La SEN y la DGT publican el Manual de Neurología y Conducción

mayorconduciendo 1
La SEN y la DGT publican el Manual de Neurología y Conducción
Autofacil
Autofacil

Este documento analiza la repercusión de las enfermedades neurológicas sobre la capacidad de conducir. Este tipo de enfermedades suponen un riesgo 1,75 veces mayor de tener un accidente de tráfico.


La Dirección General de Tráfico (DGT) y la Sociedad Española de Neurología (SEN) han publicado el «Manual de Neurología y Conducción», un trabajo cuyo objetivo es analizar la repercusión de las enfermedades neurológicas sobre la capacidad de conducir (puedes consultarlo de manera gratuita en el siguiente enlace).

Muchas de las enfermedades del sistema nervioso aumentan el riesgo de accidente de tráfico al reducir las habilidades para la conducción. Por ejemplo, se estima que padecer una enfermedad neurológica supone un riesgo 1,75 veces mayor de tener un accidente de tráfico, aunque padecer algunas patologías en concreto, como pacientes con deterioro cognitivo ligero o demencia (presentan de 2,5 a 8 veces más riesgo de sufrir accidentes de tráfico), con narcolepsia (3,7 veces más riesgo) o con epilepsia (un riesgo 1,8 veces mayor), entre otras, lo pueden elevar. El consumo de drogas o medicamentos incrementa el riesgo de accidente en un 1,6%.

El accidente de tráfico en tiempos de COVID-19

En este informe se abordan todos los aspectos relacionados con la conducción y el sistema nervioso. De tal forma que en la primera parte se expone la normativa que regula la capacidad de los conductores y se dan respuesta a las preguntas más frecuentes que se puede platear un profesional médico cuando se emite un informe neurológico.

En la segunda parte del Manual se analizan las complejas bases neurológicas de la conducción de vehículos, los aspectos importantes que se deben incluir al realizar una historia y una exploración neurológica cuando se emiten informes de aptitud para la conducción en pacientes con enfermedades neurológicas y se hace una revisión exhaustiva de todos los tratamientos farmacológicos que se emplean en las diferentes patologías neurológicas y su influencia en la capacidad del manejo de vehículos. También se abordan todas las limitaciones que producen el consumo de drogas y alcohol en la capacidad de los conductores.

Finalmente, en la última parte, se describen todas las consideraciones a tener en cuenta cuando se evalúan las capacidades de un paciente que tiene o ha tenido una determinada enfermedad, y se detallan cada una de las patologías neurológicas que pueden mermar las habilidades de los pacientes. De esta forma, se abordan los aspectos de la conducción relacionados con enfermedades como la epilepsia, las enfermedades cerebrovasculares, la patología neuromuscular o los trastornos del movimiento.