La DGT estudia no quitar puntos por el uso del móvil durante las detenciones

peligrodeutilizarwh1509326693621614 1
La DGT estudia no quitar puntos por el uso del móvil durante las detenciones
Nicolás Merino
Nicolás Merino
La Dirección General de Tráfico, con el foco puesto en penalizar al máximo el uso del móvil en el coche, está barajando no restar puntos si se usa en semáforos o atascos.


Las distracciones por el uso del móvil en el coche son una de las causas más comunes de accidentes en nuestro país, por delante de los accidentes por velocidad excesiva. Es por ello que, con la llegada de Pere Navarro —nuevo director de la DGT—, dicho organismo se ha puesto a trabajar para endurecer las sanciones por el uso del móvil en el coche, así como una profunda renovación del carnet por puntos.

La hoja de ruta ha quedado clara: un endurecimiento de las sanciones y una mayor penalización de puntos. Pero en los últimos días se ha podido observar lo contrario: una mayor permisividad a la hora de multar por el uso del móvil. Una medida que chocaría fuertemente con la postura seguida por Navarro.

Permisividad con matices

conectividad movil

La DGT está estudiando la opción de no sancionar quitando puntos a aquellos que estén usando el móvil en las detenciones. Entendemos por detención la inmovilización de un vehículo debido a las necesidades de la circulación. Es decir, en semáforos, atascos o paradas de emergencia.

El uso del móvil en las detenciones, al igual que en marcha, está terminantemente prohibido y se salda con una multa de 300 euros y la pérdida de 3 puntos del carnet. Esa permisividad pasa por la no pérdida de puntos en el carnet, por lo que la sanción económica se seguiría manteniendo.

Donde no hay lugar a discrepancias es en el uso del móvil mientras se circula. En este sentido la DGT tiene pensado elevar la pérdida de puntos de 3, a 4 o 6 puntos. De llevarse a cabo, pasaría a ser una sanción muy grave, a la altura de otras infracciones como circular bajo los efectos de las drogas, conducción temeraria o negarse a realizar un test de alcoholemia.