La gama de este coupé/roadster se enriquece con la llegada de la tracción total al 2.0 TFSI. El propulsor de gasolina 2.0 TFSI de 200 CV que, ha sido elegido tres años consecutivos, 2005, 2006 y 2007, como el mejor "motor del año", estará disponible desde el mes de junio en los concesionarios con la tracción permanente Quattro.

Audi TT TFSI Quattro

Audi TT TFSI Quattro
Autofacil
Autofacil


Y habrá más novedades
La gama Audi TT continúa creciendo. Además de los futuros TTS y TT TDI presentados en el Salón de Ginebra, Audi amplia la familia de este modelo con la llegada a los concesionarios una nueva versión. A partir de junio, el Audi TT 2.0 TFSI también estará disponible con la tracción integral permanente quattro, que transmite sin pérdidas toda la fuerza a la calzada. La transmisión de la fuerza se realiza a través del cambio S tronic, capaz de cambiar de marcha prácticamente sin interrupción de la fuerza motriz.

Para el coupé y el Roadster
La piedra angular de la tracción quattro, el embrague multidisco de accionamiento hidráulico y control electrónico, actúa ahora con mayor rapidez. Esto es posible gracias a un nuevo depósito de presión, que también se utiliza en el TTS. En caso necesario, las fuerzas pueden desviarse de las ruedas delanteras a las traseras al cien por cien en cuestión de milisegundos.

El cuatro cilindros TFSI extrae su potencia de una cilindrada de 1.984 cc. Combina la inyección directa de gasolina FSI desarrollada por Audi con la acción de un turbocompresor: una pareja perfecta. El cuatro válvulas responde de forma espontánea al pedal del acelerador y gira con gran refinamiento. Ya a 1.800 rpm genera 280 Nm de par, valor que se mantiene constante hasta las 5.000 rpm. Entre las 5.100 y las 6.000 rpm se libera la potencia nominal de 200 CV. La velocidad máxima es de 238 km/h (235 km/h en el Roadster); el Coupé acelera de 0 a 100 km/h en 6,2 segundos, mientras que el Roadster apenas requiere dos décimas de segundo más.