Novedades

Mercedes Clase S: Sonderklasse

noticia108
No hay quien gane al nuevo Mercedes Clase S por aerodinámica
M. Esteban
M. Esteban
La traducción al español de `Sonderklasse´ es 'clase especial'. No parece un nombre muy imaginativo... aunque, en realidad, es el más apropiado para este modelo.


Desde que viera la luz el primer antepasado del Clase S, en 1951, se ha proclamado como una de las mejores berlinas del mundo en sus siete generaciones. Esta última se conoce como W222 y su plataforma deriva de la del W221 de 2006 al que sucede, pero aporta nuevas mecánicas, tecnologías y una amplitud interior levemente incrementada.

Con especial protagonismo para la gama híbrida

Comenzando por el exterior, la carrocería del nuevo Clase S, que mide 5,12 metros de longitud en su versión normal y 5,25 m en su variante larga –crece 2 cm respecto al W221–, luce unas líneas menos ‘serias’ y más afiladas que las de su antecesor –el coeficiente aerodinámico se reduce de 0,26 a 0,24 Cx– y adapta diversos rasgos que recuerdan a otros modelos de la marca, algo que se puede apreciar en el frontal –inspirado en el del nuevo Clase E– o en la zaga, de estilo similar a la de los CLA y CLS.

noticia111

En el interior, cuenta con un nuevo y voluminoso salpicadero y una nueva instrumentación con dos pantallas de 12,3″ que se extienden hasta la consola central: la de la izquierda da cabida al velocímetro, tacómetro y ordenador de a bordo; mientras que la de la derecha muestra los sistemas multimedia, la climatización… Por otro lado, Mercedes asegura que ningún Clase S utiliza una sola bombilla ‘convencional’, sino que recurre a diodos para toda la iluminación, tanto la exterior como la interior. En concreto, los faros delanteros están compuestos por 56 leds, los traseros incorporan 35 y en el interior, si está instalado el paquete de luz ambiental, hay hasta 300 más.

Técnica

¿Olas?, ¿qué olas?

La versión S 500 dispondrá del sistema `Road Surface Scan´ de forma opcional. Este dispositivo detecta las ondulaciones del asfalto mediante una cámara estereoscópica –capaz de crear una imagen 3D– y, en función de la información recogida, manda una orden al tren de rodaje `Magic Body Control´ para que adapte la amortiguación con el fin de que esas ondulaciones sean menos perceptibles para los ocupantes.

En cuanto a sus motorizaciones, de inicio, estará disponible con un propulsor de gasolina, otro de gasóleo y una versión híbrida. La variante más económica será la S 350 BlueTEC, que emplea una mecánica 3.0 V6 diesel de 258 CV. Un propulsor de gasolina 4.7 V8 de 455 CV impulsa a la variante S 500 y, por último, la gama híbrida está representada por un S 400 Hybrid de 333 CV, que opta por un 3.5 V6 de gasolina asociado a un motor eléctrico –todos ellos emplean la caja de cambio automática 7G-Tronic Plus–.

Además, en 2014, la oferta se ampliará con una versión deportiva AMG, un S 500 4 Matic de tracción total, una nueva carrocería coupé –que ‘jubilará’ al actual Mercedes CL–… y dos motorizaciones híbridas más: el S 300 Hybrid de 231 CV –que combina un propulsor 2.1 diesel con otro eléctrico y que registra un consumo medio de sólo 4,4 l/100 km– y un S 500 híbrido enchufable de 442 CV que podrá recorrer los primeros 100 km con menos de 4 litros de gasolina –siempre y cuando las baterías estén completamente cargadas–.

Y puedes ponerle lo que quieras…

Pero, el interés que suscita el Clase S no lo despierta su tamaño, ni su exclusividad, suntuosidad, prestaciones o comportamiento. Como es de esperar en un automóvil de estas características, las posibilidades de equipamiento y personalización son casi infinitas. En el Clase S se podrá instalar un equipo de sonido Burmester compuesto por nada menos que 24 altavoces, un sistema multimedia que puede leer los mensajes de texto y correo electrónico, un asistente de visión nocturna, un dispositivo capaz de evitar un atropello si se circula a menos de 50 km/h o, incluso, excentricidades como unos asientos capaces de simular un masaje de piedras calientes, gracias a la combinación de calefacción y 14 cojines inflables en el interior. Y eso no es todo, ya que el nuevo Clase S se convertirá en el primer coche de producción que podrá conducir de forma autónoma en ciertas situaciones; de hecho, por debajo de 60 km/h, será capaz de seguir al coche que le precede sin salirse del carril y sin que el conductor tenga que actuar sobre los pedales o el volante.

Mercedes Clase S

Motor: Gasolina 4.7 V8 de 455 CV; diesel 3.0 V6 de 258 CV; híbrido de 333 CV. Cambio: Aut. 7G-Tronic Plus. Tracción: Trasera. Prestaciones: 0 a 100 km/h de 4,8 a 6,8 seg.; vel. máx.: 250 km/h –autolimitada–. Peso: Desde 1.975 kg. Precio: Desde 91.900e.

noticia109

 

Mercedes-Benz Clase S