Un buen microurbano que hoy puedes comprar desde 7.000 euros

Opel Adam de segunda mano, ¿una buena compra?

Opel Adam
Opel Adam de segunda mano, ¿una buena compra?
Eduardo Alonso
Eduardo Alonso
En 2012, en pleno apogeo del segmento de los microurbanos, Opel presentó un modelo de lo más chic. El Adam era bonito, de buena calidad y funcionaba bien, una gran alternativa al asentado Fiat 500 o, incluso, al intocable Mini.

Debe su nombre a Adam Opel, (1837-1895), fundador de la marca en 1862. El pequeño modelo alemán se propuso ser una alternativa premium dentro del segmento de los microurbanos y por diversos motivos se convirtió en una interesante elección, siendo su elevada capacidad de personalización una de sus grandes características. Por ejemplo, al comprar un Adam se podía elegir entre distintas combinaciones de color carrocería-techo, diferentes colores para las carcasas de los retrovisores, multitud de adhesivos decorativos y algunas molduras para las llantas, las cuales tenían un diámetro de entre 15″ y 18″. Incluso el guarnecido interior del techo podía personalizarse con un sistema de leds que simulaba un cielo estrellado. Todo eso le convertía en un rival directo del Fiat 500 y del Mini.

Se presentó en el Salón de París de 2012 y sólo existió con carrocería de tres puertas y habitáculo de cuatro plazas. Se basaba en la plataforma SCCS de Fiat-General Motors, que era la que también utilizaban el Alfa Mito, el Fiat Punto o el Opel Corsa.

Inicialmente dispuso de un motor 1.2 de 69 CV y de un 1.4 de 87 ó 100 CV. En 2014 se lanzó un propulsor 1.0 Turbo de 115 CV, así como una versión Rocks de estilo SUV, con suspensión elevada, protecciones en la carrocería y techo de lona. Asimismo, en 2015 se puso a la venta la versión deportiva S con motor 1.4 Turbo de 150 CV.

Opel Adam

El motor de 87 CV fue el más extendido de la gama, sobre el cual Opel, además, ofreció una variante de GLP y otra con cambio robotizado Easytronic.

Finalmente, Opel cesó la fabricación del Adam en 2019 sin sucesor a la vista, producción que se llevó a cabo en su totalidad en la factoría de la marca en Eisenach, Alemania.

¿Cómo era por dentro el Opel Adam?

En el interior, el Adam se desmarcaba por dos características, una buena y otra mala. La buena era que su calidad de construcción era claramente superior a la de la mayoría de modelos de su tamaño, como el Fiat 500, el Ford Ka o el Renault Twingo. Había una buena postura de conducción, sus materiales eran agradables a la vista y al tacto y se apreciaba un buen cuidado por los detalles. Incluso disponía de una pantalla táctil de 7″ (de fácil manejo aunque de ubicación un poco más baja de lo adecuado) y de algunos inéditos asistentes a la conducción en su segmento, como sistema de aparcamiento asistido o sensor de ángulo muerto.

Opel Adam interior

La parte mala correspondía a su habitabilidad, con unas exiguas plazas traseras incompatibles con adultos de talla media y un maletero muy pequeño que tan sólo proporcionaba 170 litros para equipaje. Al menos, el habitáculo disponía de no pocos huecos portaobjetos de una capacidad bastante decente.

¿Cómo iba el Opel Adam?

Era y es uno de los microurbanos de conducción más entretenida. Se trata de un modelo ágil en ciudad y vivo en carretera, aunque adolecía de una dirección demasiado asistida y de unas reacciones un poco nerviosas al conducirlo con agresividad. Tampoco era especialmente cómodo, sobre todo equipado con las llantas de 17″ o 18″, que iban aparejadas a una suspensión más firme.

El motor que mejor le sentaba era el 1.4 de 87 CV. Esta mecánica era suave, silenciosa, vibraba poco y ofrecía un buen empuje a bajo régimen, algo muy positivo para ciudad. Por contra, a altas revoluciones no se mostraba demasiado poderosa y su consumo no era el más frugal de su categoría, con un gasto real de unos 7,0 L/100 km.

Opel Adam trasera

¿Qué revisar en el Opel Adam?

Favorecido por sus sencillas y más que probadas mecánicas (sobre todo las atmosféricas), el Adam es en general un modelo muy fiable, y los pocos fallos que se detectaron en él fueron subsanados por la marca mediante llamadas a revisión, como por ejemplo un problema en las bobinas de encendido en determinadas unidades fabricadas entre 2012 y 2013. En principio, es un coche que, si se ha mantenido y cuidado de la manera correcta, no debería dar ningún problema.

Ficha técnica Opel Adam 1.4 87 CV

  • Motor: Gasolina, cuatro cilindros en línea, situado en posición delantera transversal, 1.398 cm3, 87 CV (64 kW) a 6.000 rpm, 130 Nm de par a 4.000 rpm.
  • Vel. máxima: 176 km/h.
  • Aceleración de 0-100 km/h: 12,5 seg.
  • Consumo: 5,1 litros/100 km.
  • Tracción: Delantera.
  • Cambio: Manual de 5 velocidades.
  • Frenos: Discos ventilados.
  • Suspensión: Independiente delante y eje rígido detrás.
  • Dirección: De cremallera con asistencia.
  • Llantas: 6 x 16″.
  • Neumáticos: 195/55 R16.
  • Largo x ancho x alto (m): 3,70 x 1,72 x 1,48.
  • Peso: 1.060 kg.
  • Maletero: 170 litros.
  • Depósito de combustible: 38 L.

 

Opel Adam

Opel Adam

Lo sentimos, no existen videos de ésta categoría