En el año 1900, cuando había poco más de 3.000 automóviles circulando en Francia, los hermanos Michelin decidieron crear una pequeña guía para facilitar el viaje a los primeros conductores del siglo XX.

La Guía Michelin cumple 100 años

guia michelin 01
La Guía Michelin cumple 100 años
Autofacil
Autofacil


Guía Michelin 2010

Aquella primera Guía Michelin, que apareció en agosto de 1900, se distribuyó de manera gratuita entre talleres y distribuidores de neumáticos, e incluía un gran número de informaciones prácticas, sobre cómo cambiar un neumático o sobre el mantenimiento del vehículo. En su prefacio, André Michelin escribió: -Esta obra aparece con el siglo y durará tanto como él-. Y no se equivocó.

Llega a España en 1910
Después de diez años de experiencia en Francia, la Guía Michelin cruza los Pirineos para guiar los viajes de españoles y portugueses. Nacía así la Guía Michelin España & Portugal, que en 164 páginas recogía información de 61 hoteles y 159 localidades de España, Portugal y Francia. Desde entonces han pasado 100 años y seis establecimientos hoteleros se han mantenido hasta la edición de 2010: Hotel de Londres y de Inglaterra (San Sebastián), Hotel París (León), Hotel Continental (Barcelona), Hotel NH Victoria (Granada), Hotel Avenida Palace (Lisboa) y Gran Hotel de Porto (Oporto). Caso especial es el del Hotel Ritz de Madrid, que ha aparecido en todas las guías menos en la primera, ya que se inauguró unos meses después de su publicación.
Para celebrar este centenario, junto a la guía de 2010, que se vende por 25,50 –, viene de regalo un facsímil de la edición de 1910.

Con consejos para los conductores
A lo largo de estos 100 años, La Guía Michelin España & Portugal ha pasado por distintas etapas. Su trayectoria, que no ha sido homogénea, se puede dividir en tres periodos. El primero de ellos comprende desde 1910 hasta 1938. Una anécdota significativa es que la famosa guía que hoy identificamos por el color rojo de sus tapas imprimía entonces su cubierta en color amarillo. Se editaba en español y estaba impresa en España, aunque también se conoce una edición en francés. La guía trataba de proporcionar un servicio al automovilista y al viajero y, por ello, incluía informaciones prácticas sobre neumáticos, recomendaciones de uso, conservación, mantenimiento y reparación. También contaba con un importante apartado de itinerarios para que el automovilista conociese en detalle las incidencias y las posibilidades de los recorridos más señalados en nuestro país. Además, aportaba datos útiles sobre ciudades, pueblos con direcciones de alojamiento, talleres donde reparar el vehículo, alquilar otro o comprar -esencia- (así se denominaba antes a la gasolina, lo que también es una prueba del origen francés de la guía).

Parón tras la Guerra Civil

Desde la edición de 1936-1938, publicada en plena Guerra Civil Española, hubo que esperar casi quince años para que la guía volviese a su cita con los lectores. La nueva etapa de La guía MICHELIN se inicia en 1952, con una edición bianual en español y francés, y con un formato más estrecho y alto que el actual. A partir de ese momento se edita en Francia. Las dos siguientes ediciones también serán bianuales, pero ya sólo se realizan en francés. A partir de 1956, recupera su periodicidad anual, aunque se seguirá publicando en francés hasta 1972. El color rojo en sus tapas se incorpora en 1958.

En el 73 se edita en español
A partir 1973 comienza el tercer periodo que llega hasta nuestros días. En este año, la guía se vuelve a imprimir en España y en español. Su formato ya es el actual.

Algunas curiosidades
– Alojarse en el hotel María Cristina de San Sebastián en 1912 costaba cinco pesetas y la comida, sin vino, suponía un gasto de ocho pesetas.
– En las primeras guías se incluían los precios del alojamiento y la pensión completa del chófer.
– En la edición de 1936-1938, publicada durante la II República, el Hotel Alfonso XII de Sevilla figura como Andalucía Palace.
– En 1911, 1917, 1920 y 1927 se realizaron unas ediciones especiales para el rey Alfonso XIII con la cubierta en piel con los colores de la bandera española y el escudo de la Casa Real.