Podría ser obligatorio en 2023

Qué es el limitador de velocidad ISA y cómo funciona

mercedes benzsistema isa
Qué es el limitador de velocidad ISA y cómo funciona
Juan Pedro Mateos-Aparicio
Juan Pedro Mateos-Aparicio

Reducir el número de accidentes. Esa es la razón de ser del limitador de velocidad ISA, que pretende adaptar la velocidad máxima a la que puede circular tu coche a la que marquen las señales de tráfico.


La DGT cuenta con datos sobre los costes directos que suponen los accidentes de trafico. Durante años, han rondado el 1% del PIB (Producto Interior Bruto) español, equivalente a una cantidad que se aproxima a los 10.000 millones de euros.

Y los grandes responsables de que esa cifra se vaya reduciendo, poco a poco, son los fabricantes de vehículos. La evolución en sus modelos es constante y, cada vez, cuentan con sistemas más sofisticados, con el fin de reducir continuamente el número de accidentes de tráfico, heridos y víctimas.

Por ejemplo, hay estudios que demuestran que los los gastos por siniestralidad o accidentes de tráfico se podrían reducir y ahorrar alrededor de 4.500 millones de euros, gracias a la incorporación en los vehículos de los sistemas ADAS.

Qué son los sistemas ADAS

Pero, ¿qué es el sistema ISA? Un limitador de velocidad autorizado por la Unión Europea y que comenzará a montarse en vehículos de la Unión Europea a partir de 2022.

Es un sistema de velocidad inteligente, ideado para facilitar la conducción y dotar al vehículo de mayor comodidad y seguridad. El sistema ISA está constituido por una serie de sensores situados en el exterior del vehículo, encargados de detectar y, por supuesto, de ir interpretando las señales de trafico, centrandose sobre todo en detectar y leer las señales que regulan los límites de velocidad en los tramos de carreteras.

El sistema va leyendo las señales y va regulando la velocidad del vehículo de una forma automática, adaptándola a la establecida en el tramo de vía. Algunos sistemas más avanzados permiten regular la distancia de seguridad con el vehículo que le precede e incluso detenerlo en caso de colisión inminente.

Con este sistema, por mucho que pisemos el pedal del acelerador el vehículo no sobrepasará la velocidad que la carretera tenga establecida. Se prevé que se reduzcan los accidentes de trafico, debido a que no se sobrepasarán los límites de velocidad y también serán reducidas las sanciones por exceso de velocidad.

Este sistema ha sido aprobado por el Parlamento Europeo y, a priori, podría comenzar a montarse en los vehículos nuevos a partir de 2022. Por supuesto, ha sido muy bien aceptado por la DGT. Por el contrario, hay expertos que establecen algunas puntualizaciones sobre este sistema y piden que el sistema no utilice los frenos del vehículo para reducir la velocidad, ya que, si redujese la velocidad de una forma muy brusca, podría tener unas consecuencias fatales. Esa es la razón por la que proponen que la velocidad del vehículo se reduzca progresivamente y que el motor pierda potencia de una manera más segura.

Y por otro lado, exigen que el sistema tenga una regulación muy estricta para que la lectura de las señales sea real y que el conductor sea el último en decidir si acelerar por encima del límite para evitar una situación de emergencia. El año 2023 está marcado como fecha para saber si se aprueba o no este sistema, con lo cual aún queda mucho camino por andar para poder ver si el sistema es viable o no.