pierden intensidad.
¿Podrás continuar? Si logras poner en marcha el coche, sí. De lo contrario, llama al servicio de asistencia de tu seguro -te lo cubrirá gratis, aunque lo tengas ´a terceros´- y, cuando te lo arranquen, acude a un taller para cambiarla.
Coste: desde 90 euros.

69960johnsonc 2

Trucos para evitarlo

4- Revisa la batería en un taller si te vas de vacaciones con el. Es probable que no te cobren nada por comprobar su carga con un polímetro… y te avisarán de su estado real.
5- Si apenas utilizas el coche, intenta arrancarlo, al menos, una vez cada dos semanas, y date una vuelta con él durante unos 15 minutos para que el alternador la pueda recargar.
6- Independientemente del tiempo que tenga la batería, cerciórate siempre de que no te dejas ninguna luz conectada, ni la radio… Si ocurre, descargarán la batería por completo en unas horas.

AVERÍA: SUFRES EL REVENTÓN DE UN NEUMÁTICO

Qué ocurre: Vas por la carretera y, de repente, un neumático revienta. Lo normal es que el vehículo tienda a desplazarse hacia el lado donde está la rueda reventada. Sujeta el volante con firmeza, mantén la dirección recta y frena con suavidad hasta que detengas el vehículo.
¿Podrás continuar? Sí… pero cuando sustituyas la rueda.
Coste: desde 60 euros

220413tyr

Trucos para evitarlo

7- Revisa las presiones de las ruedas dos veces al mes; la mayoría de los reventones se producen por viajar con las presiones demasiado bajas.

8- Comprueba el estado de los neumáticos: no deben presentar cortes ni daños de ningún tipo.

9- Evita golpear bordillos e intenta pasar por los baches con suavidad. Si circulas por caminos, hazlo a baja velocidad y evita rozar ramas, piedras…

AVERÍA: EL COCHE SE QUEDA SIN FRENOS

Qué ocurre: Pisas el pedal del freno y notas que: 1.- El pedal se hunde hasta el fondo… pero el coche no frena. 2.- Los frenos emiten un chirrido muy desagradable, notas vibraciones en el pedal y el coche frena poco. 3.- El pedal se ha vuelto esponjoso, tiene mucho recorrido… y el coche frena poco. 4.- El tacto del pedal actúa con normalidad, pero el coche frena poco.
¿Podrás continuar? En los dos primeros casos, no. En los otros dos, sí -ver Así lo evitarás-.
Coste : desde 60 euros

Trucos para evitarlo:

10- Caso 1: Una fuga ha provocado que te quedes sin líquido de frenos -te costará desde 120 euros-. Es muy raro que ocurra de golpe, pues siempre queda algo de líquido en el circuito. Revisa el nivel de líquido de frenos, una vez cada dos meses.

11- Caso 2: Te has quedado sin pastillas de freno -desde 180 euros-. Para evitarlo, pide que observen la vida útil que les queda en cada revisión -su vida media supera los 60.000 km-… y cámbialas si es necesario.

12- Caso 3: El líquido de frenos se ha calentado en exceso -puede ocurrir si se baja un puerto abusando de los frenos-. Para evitarlo, sustituye el líquido de frenos cada dos años -desde 60 euros- y, en bajadas prolongadas, ayúdate del freno motor para evitar que los frenos se sobrecalienten, algo que afecta directamente al líquido.

13- Caso 4: Has abusado de los frenos en una bajada y los discos y las pastillas han alcanzado tal temperatura que no frenan. Cuando se refrigeren, volverán a funcionar con normalidad. Como en el caso anterior, ayúdate del freno motor en las bajadas pronunciadas y no apures las frenadas.

AVERÍA: SE ROMPE EL TURBO

Qué ocurre: Notas una pérdida brusca de rendimiento, ves salir mucho humo blanco/azulado por el escape y, en ocasiones, escuchas un extraño silbido en el motor -aunque sigue funcionando-.
¿Podrás continuar? No.
Coste: desde 750 euros

Trucos para evitarlo:

14- Vigila el nivel de aceite, que debe estar siempre entre el máximo y el mínimo de la varilla.

15- Sé riguroso con los intervalos de mantenimiento, y emplea siempre el tipo de aceite motor que te indique tu marca.

16- Evita dar acelerones con el motor frío; el turbo gira muy deprisa -supera las 150.000 rpm con facilidad-, por lo que precisa de una buena lubricación… que sólo se consigue cuando el motor va alcanzando su temperatura normal de funcionamiento.

17- Nunca detengas el motor si llevas un rato circulando a alta velocidad o has subido, por ejemplo, un puerto de montaña. El turbo estará muy caliente, tanto que el aceite que quede depositado en sus turbinas se carbonizará… y lo dañará. Si lo dejamos un minuto a ralentí, el propio aceite irá circulando por el turbo y lo refrigerará hasta que ya no corra peligro.

300807 c comAVERÍA: FALLA EL MOTOR

Qué ocurre: Notas que el motor da tirones o que, al ralentí, el número de revoluciones varía constantemente. Suele deberse a un fallo en el sistema de inyección o, en los motores de gasolina, en el de encendido.
¿Podrás continuar? Sí… mientras que no se encienda el testigo rojo de avería del motor -que podría iluminarse el amarillo-. Acude cuanto antes al taller.
Desde: desde 100 euros.

Trucos para evitarlo

18- Nunca apures el depósito de combustible por debajo de un cuarto de su capacidad. Esto podría provocar que las impurezas que se hayan acumulado puedan pasar al circuito de alimentación… y causando una avería. Un inyector de un motor gasolina ronda los 150 euros; el de un diesel, desde 450. Una bomba de inyección de un propulsor de gasolina cuesta desde 400 euros; la de un diesel, desde 1.200 euros.

19- Jamás repostes si ves un camión cisterna recargando los tanques de la gasolinera; hay más riesgo de que entre suciedad y, sobre todo, humedad en el circuito de alimentación, dañando el sistema de inyección. La humedad es especialmente dañina en el caso de los sistemas de inyección diesel -ver costes en el consejo anterior-.

20- Sustituye el filtro de carburante en cada revisión, sobre todo si tu vehículo tiene un motor diesel. Su coste es bajo -30 euros de media- y puedes evitar problemas muy graves.

MUCHO CUIDADO CON LAS TORMENTAS DE VERANO

– Reduce la velocidad  y sé especialmente suave con la dirección y los frenos; al mezclarse el agua con el polvo que hay en la carretera, se forma una fina película de barro muy resbaladiza y peligrosa.

– Si tus escobillas tienen más de dos años  cámbialas -30 euros de media-: sus labios estarán en mal estado y, con las altas temperaturas, se deteriorarán aún más, impidiéndote ver correctamente.

– Revisa el nivel del líquido limpiaparabrisas  y, si no está lleno, rellénalo con agua y un poco de líquido limpiacristales. Si llueve poco, te permitirá limpiar el barro que te salpiquen otros vehículos a la luna delantera.

lex 10048 007

– Para evitar que se empañen los cristales, dirige las salidas de aireación hacia el parabrisas y asegúrate de que la recirculación de gases está desconectada. Si, aún así, se empañan los cristales, conecta el aire acondicionado.

– Asegúrate de que tus neumáticos tienen un dibujo de, al menos, 1,6 mm de profundidad. De lo contrario, no podrán evacuar correctamente el agua de la carretera… y podrías sufrir un accidente. Además, la sanción por llevar los neumáticos desgastados es desde 200 euros.

– Revisa los amortiguadores, al menos, cada 30.000 km. En mal estado, las distancias de frenado pueden aumentar hasta un 40% en mojado… y también es mucho más sencillo perder el control del vehículo. Cuatro amortiguadores rondan los 500 euros.

HAZLO TÚ MISMO: REVISA TU COCHE EN SÓLO 10 MINUTOS

Unos 10 minutos. En ese tiempo, puedes comprobar fácilmente si tu coche está en buen estado para afrontar un viaje. Ante cualquier anomalía, acude a un taller.

NEUMÁTICOS (en 4 minutos)

Duran, de media, 40.000 km, pero si están desgastados pierden hasta un 85% de su agarre en mojado y aumenta en un 70% las posibilidades de sufrir aquaplaning -es decir, que la rueda no sea capaz de evacuar el agua que hay sobre el asfalto y el coche empiece a flotar sobre ella, pudiendo perder el control del vehículo-. Por otra parte, unas presiones demasiado bajas aumentan el riesgo de reventón, y empeoran la estabilidad del vehículo hasta un 60% e incrementan el consumo de carburante hasta un 20%.

¿Cómo lo puedes revisar? Las acanaladuras de los neumáticos llevan unos topes de goma que indican cuándo una rueda ha alcanzado su desgaste máximo, que es de 1,6 mm. Si observas que la profundidad de los surcos de la huella coincide con esos topes, acude al taller para sustituirlos -por tu seguridad… y porque la multa mínima es de 200 euros-.

Por otro lado, revisa las presiones de las ruedas una par de veces al mes, y lleva siempre las indicadas por el fabricante -ten en cuenta que todos los coches tienen unas presiones para circular con poca carga y otras para carga máxima; como por ej., un Renault Mégane lleva entre 2,0 y 2,5 bares-. Si están desgastados… acude al taller para sustituirlos.

BOMBILLAS Y LÁMPARAS (En 2 minutos)

Si están fundidas o en mal estado, veremos peor… y no nos verán correctamente. Aunque deben durar toda la vida del coche, van perdiendo intensidad con el paso del tiempo a partir del segundo año -sobre todo, las lámparas halógenas-.

iluminacion

¿Cómo lo puedes revisar? Coloca el coche frente a la pared de un garaje y acciona todas las luces; irás viendo cómo alumbran… y si tienen poca intensidad; después, haz lo mismo colocando el coche ´de culo´ contra la pared. Repite esta operación, al menos, cada seis meses. Si tienes que sustituir alguna… consulta el manual de tu coche; ahí se explica cómo cambiar cada bombilla -si son de xenón, tendrás que acudir al taller-.

ESCOBILLAS LIMPIAPARABRISAS (En 20 segundos)

Si están en mal estado, no limpiarán bien el parabrisas y no veremos correctamente si llueve o algo ensucia el cristal.

¿Cómo lo puedes revisar? Moja la luna con agua y observa cómo barren las escobillas; sustitúyelas cuando veas que no lo hacen de forma eficaz. Como consejo, si tu parabrisas se ha cubierto de barro o polvo y no estás circulando, puedes alargar su vida -pierden eficacia por el uso y por las temperaturas extremas que soportan; rara vez rinden al 100% más de un año- limpiándolo a mano en vez de con los limpias. Si tienes que sustituirlas… acude a una tienda de accesorios e indícales cuál es exactamente tu coche y el año de fabricación; ellos te darán las escobillas correspondientes… y en la misma caja se explica de forma detallada cómo sustituirlas.

NIVEL DE ACEITE (En 1 minuto)

Es el encargado de lubricar el motor. En caso de que su nivel disminuya o de que esté en mal estado, puede provocar una avería grave en el motor que, incluso, obligue a cambiarlo por uno nuevo -desde 2.000 euros-. El aceite se sustituye cuando lo indica el fabricante -de media, cada 20.000 km-.

aceite

¿Cómo lo puedes revisar?A través de la varilla -ver foto superior- que verás en el vano motor cuando levantes el capó y que va al depósito de aceite -cárter-: en frío, extráela y límpiala; después, vuelve a introducirla en su orificio hasta el fondo y sácala de nuevo: el aceite debe impregnar la parte inferior de la varilla comprendida entre las marcas de MÁX. y MÍN. Si está por debajo, rellénalo con un aceite de las mismas especificaciones -viene detallado en tu libro de mantenimiento-. Algunos modelos -de Renault, BMW…- permiten comprobarlo a través del ordenador de a bordo -es una más de sus funciones-. Revísalo cada 5.000 km.

LÍQUIDO DE FRENOS (En 10 segundos)

Es el líquido que emplea la bomba hidráulica del sistema de frenos. Si su nivel es muy bajo o se encuentra en mal estado, podemos quedarnos, incluso, sin frenos. Se sustituye cada dos años.

¿Cómo lo puedes revisar? En el vano motor hay un pequeño depósito – ver manual de usuario del coche- que, en una de sus caras laterales, lleva las indicaciones de MÁX. y MÍN. para señalar dónde debe estar el nivel del líquido.Si está bajo… para salir del paso, puedes rellenarlo con líquido de  frenos -debe tener las especificaciones del que lleve tu coche: consulta el libro de mantenimiento-; eso sí, acude cuanto antes al taller para verificar que no existe ninguna fuga.

AMORTIGUADORES (En 2 minutos)

Un amortiguador en mal estado aumenta, de media, un 30% la distancia de frenado ante una emergencia y disminuye la estabilidad del vehículo hasta un 40%. No rinden al 100% más de 30.000 km; a partir de ahí, van perdiendo eficacia lentamente. Sustitúyelos, como mucho, a los 60.000 km…

¿Cómo los puedes revisar? Pasa por un badén de una calle a unos 20 km/h; si después de superarlo notas que la carrocería se queda ´flotando´ como si fuera sobre unos muelles, tus amortiguadores están muy por debajo del 20% de su rendimiento. También puedes probar a apoyarte sobre cada una de las cuatro esquinas del coche; si al dejar de hacerlo notas que el vehículo se queda oscilando varias veces, están mal. Si están desgastados… acude al taller para sustituirlos.

LÍQUIDO DE DIRECCIÓN (En 10 segundos)

Es el líquido que emplea la bomba de la dirección para generar asistencia. Si disminuye su nivel, podemos quedarnos sin dirección asistida y nos costará mucho girar el volante.

¿Cómo lo puedes  revisar? Visualmente. En el vano motor debe haber un pequeño depósito que, en su tapa, lleva el dibujo de un volante. En uno de sus laterales tiene unas marcas de MÁX. y MÍN. que muestran los valores máximo y mínimo del nivel. Si está bajo… acude a un taller. No es normal que el nivel disminuya -sólo ocurre por una fuga- y tendrán que revisar todo el sistema de dirección.

LÍQUIDO LIMPIAPARABRISAS (En 10 segundos)

Si el coche no lleva este líquido y, en marcha, algo nos ensucia el parabrisas, perderemos mucha visibilidad -o toda-.

¿Cómo lo puedes revisar? Comprueba su nivel cada seis meses y, si está por debajo de la mitad, rellénalo. Para ello, sólo tienes que añadir agua y líquido limpiacristales en el depósito hasta alcanzar su máximo.

LÍQUIDO REFRIGERANTE (En 10 segundos)

Se encarga de refrigerar el motor. En caso de que se produzca una fuga de este líquido, el motor se sobrecalentará -de 600 a 3.000 euros de reparación-.

¿Cómo lo puedes revisar? Observa el depósito con líquido rosa, amarillo o verde que hay en el vano motor; su nivel debe estar entre el MÁX y el MÍN. Hazlo cada 5.000 km -y sustitúyelo cada cuatro años-. En caso de que esté muy bajo, puedes rellenarlo con agua o con anticongelante, pero no es normal que el nivel descienda: si te sucede, acude al taller.