Llegan los nuevos radares autónomos. Y multan cinco veces más que los móviles de la DGT

Autofácil
Autofácil
España podría empezar a utilizar los nuevos radares autónomos que en Francia ya funcionan, y que son más eficaces que los radares móviles.

Los radares de velocidad autónomos son un tipo de radar que funciona mediante baterías. Su particularidad es que no está pensado para ser instalado de forma fija en un sitio, sino para moverlo de un punto a otro.

Precisamente, esto último es el punto fuerte de estos nuevos radares de velocidad, que pueden cambiarse de ubicación con facilidad y ponerse en funcionamiento en menos de 30 minutos.

En Francia, y otros países de la Unión Europea, estos radares semifijos son muy utilizados debido a su eficacia, y todo parece indicar que, en breve, podrían sumarse al amplio catálogo de radares de la DGT en España. ¿El motivo? Que, según algunas estimaciones, son capaces de multar hasta cinco veces más que los radares móviles de la Dirección General Tráfico (DGT).

radares invisibles DGT competencias de tráfico
Radar móvil Velolaser de la DGT

Cómo son los radares autónomos

Los radares de velocidad autónomos tienen una estructura con ruedas para facilitar su traslado de un punto a otro; según aseguran algunas fuentes, podrían llegar a controlarse a distancia para desplazarlos sin necesidad de ser remolcados, aunque se trata de una función que todavía está en fase de pruebas. Eso sí, estos radares tienen unas considerables dimensiones de 2,80 x 1,40 x 1,59 metros y un elevado peso de 1.300 kg.

En lo que se refiere a la tecnología empleada en estos radares de velocidad, se trata de la LIDAR (Laser Imaging Detection and Ranging o Light Amplification by Stimulated Emission of Radiation), que es un sistema de medición y detección de objetos mediante láser. De esta forma, los radares autónomos son capaces de controlar varios carriles a la vez en ambos sentidos y con un rango de actuación de 75 metros.

Además, estos radares de velocidad distinguen entre los diferentes tipos de vehículos: furgonetas, camiones, motocicletas… y sus limitaciones de velocidad en cada vía (por ejemplo, la velocidad máxima para las furgonetas en autovía y autopista es de 90 km/h). A todo esto se suma que el margen de error de los radares autónomos es muy bajo, y que para transmitir los datos que registran estos radares de velocidad emplean la conexión Wifi que tienen incorporada por lo que se hace de manera inmediata.

En Francia, han triunfado

Los radares de velocidad autónomos están muy extendidos en Francia debido a su gran poder sancionador: cada uno de estos radares de velocidad registra una media de 14.000 multas al año (en 2021, en total emitieron 4 millones de multas en todo el país vecino); es decir, casi el triple de las que interpone un radar fijo y cinco veces más de las de un radar móvil.

Precisamente, debido la eficacia de estos radares autónomos, en 2024, Francia se plantea adquirir 200 radares más de este tipo para llegar a los 800, según el portal especializado en información sobre radares, radars-auto.com.

radares-autonomos
Pinterest Pinterest

Las ubicaciones de los radares autónomos en Francia normalmente son:

  • En las carreteras con obras para que los trabajadores tengan más seguridad.
  • En las zonas peligrosas para reforzar otros controles de velocidad con radares fijos, móviles…
  • Aunque, según el Gobierno francés, podemos encontrarnos con radares autónomos en cualquier otro punto en el que sea necesario.

¿Se espera que lleguen a España?

Por ahora, no está prevista la incorporación de los radares de velocidad autónomos en España, aunque tampoco es de extrañar que la Dirección General de Tráfico (DGT) valorara añadirlos a su catálogo de radares; sobre todo, al comprobar el éxito que están teniendo en Francia.

En España, los radares de la DGT son los siguientes: en total, hay instalados 780 radares de velocidad fijos (92 son de tramoque pertenecen a la Dirección General de Tráfico (DGT). Además, este organismo también cuenta con radares móviles que la Agrupación de Tráfico de la Guardia Civil utiliza de manera habitual en sus vehículos y en los 13 helicópteros Pegasus y que son 545.