Seat Minimó: una nueva forma de entender la movilidad urbana

10 Seat Minimó: una nueva forma de entender la movilidad urbana
Fotos del Seat Minimó
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz


Aprovechando el Mobile World Congress de Barcelona, Seat ha presentado un prototipo que forma parte de su nueva estrategia de micromovilidad urbana. Se llama Seat Minimó, es completamente eléctrico y se encuentra a medio camino entre un coche y una moto.

Es eléctrico, mide 2,5 m de largo, 1,24 m de ancho, tiene dos plazas y cuatro ruedas, pero no se trata de un coche convencional, sino de un prototipo que plantea una nueva forma de moverse por las grandes ciudades. Por planteamiento y diseño, el Seat Minimó recuerda inevitablemente a Renault Twizy y, de hecho, de llegar a producción sería el único rival del modelo francés, pero el Minimó está mejor protegido de la lluvia o el calor gracias a su habitáculo completamente cerrado y está más conectado que el Twizy gracias al 5G que permite establecer la comunicación entre el vehículo, la infraestructura y el resto de coches.

Seat Minimó

Además de la conectividad con su entorno, el Seat Minimó es capaz de reconocer si el conductor tiene 16 años o 18 años para adaptar su velocidad máxima de 45 a 90 km/h, es decir, a las limitaciones del carné al que puede acceder un menor o un adulto. Esto es posible a través de la conexión al smartphone de cada usuario mediante Android Auto.

Sin necesidad de puntos de carga

Seat Minimó MWC

El Seat Minimó también está equipado con una batería portátil que le permite ofrecer hasta 100 km de autonomía. Este sistema permite recargar el coche sin necesidad de desplazarse hasta un punto de carga, simplemente sustituyendo la batería por una completamente cargada, lo cual puede ser muy interesante para las empresas de carsharing.

Seat Minimó Barcelona

Durante su presentación en el Mobile World Congress de Barcelona, el presidente de Seat Luca di Meo dijo: «El Seat Minimó ha sido especialmente ingenierizado para adaptarse a las plataformas de movilidad que marcarán el futuro de la circulación en las ciudades, en las que el tráfico se va a restringir y solo unos pocos operadores van a poder ofrecer movilidad. Es la solución que estaban esperando las empresas de carsharing, un modelo que será clave para mejorar la rentabilidad de este tipo de compañías. El concepto que hoy presentamos da respuesta tanto a las necesidades de las urbes como de los proveedores de carsharing«.