De cuatro a nueve años de cárcel

El Congreso acuerda endurecer las penas por atropello imprudente

accidenteguardiacivil
El Congreso acuerda endurecer las penas por atropello imprudente
Álvaro Ruiz
Álvaro Ruiz
El Congreso de los Diputados ha llegado a un principio de acuerdo para elevar de cuatro a nueve años las penas a los conductores en caso de homicidio por atropello imprudente. La reforma podría aprobarse a lo largo de las próximas semanas.


El Congreso de los Diputados podría aprobar una reforma del Código Penal para endurecer las penas en caso de homicidio por atropello imprudente. Esta cámara ya ha llegado a un principio de acuerdo, por lo que, de aprobarse la reforma, los conductores culpables de homicidio imprudente tendrán que enfrentarse a nueve años de prisión, en lugar de los cuatro años que se aplican actualmente.

AccidenteLa reforma también serviría para acabar con la interpretación del juez y calificar como imprudencia grave todos los delitos al volante cometidos por exceso de velocidad, por consumo de estupefacientes y por consumo de drogas. De esta forma se garantiza una mayor sanción -nueve años- para las conductas especialmente graves con resultado de muerte. Así lo recoge Europa Press tras acceder al borrador presentado en el Congreso que, previsiblemente, contará con el apoyo de la mayoría de grupos parlamentarios a la hora de aprobarse.

Penas más duras en caso de fuga o varios afectados

Accidente tráficoCon la reforma también se plantea la posibilidad de incrementar la pena si hay más de una persona afectada por la conducta grave del conductor que lleve a cabo el delito. En este caso también aumentarían las penas de retirada de carné, mientras que, si el conductor se da a la fuga, se enfrentará al nuevo delito de abandono del lugar del accidente. En el último caso, y según apunta Europa Press de acuerdo al borrador del Congreso, se pretende sancionar “la maldad intrínseca en el abandono de quien sabe que deja atrás a alguien que pudiera estar lesionado o incluso fallecido”. En este caso, la pena sería de entre seis meses y cuatro años de cárcel, además de la retirada del carné de conductor entre uno y cuatro años.