Renault Captur: Más que un Clio y `made in Spain´

renault captur 1
Hemos probado el Renault Captur por el sur de Francia
Enrique Espinós
Enrique Espinós
Renault quiere sumarse a la moda de los crossover urbanos con el nuevo Captur. Basado en el reciente Clio, crece 6 cm de largo –hasta los 4,12 m- para ofrecer más espacio en las plazas traseras y un maletero que puede alcanzar los 455 l.


Pero además, el Captur todavía se suma a otra moda más: La de la personalización. Al comprarlo, podrás elegir el color del techo, de las molduras interiores, de las llantas o incluso de las pegatinas decorativas. Fabricado en exclusiva en la planta de la marca de Valladolid, está disponible con dos motores turbo de gasolina –de 90 y 120 CV– y uno diésel –de 90 CV-.

En los últimos diez años, el segmento B –el de los urbanos- ha sufrido una pequeña revolución: además de las tradicionales carrocerías de 3 y 5p, las marcas habían optado por lanzar minimovolúmenes –tipo Opel Meriva, Lancia Musa, Hyundai i20?-. Pero el gusto del público cambia y, por eso, la última tendencia es el lanzamiento de urbanos con apariencia de todo camino. Como ejemplos sirven el Nissan Juke, el Opel Mokka o el próximo Peugeot 2008. Renault no ha querido ser menos y, por ello, ha tomado como base su reciente Clio para lanzar el Captur: un urbano con aspecto de todoterreno que, según la marca francesa quiere tomar lo mejor de cada tipo de vehículo: la posición elevada de conducción de un todo camino, la modularidad y la habitabilidad de un monovolumen y el agrado de conducción de un turismo.

¿Lo ha conseguido? Parece que sí. De entrada, el Captur ofrece una altura respecto al suelo de 200 mm y una apariencia robusta que se encargan de remarcar los neumáticos con llantas de 16 y 17″; en segundo lugar, su interior ofrece soluciones típicas de un monovolumen como la banqueta trasera regulable longitudinalmente hasta en 16 cm o huecos para objetos, incluida una guantera central con tapa sobre el salpicadero, con un total de 27 l de capacidad -7 más que el Clio-, pero también añade soluciones interesantes, como una guantera deslizante, a modo de cajón de 11 l de capacidad o un maletero con doble fondo. En cuanto a la dinámica, se trata de un vehículo fácil y agradable de conducir, que destaca por su comodidad en marcha.

Pero si hay algo por lo que destaca el Captur es por sus posibilidades de personalización. De entrada, es posible elegirlo con nueve colores de carrocería, a los que se pueden sumar tres tonos de techo y retrovisores distintos –negro, marfil y naranja, por 420 euros- y tres colores diferentes a elegir en las llantas –naranja, marfil y negro, por 300 euros-. Además, en el interior también se puede elegir el tono del habitáculo –varían el contorno de los aireadores, el de la consola central, el de los altavoces y la guantera; pueden ser naranja, marfil, cromo, gris, azul o verde- y el de las tapicerías: en el acabado intermedio, puedes elegir entre 4 tonos distintos y, opcionalmente, por hasta 8 tonos de tapicerías desmontables (que se pueden lavar en lavadora, cuestan 350 euros); estas tapicerías desmontables, que se desmontan fácilmente gracias a una cremallera, son de serie en el acabado superior.

Por ahora, tres motorizaciones

El Captur se caracteriza por equipar una gama de propulsores con una potencia contenida, pero de última tecnología –por ej., todos cuentan con turbocompresor- y que equipan sistemas para reducir el consumo como Stop/Start o modo de conducción ECO: éste se activa mediante un botón en el túnel de transmisión y, actuando sobre la cartografía del motor –limita el par motor-, sobre el uso automático del climatizador y sobre las relaciones de marcha del cambio –cuando el vehículo equipa el cambio EDC-; permite ahorrar hasta un 10 % de combustible.

Las dos opciones de gasolina son el 0.9 turbo con 90 CV -que ya inauguró el Clio– que, acoplado a un cambio manual de cinco marchas, declara un consumo de 4,9 l/100 km una velocidad máxima de 171 km/h y una aceleración de 0 a 100 en 12,9 seg. y un motor 1.2 turbo de 120 CV, que únicamente se vende asociado a un cambio automático EDC de seis marchas y doble embrague –no puede llevar, ni en opción, levas en el volante-. Este propulsor, el más potente de la gama, acelera de 0 a 100 km/h en 10,9 seg y alcanza los 192 km/h; todo ello con un consumo medio de 5,4 l/100 km.

Mientras, en diesel, el Captur –a la espera del conocido 1.5 dCi 110 CV, que llegará en 2014– se conforma con un equilibrado 1.5 dCi de 90 CV que, de nuevo acoplado a un cambio manual de cinco relaciones, declara un consumo medio de sólo 3,6 l/100 km, alcanza los 171 km/h y acelera de 0 a 100 en 13,1 seg.

Y tres niveles de acabado

renault captur interior

En España, el Captur se pondrá a la venta con tres niveles de acabado: Life, Intens y Zen; todos ellos con sistemas como el arranque por botón o el de arranque en pendientes. El primero de ellos ya cuenta con ABS, ESP, airbags delanteros y laterales, control de velocidad, luces de dia LED, cuatro elevalunas€ Pero ojo, porque si has leído atentamente, habrás comprobado que ´faltan´ elementos como el aire acondicionado o el equipo de audio, los que Renault incorpora, por 890 euros, en el pack opcional Basic.

Por su parte, la terminación Intens suma a lo anterior elementos como faros antiniebla, retrovisores en el color de la carrocería y llantas de 16″. A este acabado se le puede sumar, por 300 euros, el pack Confort, que incluye luces y limpiaparabrisas automáticos, climatizador y retrovisores plegables eléctricamente

Por último, el acabado superior Zen incluye de serie la pintura bitono, las tapicerías desmontables, el climatizador, las luces y limpiaparabrisas automáticos, las llantas de 17″, el volante de cuero, los retrovisores plegables eléctricamente y el navegador GPS

¿Cómo va un Captur?

Tuvimos la oportunidad de probar el nuevo Captur por las carreteras del País Vasco francés. Nada más abrir la puerta, sorprende el espacio interior del nuevo Renault€ pero uno también se da cuenta de que los plásticos, aunque de buena apariencia y ajustes, no tienen una calidad excesiva –todos son duros-. El espacio también es la tónica dominante en las plazas traseras, que ofrecen un espacio para las piernas digna de un compacto y una altura destacable –personas de más de 1,90 podrán viajar con total comodidad-. Distinta es la cuestión de la ergonomía de los mandos: en el Captur la mayoría están a mano, pero tanto el botón de arranque –en la parte baja de la consola central- como la pantalla del navegador –que queda demasiado baja y obliga a apartar la vista de la carretera –además, las indicaciones no aparecen nunca en la pantalla multimedia del caudro de relojes-, son mejorables. Por último, el volante resulta extrañamente grande, lo que dificulta su manejo en conducción rápida.

En primer lugar, pudimos probar la que probablemente sea la versión más demandada en nuestro país: la dCi 90 CV. Se trata de un motor muy satisfactorio, con una buena respuesta desde abajo –ya desde 1.500 rpm-, que ofrece una aceleración suficiente y que se muestra relativamente silencioso. Lo único malo es que, al afrontar repechos en autopista, y dada la larga relación de la quinta marcha –pensada claramente para rebajar consumos-, tendremos que reducir a cuarta más veces de lo habitual. Tampoco el consumo es tan optimista como el declarado por la marca y se sitúa más bien cercano a los 6,0 l/100 km.

También pudimos subirnos al Tce 120 CV y, en este caso, hablamos de un propulsor que, unido al cambio automático EDC –algo menos rápido que un DSG del Grupo VW pero de actuación impecable-, se muestra muy cómodo de conducir. La aceleración es ligeramente mejor que en el diesel y, lógicamente, también resulta más silencioso€ pero el problema es su consumo, muy lejos de los 5,4 l que declara. El gasto medio se acerca a los 8,0 l/100 km y, en conducción deportiva, puede dispararse hasta los 11,5 l/100 km.

Con cualquiera de los dos motores, el Captur se muestra siempre como un coche eminentemente cómodo, con una suspensión bien puesta a punto, que resulta firme y confortable para los pasajeros, pero que a la vez consigue limitar bastante los movimientos de la carrocería.

renault captur

Precios oficiales del Renault Captur

Captur TCe 90 CV S&S Life: 15.200 €
Captur TCe 90 CV S&S Intens: 16.700 €
Captur TCe 90 CV S&S Zen: 17.700 €
Captur TCe 120 CV S&S Zen: 19.800 €
Captur dCi 90 CV S&S Life: 16.850 €
Captur dCi 90 CV S&S Intens: 18.350 €
Captur dCi 90 CV S&S Zen: 19.350 €

 

Renault Captur