TT - Al circular por terrenos de montaña

Técnicas TT.Como superar las pendientes

bajada
Técnicas TT.Como superar las pendientes
Autofacil
Autofacil


En un país como el nuestro, con una orografía tan abrupta, es habitual que los caminos, en algún momento, deriven en pronunciadas pendientes que pongan a prueba tanto las capacidades de nuestro vehículo como nuestras aptitudes al volante.

Las pistas de montaña ofrecen la más amplia variedad de situaciones de pura conducción todoterreno.

Caminos llanos, amplios y sencillos pueden convertirse en sendas tortuosas, reviradas y difíciles, en ocasiones deterioradas por las lluvias, los deshielos, los derrumbes o el simple abandono.
La conducción en cuesta no entraña especiales dificultades, pero conviene observar una serie de reglas para avanzar en condiciones de seguridad óptimas.

En general, aplicar el sentido común basta para superar con éxito cualquier eventualidad, pero cada obstáculo merece una detenida observación con objeto de prever posibles complicaciones.

En general, las rampas cuesta arriba y las pendientes cuesta abajo jamás deben atacarse en diagonal, para evitar el riesgo de vuelco.

Cuesta arriba

Para subir una rampa pronunciada, suele ser suficiente con un poco de lanzamiento en segunda y reductora, ya que en primera el coche, aun teniendo mayor potencia, desarrolla una menor velocidad y, por tanto, menor impulso.

Aunque en ocasiones no es cuestión de coger carrerilla, ni de fuerza, sino de simple adherencia. Este problema se ve minimizado en algunos vehículos equipados con bloqueos de diferencial, control de tracción o dispositivos equivalentes.

Subida abortada

Al intentar superar la pendiente, puede darse el caso de que el coche se cale en la rampa. Si esto ocurriera, debes proceder del siguiente modo:

1) Sujeta el coche con el freno de pie.

2) Con el motor parado, engrana marcha atrás (en reductora).

3) Suelta el embrague y después, muy despacio, el freno (el coche queda sujeto por la transmisión).

4) Sin tocar ningún pedal, y manteniendo las ruedas derechas, acciona el arranque (el motor se pone en marcha con facilidad y el coche iniciará el descenso suavemente, retenido por el «freno motor»).

Cuesta abajo

En los descensos, el motor opera a modo de freno. Para aumentar su capacidad de retención es conveniente que pongas la reductora, comprobando que está bien insertada antes de acometer la bajada. Y atención: en ningún caso toques el embrague (liberarías la retención del motor y el coche se embalaría) ni el freno (si las ruedas se bloquean y arrastran, embozando el dibujo, pueden actuar como un patín y provocar la pérdida de control).

Freno de mano

En pendientes fuertes, no te fíes sólo de este dispositivo. Si tienes que bajar del coche, para el motor, inserta primera (cuesta arriba) o marcha atrás (cuesta abajo) y calza las ruedas.

Terreno resbaladizo

En descensos muy pronunciados, el exceso de retención puede hacer que el coche derrape y tienda a cruzarse. En esta circunstancia el vehículo podría llegar a volcar. No debes tocar el freno (acentuaría la cruzada); al contrario, conviene que aceleres ligeramente para que el coche recobre su trayectoria.

Las frenadas en terrenos deslizantes pueden bloquear las ruedas, convirtiendo el vehículo en una masa ingobernable.

Qué debe llevar tu todoterreno

Cuando el vehículo no pueda avanzar por sus medios, es el momento de recurrir al equipo extra.

Rescate: No pueden faltar planchas, gato elevado, eslingas, grilletes, pico y pala. Por supuesto, el cabrestante es el aliado perfecto.

Neumáticos: Por lo menos que sean mixtos y, si es posible, reforzados y con las presiones altas para aguantar los embates de las piedras. Es conveniente que lleves cadenas de nieve

. … y qué debes llevar tú

Si circulas por terreno de montaña, prepárate para el frío.

Ropa: De abrigo, con una manta térmica por si hay que hacer noche y, sobre todo, unos guantes de trabajo; la seguridad es primordial.

Equipo: Lo principal es que cuentes con agua y alimento, cerillas, botiquín y que garantices las comunicaciones con una emisora o un teléfono móvil.

Qué le puede pasar a tu coche

Un error de conducción en una cuesta puede salir caro

El embrague

Si abusas de este elemento al subir una cuesta terminarás quemándolo. El característico olor a pescado avisa del sufrimiento del embrague. Siempre que afontes una pendiente fuerte, es preferible engranar la reductora.

Los palieres

Si al pasar una cresta, alguna rueda está en el aire girando y repentinamente entra en contacto con el suelo, corres el riesgo de romper un palier.

Golpeos del motor

En fuertes inclinaciones y cuando el vehículo ha cogido inercia, la masa del motor puede hacer que éste se desplace y golpee elementos cercanos, como el intercooler, el radiador o el ventilador.

Silentblocks

Estos elementos, que soportan el motor, están diseñados para trabajar en horizontal. Por eso, cuando el vehículo se aleja de esta posición, se pueden dañar y permitir que el motor se desplace.

Gripaje del motor

En fuertes inclinaciones es probable que se descebe la bomba de aceite, con lo que éste no llega a todas las partes del motor. La falta de lubricación aumenta considerablemente las posibilidades de gripaje.

La tránsfer

Al pasar una cresta es posible que arrastres la caja tránsfer, generalmente el elemento mecánico más expuesto, y la golpees con alguna piedra.

La «croqueta»

Un vuelco es lo peor que te puede suceder al afrontar una subida o bajada. En el mejor de los casos, no habrá daños personales y se saldará con una inversión en chapa y pintura.

Quién lo paga

La garantía del fabricante no se hará cargo de la reparación de averías provenientes de un impacto. De lo único que pueden hacerse cargo es de la sustitución del primer embrague.

Algunas aseguradoras, que en función de la póliza suscrita, se harán cargo de la reparación, ofrecen sus servicios de asistencia fuera del asfalto (según el tipo de póliza suscrita), como es el caso de Mapfre, Groupama, Génesis, Royal o Allianz. Otras, como Liberty, Click o Direct Seguros, subvencionan parte del importe del rescate del vehículo con 300, 150 y 1.000-uros, respectivamente.

Cuánto cuesta arreglarlo*

Tomamos como ejempo tres de los modelos de más difusión en nuestro mercado

BMW X3

BMW

Culata 656 –
Intercooler 218 –
Radiador 266 –
Ventilador 446 –
Palieres 506 –
Embrague 369 –
Caja Tránsfer 1.482 –
Carrocería** 2.146 –
* No incluye la mano de obra. ** Incluye paragolpes delantero, capó, parabrisas, techo y aleta (fuente: Eurotax Repair Estimate).

Nissan Terrano

img_4328

Culata 985 –
Intercooler 1.373 –
Radiador 319 –
Ventilador 368 –
Palieres 595 –
Embrague 303 –
Caja tránsfer 476 –
Carrocería** 1.804 –
* No incluye la mano de obra. ** Incluye paragolpes delantero, capó, parabrisas, techo y aleta (fuente: Eurotax Repair Estimate).

Toyota Land Cruiser

mitsubishi_montero_vs_toyota_land_cruiser_10

Culata 985 –
Intercooler 743 –
Radiador 379 –
Ventilador 298 –
Palieres 119 –
Embrague 580 –
Caja tránsfer 921 –
Carrocería** 2.166 –
* No incluye la mano de obra. ** Incluye paragolpes delantero, capó, parabrisas, techo y aleta (fuente: Eurotax Repair Estimate).
068

Galería de fotos