Control de velocidad de crucero y limitador de velocidad, ¿cuáles son las diferencias?

control de velocidad
Control de velocidad de crucero y limitador de velocidad, ¿cuáles son las diferencias?
Juan Pedro Mateos-Aparicio
Juan Pedro Mateos-Aparicio

Ambos sistemas tienen la misión controlar la velocidad a la que circula un coche, pero lo hacen de forma distinta.


Se considera seguridad activa a aquellos componentes de un vehículo que le dan más estabilidad, reducen el riesgo de tener un accidente y previenen continuamente que el accidente se produzca. Unos de los sistemas de seguridad activa que incorporan, entre otros, los vehículos en la actualidad son los denominados limitador de velocidad y sistema de control de velocidad de crucero.

¿Cómo funciona el limitador de velocidad?

control de velocidad

El limitador de velocidad actúa cuando el conductor rebasa el límite que ha fijado en el sistema. El funcionamiento de este sistema es sencillo, ya que, el conductor se encarga de fijar el límite de velocidad que no quiere sobrepasar con su automóvil a través de una palanca situada junto a la de las intermitencias o en otros casos en los mandos del volante multifunción.

No hay que olvidar que el limitador es un sistema que se puede activar o desactivar de forma manual o automática, pisando a fondo el pedal del acelerador para un adelantamiento, desconectándose el sistema automáticamente.

Los actuales limitadores de velocidad son electrónicos y hay dos tipos, siendo los siguientes:

Limitadores de velocidad activos. Son aquellos en los cuales fijamos una velocidad y el vehículo no la va a sobrepasar, actuando en algunos modelos sobre el sistema de frenos o caja de cambios, si es cambio automático, para que el coche no se embale.

Limitadores de velocidad pasivos. En este caso solamente se limitan a avisar mediante señal acústica o visual al conductor que ha sobrepasado la velocidad marcada como límite, pero solamente es a modo informativo y de advertencia, ya que, este sistema si permite al conductor seguir acelerando y aumentar la velocidad.

¿Cómo funciona el control de velocidad de crucero?

Control de velocidad en el volante

En cambio, el sistema de control de velocidad de crucero ayuda a la conducción y mantiene la velocidad del vehículo de una forma totalmente automática, consiguiendo que el conductor no tenga que mantener el pie en el acelerador y así reducir la fatiga en la conducción y hacer que los viajes sean más cómodos.

Incorpora un mando para el control de velocidad, a través del cual seleccionamos la velocidad que queremos fijar para la conducción, pudiendo ir en el volante si es multifunción o en una palanca cercana a la de las intermitencias, que en este caso si puede ir situado como el mando del limitador de velocidad.

Según modelos, el sistema no se puede activar a una velocidad inferior a 30 km/h, pero depende de cada marca y fabricante de vehículo.

Una vez seleccionada la velocidad, la unidad electrónica de gestión del motor se encarga de mantenerla estable tanto en subidas como en bajadas, hasta que el conductor pisa el freno o el embrague, momento en el que se desactiva el sistema o también puede ser desactivado con el propio mando de forma manual.

En modelos de vehículos que incorporan sistemas ADAS (Sistemas Avanzados de Asistencia a la Conducción) y en concreto, aquellos que llevan radar de proximidad o sistema precolisión, el sistema no solo se encarga de controlar la velocidad, sino que también regula la distancia con los coches que nos preceden, denominándose Control de Crucero Adaptativo o ACC (Adaptative Cruise Control).

Control de velocidad de crucero adaptativo

El sistema de Control de Crucero Adaptativo ACC genalmente se incorpora en vehículos con caja de cambios automática porque necesita cambiar de marcha cuando la velocidad se reduce demasiado y de una manera brusca. No obstante, también empieza a extenderse en coches manuales.

Hay que tener en cuenta que el sistema de control de velocidad de crucero mantiene la velocidad del vehículo con más eficacia que si es el conductor el que tiene que mantenerla con el pedal de acelerador como ocurre con el limitador de velocidad.

Aunque la diferencia de ambos sistemas son varias, en ambos casos evitan superar los limites de velocidad, con el consiguiente peligro que eso supone y también librarnos de una multa por exceso de velocidad.