Programa Sonderwusch: así luce el primer proyecto de solicitudes especiales de Porsche

posche-911-gt3-replica-956
Programa Sonderwusch: así luce el primer proyecto de solicitudes especiales de Porsche
Nicolás Merino
Nicolás Merino
Se trata de un Porsche 911 GT3 basado en el esquema de color que lucía el Porsche 956 que ganó las 24 Horas de Le Mans en 1985.

Porsche Exclusive Manfaktur acaba de completar su primer proyecto bajo el programa Sonderwuch, que aglutina los pedidos especiales de clientes de Porsche. Así, el primer encargo ha sido de Paolo Barilla, ganador absoluto de las 14 Horas de Le Mans en 1985 a los mandos de un 956. Por su 60º cumpleaños, el piloto italiano ha encargado un Porsche 911 GT3 basado en su coche ganador de Le Mans, y participar plenamente en su creación.

posche-911-gt3-replica-956

El resultado es espectacular. Además del característico aspecto de carreras en amarillo, blanco y negro, este automóvil especial lleva el número siete en el capó y las puertas, el mismo con el que venció en la mítica prueba francesa. A ello se suman el diseño de las llantas inspirado en el mítico coche de carreras, con láminas aerodinámicas blancas. Por eso, las llantas del Porsche 911 GT3 también son blancas en el eje frontal, mientras que en el trasero están pintadas en color dorado.

Pero no ha cambiado solo la pintura. El alerón del Porsche 956 era una de las grandes señas de identidad de dicho modelo. En el caso del 911 GT3, los ingenieros de Porsche han trabajado en un nuevo alerón probado en túnel de viento, mientras que en los flancos se ha grabado la inscripción “PB 60”, que representa las iniciales y la edad de Paolo Barilla. El estilo de este logotipo está inspirado en el gráfico del entonces patrocinador principal del coche vencedor de Le Mans.

posche-911-gt3-replica-956

Para el interior, también se optó por emular el interior del 956. Así, el color negro predomina en todo el habitáculo, pero con detalles exclusivos. Por ejemplo, el umbral de las puertas y la moldura decorativa amarilla en la parte del salpicadero situada frente al pasajero están decorados con un logotipo especialmente creado pensando en el cliente. Combina el número 956, el escudo de “Le Mans 1985” y la silueta estilizada del vehículo de competición. Este logo y el circuito de 1985 están bordados en los reposacabezas. La palanca de cambios recuerda a la bola de magnesio del 956 y es una elaborada pieza hecha a medida: la parte superior se fresó a partir de un bloque de aluminio para pulir después la superficie.

Sin cambios en la parte mecánica

posche-911-gt3-replica-956

Bajo el capó, se esconde un propulsor de 4.0 litros y seis cilindros bóxer que desarrolla 510 CV de potencia y 470 Nm de par máximo. Barilla se convirtió oficialmente en un empleado de producción, porque el propio Barilla fijó la caja de cambios al motor de su automóvil usando una herramienta que daba el par de apriete adecuado.

Si hablamos de prestaciones, la versión con cambio manual es capaz de alcanzar una velocidad máxima de 320 km/h. Una cifra que resulta idéntica a la que anunciaba el anterior GT3. En el caso de la configuración con transmisión automática PDK de siete velocidades, el pico máximo es de 318 km/h. En cualquier caso, ambos firman el 0 a 100 km/h en 3,4 segundos. Con la caja de cambios manual, registra un peso de 1.418 kg. La versión con PDK incrementa la cifra hasta los 1.435 kg. Estos números le permiten ofrecer una excelente relación peso-potencia de sólo 2,8 kg/CV.

 

Porsche 911

0 Comentarios