Cómo son los neumáticos que ayudan a reducir el consumo de los coches

Juan Pedro Mateos-Aparicio
Juan Pedro Mateos-Aparicio
Se estima que los neumáticos son responsables de entre el 15 y el 20% del consumo de un automóvil, por lo que buscar la máxima eficicencia de estos componentes es vital a la hora de intentar reducir los consumos de un coche.


La definición del neumático impacta directamente las prestaciones del vehículo en la estabilidad en las curvas, la distancia de frenado, el confort vibratorio, la emisión de vibraciones acústicas, la duración de vida del neumático… y estas prestaciones son muchas veces contrarias a un neumático de alto rendimiento energético. Se está produciendo actualmente una gran evolución técnica en los neumáticos.
El fabricante Michelin parece ser el más adelantado, y propone actualmente una gama de neumáticos que reducen el consumo, manteniendo el resto de prestaciones. Estos nuevos neumáticos pueden reducir el consumo entre 4 y 7 gramos CO2 por kilometro respecto a neumáticos clásicos.

Las cubiertas de bajo rozamiento pueden reducir el consumo de un automóvil hasta medio litro cada 100 kilómetros, lo que equivale a un ahorro anual superior a 100 euros.

La aplicación de compuestos especiales en la banda de rodadura, es decir, en la parte del neumático que permanece en contacto con el piso, reduce la fricción y la energía que precisa el coche para desplazarse; Así se exige menos al motor y el consumo disminuye.

Pero la cubierta debe mantener siempre un rozamiento mínimo que proporcione una seguridad de circulación y una respuesta adecuada ante los imprevistos: frenadas de emergencia, volantazos para esquivar un obstáculo, etc. A modo de referencia, la interacción del caucho y el cemento seco aporta un coeficiente de rozamiento con un valor de 1, mientras que el de un esquí encerado sobre la nieve se queda en un valor de 0,1.

  • neumaticos ecologicosLas cubiertas de bajo rozamiento de Michelin se llaman Energy Saver y se venden desde 75 euros. Valen para llantas de 14 a 16 pulgadas y tienen anchuras de 165 a 205 mm.

  • Las de Continental se identifican con la denominación ContiecoContact y están disponibles a partir de 73 euros, para llantas de 14 a 19 pulgadas y anchuras de 165 a 235 mm.

  • Dunlop comercializa los SP Sport BluResponse, con precios desde 71 euros y compatibles con llantas de 14 a 17 pulgadas y medidas de 185 a 215 mm.

  • Pirelli, por su parte, ofrece dos modelos: Cinturato P1, desde 70 euros (llantas de 14 a 16 pulgadas y anchuras de 155 a 205mm), y Cinturato P7, a partir de 108 euros (de 16 a 18 pulgadas, y de 205 a 275mm).

  • Y Goodyear sube a tres: EfficientGrip Compact (desde 53 euros; llantas de 13 a 15 pulgadas y anchuras de 145 a 195 mm), Performance (desde 71 euros; de 14 a 18 pulgadas y de 185 a 225 mm) y SUV (desde 135 euros; de 16 a 19 pulgadas y de 215 a 235 mm).

  • Entre los modelos más asequibles destacan los Bridgestone Ecopia, con tarifas desde 53 euros (14 a 17 pulgadas, y 175 a 225mm), y los Kumho Ecowing, desde 40 euros (14 a 16 pulgadas, y 155 a 215 mm).

Los neumáticos ecológicos se distinguen de los convencionales en que están fabricados con materiales naturales. Algunos fabricantes ya los ofrecen y otros aún están experimentando para lanzarlos al mercado en breve, dada la demanda que están teniendo.

Así, en vez de usar el isopreno, un derivado del petróleo, como base de fabricación, los neumáticos ecológicos emplean sustancias naturales. Uno de estos materiales ecológicos es el biolsopreno. Se trata de un microorganismo que está modificado genéticamente.

También se trabaja con algas con el objetivo de que puedan sustituir a la sílice, un componente de refuerzo de las ruedas tradicionales. Este tipo de goma y el propio diseño de la huella de los neumáticos ecológicos hacen que su resistencia a la rodadura sea más baja que otra clase de ruedas, con lo que se desgastan menos y su vida útil sea mucho más larga, de unos 45.000 kilómetros, aproximadamente, frente a las 30.000 o 40.000 kilómetros de unas ruedas convencionales. Con esto, se compensa el hecho de que los neumáticos ecológicos sean más caros, oscilando su precio entre los 70 y los 125 euros.

Como podemos imaginar por sus características, los neumáticos ecológicos tienen como beneficio básico el hecho de que son menos perjudiciales para el medioambiente. El primer motivo lo encontramos en sus componentes que son naturales y no derivan del petróleo.

Además, el hecho de que su resistencia a la rodadura sea más baja que la de las ruedas tradicionales repercute en que emitamos menos dióxido de carbono a la atmósfera cuando nos desplacemos con nuestro vehículo.

Esta característica contribuye también a generar un ahorro del combustible que necesitamos de una media de 6 euros por cada 1.000 kilómetros.