Países de aventura en 4x4

Ecuador: La mitad del Mundo

rutaecuador019
Ecuador: La mitad del Mundo
Marian Ocana
Marian Ocana
El pequeño territorio ecuatoriano se nos presenta como un ser humano donde su columna dorsal cobra forma con la excepcional cordillera de los Andes y su inquietante legión de volcanes. Sus dos pulmones se encuentran representados en Oriente, con la Amazonía, misteriosa y profunda, y en Occidente, con su costa tropical, cálida y exuberante. Su alma, lejana pero accesible, descansa en las prodigiosas Islas Galápagos, donde los animales que nos encontramos por tierra y mar la convierten en un destino único.


Jungla, montaña, costa tropical, islas de ensueño… la variedad de ecosistemas que se reúnen en Ecuador la convierten en un auténtico paraíso para los amantes del 4×4, que ven cómo pueden pasar de un entorno a otro en pocos kilómetros.

ruta ecuador 001Es el país más pequeño del Sur de América, lo que nos proporciona cierta ventaja a la hora de avanzar por su territorio. A través de un zigzagueante y solitario camino que nos aleja de la frontera peruana, alcanzamos Loja, una de sus más bellas villas. Reconocida con un doble galardón en los albores del siglo XXI, fue nombrada Patrimonio de la Humanidad por la Unesco y como una de las ciudades más ecológicas y limpias del mundo. El año 1880 se convirtió en sinónimo de destrucción por un demoledor temblor, pero sus ciudadanos resurgieron de sus propias cenizas. La Plaza de San Sebastián evoca la historia de lo que ha sido y es esta bella ciudad.

Seguimos ascendiendo por la compacta columna vertebral ecuatoriana a través de sus robustas montañas, que nos van mostrando la dura vida rural. En Saraguro hacemos un alto. Este pequeño pueblo colonial tiene una población, mayoritariamente indígena, en la que se encuentra el grupo andino más al sur de todo el país: los quichuas de la sierra, descendientes de los incas. Hombres y mujeres siguen conservando sus señas de identidad no sólo en sus rasgos, también en su vestimenta tradicional, que adoptaron durante la época colonial.

En nuestro camino a Cuenca por los Andes, continuamos sorteando una sucesión de curvas interminables con numerosos boquetes inesperados que ponen de relieve el deterioro de la carretera andina. Las prominentes colinas tapizadas de un penetrante verdor albergan campos de cultivo que pequeñas granjas de campesinos trabajan y que nos permiten alejarnos del camino principal para descansar tras las agotadoras jornadas de volantazos debido al pronunciado y sinuoso recorrido.

La ciudad de Cuenca fue declarada Patrimonio Cultural de la Humanidad por la UNESCO en 1999 gracias a su impresionante casco histórico colonial. Nos dejamos llevar sin rumbo fijo por sus adoquinadas calles y vamos descubriendo sus numerosas iglesias, mansiones con balconadas y pórticos de los siglos XVI y XVII y plazas que ponen de manifiesto el esmero de los ecuatorianos por preservarlo.

Vértebra a vértebra, seguimos ascendiendo. Pero la lluvia y el viento nos convierten esta etapa en una lucha contra los elementos, sobre todo cuando intentamos recorrer los restos incaicos más importantes de Ecuador, a 3.160 metros de altitud. No nos hemos alejado mucho de Cuenca y su memoria histórica más ancestral cobra forma en las ruinas de Ingapirca, «muro de piedra inca». La tormenta se recrudece, aunque deja indiferentes a las llamas que pastan entre las ruinas. El Templo del Sol de Ingapirca, un importante centro religioso y administrativo en tiempos preincaicos, está escrupulosamente fortificado. El volcán nevado en activo más alto del mundo es el Cotopaxi (5.897 metros) y también el segundo más alto del país después del Chimborazo (6.310). Ellos ostentan el escalafón más alto en la jerarquía volcánica que integra su bífida espina dorsal.

El río Pastaza divide Oriente en dos. La mayor parte de las carreteras del Sur está sin asfaltar y sujeta a desprendimientos durante la estación de las lluvias entre junio y agosto. Pero las mejores épocas para recorrerlas son a finales de agosto y de diciembre a febrero.

La red de carreteras del norte de Oriente y sus conexiones con la capital son mucho mejores. En las tierras bajas de la cuenca del Amazonas existen vastas extensiones de jungla, una maraña de selva tropical casi impenetrable. Caminata y trayectos en piragua pueden adentrarnos por este universo tropical donde la jungla, la historia natural, la ecología y las tribus indígenas son sus protagonistas de excepción. Las principales poblaciones provistas de servicios en la región son Macas, Puyo, Baños, Dureno, Tena, Coca y Lago Agrio. El pueblo de Mishahuallí, cerca de Tena, es perfecto para organizar un itinerario por la selva.

La diversidad cultural de la Amazonia esta representada por grupos étnicos como los Secoyas, Huaoranis, Shuaras, Sionas, Cofanes y Quichuas. Su asombroso conocimiento en medicina natural, chamanismo y sus tradiciones misteriosas ponen de manifiesto su íntima relación con el entorno que les rodea. Al entrar en la capital de la nación ecuatoriana, Quito, situada a 2.850 metros sobre el nivel del mar, podemos observarla rodeada por altivos volcanes nevados. Su herencia colonial la convierte en la capital más bella del sur del continente.

ruta ecuador 017Con sólo recorrer 22 kilómetros hacia el Norte, alcanzamos la Mitad del Mundo. Pisamos la línea imaginaria que divide nuestro planeta en Norte y Sur. En la expedición dirigida por el francés Charles de La Condamine participaron los marinos españoles Jorge Juan y Antonio de Ulloa. Por fin España, tras la fiebre devoradora por conquistar y afanar tesoros, comenzó a desarrollar entre los años 1735 y 1808 una actividad expedicionaria potenciada por el Estado, cuyas finalidades iban dirigidas a reunir información sobre disciplinas muy diversas.

Desde Quito descendemos hasta la costa, Guayaquil, capital económica del país y su rival más directa. Es una villa gigantesca, moderna, situada en la desembocadura del río Guayas. La municipalidad realiza grandes avances para hacerla más práctica y humana. Además de una impresionante red viaria periférica y modernos túneles que cruzan las colinas, sus habitantes están muy orgullosos de su Malecón 2.000. Se trata de un reciente e impresionante paseo donde se dan cita sus habitantes para disfrutar de paseos, juegos y charlas. La ciudad, con sus imparables obras de remodelación, comienza a mostrar un saludable aspecto donde mezclan modernidad y recuperación de sus raíces.

En Ecuador, el agua de la costa es templada durante todo el año y a los guayaquileños les gusta nadar en las playas de Salinas y Playas. Pero, si seguimos la costa hacia el norte, las bahías de Manta, Caráquez, San Vicente y Atacames también son lugares perfectos para practicar natación, pesca, surf y submarinismo. Parques Nacionales como Machalilla y Manglares-Churute ofrecen la posibilidad de realizar ecoturismo.

Son muchos los ecuatorianos que tienen a España como su segundo hogar, pero añoran su país y ahora sabemos por qué. Es uno de los más bellos y acogedores del sur de América, lleno de apasionantes sorpresas.

ruta ecuador 010