¿Cómo saber si el alternador de tu coche está averiado?

alternador
Alternador
Miguel Tineo
Miguel Tineo
Muchas son las teorías que circulan por ahí sobre las averías de los alternadores cuando, en realidad, el problema proviene de otro lado. Te damos las claves para saber cuándo está fallando.


Los fallos relacionados con el alternador tienen una ventaja: en los modelos equipados con uno tradicional, sus fallos son relativamente sencillos de diagnosticar, salvo contadas excepciones. Por eso, aquí te vamos a mostrar los tres síntomas más evidentes que se dan en la mayoría de los casos en los que la avería está causada por el alternador. Además, te decimos cómo se soluciona y cuánto puede costarte.
Lo más habitual: que se encienda la luz del cuadro
Antes de nada, hay que aclarar que el alternador se encarga de alimentar a todos los sistemas eléctricos del coche cuando el motor está en marcha. Si el motor está parado, el alternador no gira y, por tanto, la única fuente de energía es la batería, que se encarga de poner en marcha al motor cuando le damos al arranque y que alimenta a los sistemas eléctricos del coche si el motor está parado. Además, si el alternador no es capaz de generar suficiente carga cuando el motor está funcionando, la batería también se encarga de suplir esa carencia.
Por tanto, cuando el motor está parado y damos el contacto, veremos que el testigo rojo de la batería se enciende. Eso nos indica que es la batería la que está alimentando a todos los sistemas eléctricos del coche en ese momento. En el momento en el que el motor se pone en marcha, la luz se apaga, pues la energía de la batería ya no es necesaria, y la batería simplemente queda para cerrar el circuito eléctrico y que la electricidad pueda circular.
Si, en un momento dado y con el motor en marcha, vemos que la luz de la batería se enciende, es que el sistema eléctrico está tirando de la batería. Salvo en coches muy viejos o que tengan instalados sistemas que no son de serie y que tengan un elevado consumo (una parrilla de faros auxiliares, un equipo de música muy potente…), es prácticamente imposible que el alternador no sea capaz de generar la suficiente energía como para alimentar a todos los sistemas de serie del coche, aunque los conectemos todos a la vez.
Por eso, si vemos que el testigo de la batería se enciende con el motor en marcha, lo más probable es que el alternador se haya averiado. Debemos acudir a un taller para que lo comprueben y, lo más probable, es que haya que repararlo o sustituirlo. ¿El coste? Varía mucho en función del coche y de si se puede reparar o no compensa, pero no bajará de los 120-140 euros en el mejor de los casos, pudiendo triplicar esta cifra con facilidad si hay que sustituirlo.
Ojo a los picos de tensión
En ocasiones, cuando se conectan sistemas de elevado consumo, como las luces o el aire acondicionado, podemos notar una leve fluctuación en el régimen de revoluciones del motor. Suele ser normal. Sin embargo, no lo es que, justo en ese momento, se encienda, aunque sea de forma muy tenue y durante un instante, la luz de la batería. Si es así, hay que revisar el alternador, porque puede ser un claro indicio de que va a fallar en breve. En cuanto a los datos del coste de reparación, podemos remitirnos al punto anterior.
¿Escuchas eso?
El alternador está accionado por el motor a través de la correa de servicios. Si ésta se destensa o está en mal estado, puede patinar, provocando que el alternador no cargue como es debido. En estos casos, puede que veamos lucir el testigo del cuadro, pero lo más habitual es que escuchemos algún ruido proveniente del vano motor, como chirridos (habituales sobre todo en frío). Si es así, no habrá que sustituir el alternador, pero sí la correa, cuyo coste es bajo (unos 30-40 euros en total).
Otro posible problema es que se estropee el rodamiento de la polea del alternador, algo que también provocará que el alternador no gire correctamente y, por tanto, no pueda cargar como debe. Normalmente, se puede sustituir, y no es demasiado caro: desde 60 euros.
Por otro lado, ten en cuenta que, si la correa se rompe o se pierde, el alternador dejará de cargar… y tendremos electricidad sólo hasta que se agote la batería. Por eso, es fundamental que cambies la correa cuando así lo indique el libro de usuario de tu coche.
Hazte con un voltímetro
El voltímetro es un aparato que mide la carga de la batería, y su coste es muy bajo: los tienes bastante decentes desde 10 euros, aunque se pueden conseguir incluso por menos. También nos sirve un multímetro o polímetro, pues una de las funciones que incluyen es la del voltímetro.
Una vez que lo tengamos, basta con que midamos la tensión entre los dos bornes de la batería para comprobar cómo está de carga. Con el motor parado, lo normal es que una batería en buen estado tendrá, al menos 12,6 voltios. Con el motor en marcha, si repetimos la operación, veremos que esa misma medida sube. Si el alternador carga correctamente, lo normal es que la medición se sitúe entre 13,8 y 14,4 voltios.