BMW experimenta con este prototipo su concepto de coche del futuro. La propuesta que se hace con el GINA son producto del análisis de las exigencias expresadas por los clientes en relación con la estética y las funciones, así como su deseo de expresar su carácter y su estilo de vida.

BMW GINA Light Visionmodel

BMW GINA Light Visionmodel
Autofacil
Autofacil


BMW Group Design con este vehículo genera una discusión, proponiendo un debate básico sobre los criterios que incidirán en el desarrollo de los automóviles del futuro. En ese sentido, el GINA Light Visionmodel se diferencia completamente de un concept-car convencional, que incluye la mayor cantidad posible de elementos que podrían utilizarse posteriormente en un coche fabricado en serie. El GINA Light Visionmodel es, por lo contrario, una expresión de la visión que se puede tener sobre el futuro automovilístico y, además, también es un proyecto de investigación.

Carrocería sin ranuras
Las dinámicas proporciones de este coche son muy típicas de la firma alemana. La forma escultural, aplicada ya en una gran variedad de modelos de la marca, ha sido objeto de un consecuente trabajo de desarrollo que ahora se puede apreciar en el GINA Light Visionmodel. La parte frontal y las partes laterales, incluyendo las puertas, forman una sola unidad de superficies fluidas y sin fugas, no solamente en términos ópticos, sino también estructuralmente.

Con el fin de conseguir este armonioso resultado, fue necesario poner en tela de juicio todas las propuestas del pasado en relación con la configuración de la carrocería de un automóvil y, además, descartar también los materiales utiliza-dos habitualmente. Por esta razón, el GINA Light Visionmodel no dispone de los elementos de la carrocería utilizados normalmente en coches fabricados en serie, tales como faldón frontal, capó, aletas, puertas, pasos de rueda, techo, tapa del maletero y chapa posterior. Estos elementos se sustituyen por una estructura nueva, compuesta de tan sólo algunos pocos elementos. La estruc-tura metálica está cubierta por un tejido especial, sumamente resistente y con extrema capacidad de dilatación.

Capa exterior flexible
La utilización de la capa exterior de material flexible constituye toda una revolución en el sector de la fabricación de automóviles. Esa solución abre posibilidades completamente nuevas, tanto en términos de diseño, como también en lo que se refiere a sistemas de fabricación y a la forma de activar diversas funciones. Diversos elementos de la subestructura son móviles.

Estos elementos, controlados electrohidráulicamente, cambian su posición según las condiciones dinámicas del coche y de acuerdo con la voluntad del conductor, con el fin de modificar la forma de la capa exterior del coche y, así, ampliar el tipo y la cantidad de las funciones del vehículo. El mejor ejemplo de ello son los faros. Los faros no están visibles y se encuentran ocultos bajo una cubierta textil especial mientras no sea necesario iluminar la calzada. Cuando el conductor enciende las luces del coche, cambia la forma de la parte frontal del coche. A ambos lados de la parrilla ovoide doble que distingue a la marca, se abren los recubrimientos a raíz del movimiento que ejecuta la estructura metálica cubierta, por lo que quedan visibles los faros dobles, que constituyen otro distintivo de la marca.

Habitáculo variable
En el habitáculo, las formas y las funciones son variables. Al activar determina-das funciones, el conductor provoca la modificación de diversos elementos específicos del coche. Sus variaciones dependen directamente de las decisiones que toma el conductor. Ello significa que según la situación, se entabla un intenso diálogo entre el conductor y su automóvil.

Si el coche está aparcado, tanto el volante como los instrumentos redondos dispuestos en posición vertical en la consola central (cuentarrevoluciones, velocímetro e indicador del contenido del depósito) se encuentran en una posición de espera definida. En estas condiciones, el acceso al habitáculo es más cómodo. Además, el asiento solamente asume su posición y perfil correctos, cuando el conductor ya ha tomado asiento. Entonces, el apoyaca-bezas, que antes estaba completamente retraído y tocando con el respaldo, se eleva automáticamente hasta una posición previamente ajustada. Al mismo tiempo, el volante se acerca al conductor y el tablero de instrumentos se inclina hasta quedar en la posición ergonómica óptima. La posición ideal de la columna de la dirección y los ajustes del asiento están memorizados en la unidad emisora de señales. Para poner en funcionamiento el motor no hay más que pulsar el botón de Start/Stop.