Cómo combatir la ola de calor si viajas en transporte público

bus1 1
Cómo combatir la ola de calor si viajas en transporte público
Autofacil
Autofacil


El verano ha llegado con fuerza, De hecho, hoy miércoles comienza la primera ola de calor de la temporada estival, en la que se alcanzarán temperaturas superiores a los 40 grados en varias provincias. Por eso se hace especialmente importante tomar ciertas precauciones si vas a desplazarte, sobre todo si te lo en las horas de máximo calor. Aquí te dejamos una serie de consejos.

Planifica tu recorrido

Planificar el recorrido es el primer paso para combatir la ola de calor. Y aquí el transporte público puede ser un gran aliado: siempre es mejor viajar con aire acondicionado en un vagón de tren, metro o autobús que realizar largos recorridos caminando. Para ello, cuentas con ayudas como Moovit, que te permitirá planificar tu viaje y conocer los horarios de metro, trenes y autobuses.

plamificador

Si vas a utilizar el transporte público en las horas centrales…

Si vas a desplazarte a mediodía, no olvides hidratarte adecuadamente, en especial si viajas en autobús, ya que las esperas en las paradas pueden ser un lugar de lo más caluroso. Para ello te recomendamos que lleves siempre una botella de agua contigo y que bebas agua de manera frecuente, aunque no tengas sed. Además, es recomendable evitar las bebidas alcohólicas y con cafeína, ya que favorecen la deshidratación.

Si esperas al sol, hazlo protegido

Siempre que puedas te recomendamos que esperes la llegada de tu autobús o tren a la sombra, pero si no es posible, deberás protegerte del sol con unas buenas gafas, una gorra o sombrero, crema solar e, incluso, con un paraguas. Recuerda que en verano un exceso de radiación solar puede provocar mareos, nauseas e, incluso, un golpe de calor…

El atuendo debe ser apropiado

Los efectos de la temperatura serán menores en ropas frescas y de colores claros. Por otro lado, conviene revisar el calzado: las sandalias y las chanclas no son lo más recomendables en plena ola de calor. Si una vez que abandonas el autobús, el metro o el tren tienes que caminar durante varios minutos, puede que sus materiales no sean capaces de proteger tus pies del calor del asfalto y las aceras. En este caso unas zapatillas cómodas y transpirables son una opción perfecta.