Radares de ruido: Europa quiere acabar con la contaminación acústica

radartripode1 1
Radares de ruido: Europa quiere acabar con la contaminación acústica
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz


Un nuevo tipo de radar llega a las ciudades y carreteras europeas para acompañar a los radares de velocidad y a las estaciones que controlan los niveles de contaminación. Se trata de los radares de ruido y ya han comenzado a funcionar en fase de pruebas.

Los ciclomotores de dos tiempos y 49 centímetros cúbicos son sonoros escapes, a menudo no homologados para circular legalmente con ellos, prácticamente han desaparecido de nuestras ciudades y, gracias a ello, se ha reducido notablemente el ruido en las calles, pero no se ha eliminado por completo. Y es que, cualquier vehículo que no sea eléctrico -o híbrido funcionando en modo eléctrico- produce ruido y esta es otra forma de contaminación, en este caso acústica.

Bien es cierto que un coche equipado con un motor de gasolina de baja cilindrada y potencia no contamina tanto acústicamente como un supercar dotado con un motor V12 de aspiración natural, y está claro que, en las ciudades europeas, hay muchos más vehículos del primer tipo. La Unión Europea, sin embargo, se ha propuesto reducir los niveles de ruido sin tener en cuenta las excepciones y, para ello, está estudiando poner en marcha un nuevo tipo de radar, el de ruido.

De momento, solo funcionan en fase de pruebas

Escape sonido

Según la publicación alemana Auto Motor und Sport ya han empezado a funcionar en fase de pruebas en algunas ciudades europeas, pero pronto podrían operar con normalidad junto al resto de radares, incluidos los nuevos radares en cascada. Y es que está previsto que las primeras normativas para reducir el ruido en la Unión Europea lleguen a lo largo de los próximos meses, si bien algunos países, como Suiza, ya se han adelantado y han aprobado sus propias medidas para luchar contra la contaminación acústica.

Akrapovic Abarth

Hasta entonces, no está regulado por la ley el uso de estos medidores de ruido, por lo que tampoco se pueden utilizar para multar. Si empiezan a funcionar, incluirán una cámara para tomar la fotografía del vehículo infractor y sancionar a su propietario, por lo que puede ser el fin de esos escapes rectos y artesanales que se quitan para pasar la ITV y se vuelven a poner poco después. Los conductores de vehículos eléctricos, eso sí, pueden estar tranquilos.