¿Cuándo hay que recargar el aire acondicionado del coche?

recargar aire acondicionado
¿Cuándo hay que recargar el aire acondicionado del coche?
Juan Pedro Mateos-Aparicio
Juan Pedro Mateos-Aparicio


Desde los primeros vehículos en los que no existía calefacción, hasta los sistemas de climatización actuales, han pasado unos cuantos años, consiguiendo sistemas en los que el conductor apenas tiene que preocuparse de regular la temperatura en el interior del habitáculo.

El primer experimento de aire acondicionado surgió en 1884 ideado por William Whiteley, el cual colocaba unos bloques de hielo en un recipiente ubicado en el techo del coche de caballos con un ventilador movido por el eje de las ruedas que impulsaba aire al interior. Posteriormente, la marca de automóviles Packard sacó al mercado en el año 1939, el primer sistema de refrigeración real llamado “Serpentina de enfriamiento”.

Más información

Durante un viaje, podemos pasar de un clima con una temperatura bajo cero, con lluvia, nieve… e incluso sol y calor. De modo que un buen sistema de ventilación, aire acondicionado o climatización, va a hacer que la temperatura en el interior del habitáculo sea la idónea y el aire se renueve constantemente.

El sistema de aire acondicionado está compuesto por una serie de componentes que, sincronizados entre sí, hacen que la temperatura en el interior de habitáculo sea notablemente inferior a la que hay en el exterior en tiempo caluroso o verano. Pues bien, debemos saber cuándo necesitamos recargar el circuito de gas del aire acondicionado o climatizador de nuestro vehículo y sobre todo tenerlo claro si se acerca el verano.

El funcionamiento correcto del aire acondicionado o del sistema de climatizador es fundamental para la comodidad y seguridad de la conducción en cualquier época del año.

¿Cómo sabemos que el aire acondicionado necesita una recarga?

Recarga aire acondicionado

Los síntomas que nos dicen que el circuito de gas del aire acondicionado debe ser recargado con el gas que le corresponda son los siguientes:

  • El ventilador del aire acondicionado funciona, pero no echa aire frío, aquí podemos sospechar ya que tenemos un problema en el circuito del aire acondicionado, pudiendo tener alguna avería eléctrica o avería de falta de gas en el circuito. En este caso se puede deber a que el circuito de gas tenga alguna pérdida y se haya quedado sin el suficiente como para realizar el ciclo completo, debiendo acudir al taller para su diagnóstico.
  • Si el ventilador echa aire pero no es frío, puede ser que no tengamos un problema de falta de gas, sino que el compresor no funcione por un problema eléctrico, bien tenga la bobina del embrague mal o un problema en la instalación.
  • Otra causa que provoca que el compresor no funcione es la falta de gas, lo que va a producir que no se produzca presión en el circuito y el presostato que hace que el compresor arranque, haga que no funcione. En este caso puede ser que le falte un poco de gas al circuito y con una simple recarga todo se solucione.
  • El aire no sale lo suficientemente frío a máxima potencia y no llega al nivel que deseamos, con lo cual podemos pensar que tenemos una fuga de gas en el sistema, debiendo acudir al taller y posiblemente haya una fuga en el circuito de gas, debiendo ser reparada antes de la recarga de gas.

Cuando notamos alguno de estos síntomas, lo mejor es acudir al taller para que el circuito sea diagnosticado y poder saber el porqué de no enfriar o enfriar poco el aire acondicionado.

El sistema de aire acondicionado tiene un mantenimiento sencillo y sobre todo hay que vigilar y observar los síntomas anteriores. Hay veces que dudamos si la temperatura que sale por los difusores es la correcta, y para salir de dudas tenemos un método para comprobarlo muy sencillo y eficaz.

Cuando dudamos si la temperatura del aire por los difusores es la correcta, colocaremos colgado entre los dos asientos delanteros un termómetro a ser posible de los que se utilizan en exteriores y a continuación marcaremos en el climatizador la temperatura deseada.

Cerramos las puertas y pasados 15 minutos comprobamos la temperatura que marca el termómetro y si corresponde con la que hemos marcado en los mandos, descartaremos que el sistema está mal o tiene un problema. Si después de realizar las comprobaciones seguimos sin tener aire frio, deberemos ir al taller para su reparación o su recarga simplemente.