Más chinos en juego: llegan los GWM Ora 03 y 07 y los Wey 03 y 05

Juan Carlos Payo
Juan Carlos Payo
Eléctricos de la mano de Ora e híbridos enchufables de la mano de Wey, ambas líneas de producto bajo el paraguas de la marca Great Wall Motor, que quiere ser un player destacado en el mercado europeo y no se olvida de España en su segunda gran expansión continental que llegará en 2024.

Great Wall Motor (GWM) es uno de los fabricantes históricos chinos -nace en 1984 y produce un millón de coches anuales- y también quiere aprovechar el caladero europeo para lanzar sus anzuelos en forma de vehículos electrificados unificando ahora toda su oferta comercial bajo la denominación de marca GWM, y con dos líneas de producto, Ora -berlinas- y Wey -SUV-, asociadas a números para marcar tamaño o segmento en el que se desenvuelven. Ya conocimos esta gama hace un par de años en el Salón de París donde tibiamente intentaban desembarcar en Europa. Ahora las cosas parecen ir mucho más en serio.

GWM Ora (berlinas) y Wey (SUV)

Así, el hasta ahora Ora Funky Cat, un pequeño vehículo eléctrico, se convierte en el GWM Ora 03 -4,24 x 1,83 m, 420 km de autonomía y perfecto rival para el MG4-; el Ora Lightning Cat, una berlina también eléctrica de 4,87 metros con 520 km de autonomía, pasa a ser el GWM Ora 07.

GWM_ORA_07
GWM Ora 07

Ya en territorio SUV, y asociados de momento a tecnología híbrida enchufable, el Wey Coffee 01 se convierte en el GWM Wey 05 con 146 km de autonomía en una carrocería de 4,87 metros para una batalla de 2,91 m, y el Wey Coffee 02 se denominará el GWM Wey 03 con entre 124 y 136 km de autonomía y precio de partida en torno a los 45.000 euros, destacando por su espaciosidad interior -2.745 mm de batalla en una carrocería de 4,67 m- y por el caballaje de sus motores -hasta 442 CV-, además de por la posibilidad de ofrecer tracción delantera y 4×4.

Pero además, Great Wall Motor no descarta integrarse aún más en Europa gracias a establecer una fábrica en Alemania, Hungría o República Checa, pudiendo de esa manera cubrirse de la posible amenaza de aranceles de la Comisión Europea, además de ser la primera marca china que ha respondido a la investigación de la UE sobre ayudas gubernamentales en su país de origen y subrayando la necesidad de un entorno comercial justo y abierto.

Recordemos que hace un par de años Great Wall estuvo cerca de quedarse con la antigua planta de Nissan en Barcelona y, yéndonos más lejos en el tiempo, Great Wall ya fabricó vehículos en Europa tras abrir una planta en Bulgaria en 2012 para ensamblar SUV, camionetas y coches urbanos. No tuvo una buena acogida y la planta cerró en 2017. Eso sí, a través de su filial SVOLT tiene prevista implantación industrial en Alemania para producir células y baterías con una capacidad de, a priori, 100 GWh, teniendo ya incluso como cliente a Stellantis.

Great Wall lleva algún tiempo desarrollando su actividad en Europa, vendiendo 4.596 coches Ora y 44 coches Wey hasta octubre de 2023. Dentro de su plan de expansión planea desembarcar en 11 países europeos adicionales el próximo año -incluido España, aunque todavía están muy verdes las negociaciones para la distribución en nuestro país, según nos comentan directivos de GWM-, sumándose ya a la actividad de Alemania y Gran Bretaña, Irlanda y Suecia.

En 2025 Great Wall añadirá un nuevo modelo a los redondeados en exceso -visión particular mía- Ora con carrocería SUV pero con carácter asequible, mientras que los Wey quedarán por encima por presencia a nivel gama.