Ha sido creado con un millón de piezas

Así es el Bugatti Chiron hecho con piezas de Lego y que, además, funciona

bugatti lego
Así es el Bugatti Chiron hecho con piezas de Lego y que, además, funciona
Nicolás Merino
Nicolás Merino
La compañía juguetera ha recreado uno de los súper deportivos más exclusivos del mundo. No solo se trata de una réplica, y es que este Chiron de Lego puede circular a una velocidad de 28 km/h.


El poder de imaginación —y de acción—, de Lego no tiene límites. Y es que la empresa de juguetes ha aceptado el desafío de recrear a escala 1:1 el Bugatti Chiron, uno de los súper deportivos más rápidos y exclusivos del planeta.

Con cerca de 500 unidades, el Chiron es el siguiente salto evolutivo tras lo empezado con el Veyron. Evolución que está cerca de quedarse ‘obsoleta’ con la presentación del nuevo Bugatti Divo, el coche de producción más caro de la historia con un precio de 5 millones de euros. Volviendo al Chiron, su motor W16 Quad Turbo le otorgan la friolera cifra de 1.500 CV de potencia y una velocidad máxima de 420 km/h.

La noticia no habría tenido tanto calado y repercusión en el mundo del motor de haber sido una construcción a escala real del modelo de los de Molsheim, pero Lego ha ido un paso más allá.

Una réplica completamente funcional

bugatti lego 3

Además de la hercúlea tarea que supone montar el millón de piezas con las que cuenta este Bugatti Chiron, Lego ha conseguido que este proyecto pueda circular como cualquier otro coche.

¿Cómo? Añadiendo motores eléctricos para mover los 680 kilos en piezas de plástico que pesa el Chiron. En concreto se han necesitado 2.304 motores eléctricos (los mismos que todos hemos usado en nuestros proyectos de ciencias), junto a 4.032 engranajes que generan una potencia de 5,3 CV y que permiten al Chiron de Lego alcanzar una velocidad máxima de 28 km/h.

bugatti lego 4

Sí, son 392 km/h menos que el modelo de verdad, pero la proeza reside en que no se ha empleado pegamento alguno para unir las piezas, y en el vídeo lanzado por Lego se puede apreciar que ninguna pieza se sale o se desmonta, a pesar de que perezca que la réplica se va a desarmar en cualquier momento. Eso sí, las vibraciones a las que tiene que hacer frente el piloto de pruebas, son de todo menos agradables. Reto conseguido.

 

 

Bugatti Chiron