Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Hyundai i30 Ya a la venta por 33.250 euros

Primera prueba del Hyundai i30 Fastback N

Publicado el jueves 24 de enero de 2019
Primera prueba del Hyundai i30 Fastback N

Hyundai amplía su familia N con el i30 Fastback, el hermano del i30 con línea coupé. El diseño es la única diferencia, pues comparten mecánica, chasis, equipamiento y hasta precio.

El i30 N ha sido la primera inmersión seria de Hyundai en el exigente mundo de los compactos deportivos. La competencia era muy dura, pero el trabajo realizado por los coreanos ha sido tan bueno que el i30 N, sobre todo en su variante Performance de 275 CV, se ha convertido en uno de los GTI preferidos por todos los periodistas que lo hemos probado... y también por los clientes, pues en países como España ya han vendido unas 300 unidades y, si quieres uno, tendrás que esperar un par de meses -cosa que no ocurre con el Fastback N, cuya entrega es inmediata-.

Al poco tiempo de que el N nos mostrase sus posibilidades, Hyundai puso a la venta el i30 Fastback, una variante coupé de cinco puertas del i30 que, también, ha superado las expectativas que los coreanos habían depositado en él. Así que lo tenían claro: un i30 Fastback N tendría que funcionar bien.

El diseño, la gran diferencia



Transplantar la mecánica 2.0 Turbo de 275 CV con cambio manual de seis velocidades, tracción delantera con diferencial autoblocante electrónico, suspensión de dureza variable y un excelente sistema de frenos Brembo ha sido cosa fácil, pues básicamente el i30 de cinco puertas -también denominado Hatchback- y el i30 Fastback son el mismo coche. Eso sí, la diferencia del tercer volumen permite que el N Fastback ofrezca una aerodinámica ligeramente mejor y un reparto de pesos más óptimo -en el eje delantero descansa el 59,7% del peso, mientras que en el Hatcback lo hace el 61,8%-, si bien también hay que decir que pesa 12 kilos más -que es una cifra mínima-.

También hay leves variaciones en la puesta a punto del chasis. Por ejemplo, la barra estabilizadora de la suspensión delantera tiene 22,2 mm de grosor, 8 mm menos que el Hatchback, los muelles son un 5% más blandos y los topes de la suspensión tienen 6 mm más de longitud, mientras que en el eje trasero se han retocado las cotas. Con todo, aumenta levemente la comodidad y se dulcifican las reacciones del coche. Cosas como las llantas de 19 pulgadas o los paragolpes deportivos se heredan directamente del Fastback, mientras que en la trasera aparece un nuevo alerón sobre el portón.

Por dentro, sin cambios



En el interior, aparte de un maletero de 450 litros y unas plazas traseras con un poco menos de altura, tampoco hay mayores diferencias. La postura al volante sigue siendo buena, y no cuesta dar con nuestra posición favorita. Los asientos sujetan muy bien, se puede ir con las piernas relativamente estiradas y no es complicado ni manipular los diferentes mandos ni brujulear por los menús de la pantalla táctil central. Los pedales están bien situados para hacer el puntatacón, algo que el N hace de forma automática gracias a un sistema denominado Rev Match que también se puede desconectar si queremos realizarlo nosotros mismos.

El volante está forrado en cuero, con un agradable tacto acolchado. En sus dos brazos encontramos dos botones para seleccionar uno de los cinco modos de conducción: Eco, Normal, Sport, N y Custom, que permiten variar la respuesta del acelerador, el sonido del escape, el funcionamiento del control de estabilidad y del diferencial autoblocante electrónico, la dureza de la suspensión y de la dirección y la conexión o no del Rev Match.

Pensado para disfrutar



Una de las cosas buenas del i30 N es que se nota con bastante claridad cómo varía cada elemento cada vez que lo regulamos, y eso permite que conductores con diferentes gustos de conducción puedan encontrarse igual de a gusto conduciendo el i30.

En líneas generales, el N es un coche de muy buen tacto deportivo y con unas prestaciones a la altura de lo que de él se espera, si bien es cierto que los 1.556 kilos que pesaba nuestra unidad de pruebas restan un poco brillantez. Un motor que, por otro lado, se muestra temperamental sobre todo entre 3.000 y 6.000 rpm. Quizá para reducir la incidencia del peso, en verano se espera que el i30 N Hatchback estrene una evolución de motor con 280 CV y, sobre todo, más de 400 Nm de par.

La otra pega del peso está en el consumo, que se sitúa entre los más elevados de sus rivales. Aun así, tampoco es para tanto y, desde luego, no es motivo para descartar su elección: no creo que nadie se compre un coche así esperando tener unos consumo de 6 L/100 km... Sorprendentemente, el peso no tiene tanta incidencia en el comportamiento, muestra clara del excelente trabajo realizado en el chasis. El i30 N Fastback logra un equilibrio que raya la perfección entre precisión, agilidad en los cambios de apoyo, sensaciones al volante y nobleza de reacciones a la hora de controlar cada sutil deslizamiento que se pueda producir.



Es un coche que permite explorar sus límites con facilidad y que deja sentir cómo se mueve la carrocería o cuánto deslizan las ruedas de forma progresiva. Por eso, es un compacto deportivo divertido, pero noble y controlable sin necesidad de tener unas grandes dotes de conducción. En cuanto al precio, este i30 sale por 33.250 euros, exactamente lo mismo que la versión Hatchback de cinco puertas -es el único Fastaback que tiene el mismo precio que el Hatchback-. Es un precio razonable, por encima del Peugeot 308 GTI o el Renault Mégane R.S. y a la altura del Seat León Cupra.

Entre sus rivales directos, sólo un Volkswagen Golf R y un Seat León Cupra son más rápidos y aún más sencillos de conducir, si bien no logran transmitir tantas sensaciones. En el otro lado de la balanza está el Peugeot 308 GTI, quizá un poco más rápido y sin duda más ágil y hasta excitante para los más experimentados, pero a costa de unas reacciones mucho más bruscas e impredecibles que exigen un mayor nivel de conducción.

 
0
 
Consulta los precios oficiales y las ofertas de todos los modelos de Hyundai.
Precios del Hyundai i30 Diesel, gasolina, híbridos, eléctricos...

Servicios

Mantenimiento

llave inglesa

¿Cuánto va a costar la próxima revisión de tu coche? Averígualo aquí.

Tasación

coche y lupa

¿Vas a comprar o vender? Conoce el valor real de tu coche en el mercado.

Concursos

trofeo

Descubre todos los regalos que puedes conseguir si participas.

Consultorio

interrogación

Plantéanos tus dudas sobre coches y nosotros te las resolveremos.

¿Cuál me compro?

dinero

Envía tu pregunta y sigue los consejos para decidir qué coche comprar.

Kiosco LUIKE

revista y móvil

Descubre todas las publicaciones de LUIKE en soporte impreso y digital.

Autofácil.es es un producto de Luike
Queda terminantemente prohibida la reproducción total o parcial de los contenidos ofrecidos a través de este medio, salvo autorización expresa de autofácil.es. Así mismo, queda prohibida toda reproducción a los efectos del artículo 32.1, párrafo segundo, Ley 23/2006 de la Propiedad intelectual.
Luike
Otros medios del grupo: logo Luike | logo formulamoto

Síguenos en

  • Síguenos en Facebook
  • Síguenos en Twitter
  • Síguenos en Instagram
  • RSS