Conducir con mal tiempo

Cómo mejorar la visibilidad en invierno

visibilidadinvierno
Cómo mejorar la visibilidad en invierno
Autofácil
Autofácil
Durante estos meses, la falta de luz, la lluvia, la niebla y la nieve impiden ver muchos obstáculos a tiempo para evitarlos. El 42% de los accidentes con víctimas mortales se producen en situaciones de baja visibilidad.



Por ello, en estos meses hay que extremar las precauciones al volante y tener el coche a punto -sobre todo las escobillas, las lámparas, el parabrisas sin defectos…- con el objetivo de disponer de la máxima visibilidad, ya que un 18,4% de los siniestros se producen con lluvia, niebla, granizo y nieve… Recuerda que una buena visibilidad puede evitarte un buen susto.

6 trucos para tener buena visibilidad

Para garantizar una buena visibilidad basta con seguir algunos consejos útiles, que además de eficaces no te costarán dinero alguno:

  1. vaho en interior parabrisasLimpiaparabrisas gratis y eficaz.
    Si no quieres comprar líquido limpiaparabrisas -en gasolineras se venden por unos 5 -/5l-, rellena su depósito -situado en el vano motor- con tres litros de agua, medio vaso de alcohol y cinco gotas de lavavajillas -otra opción es llenar aproximadamente la quinta parte del depósito con limpiacristales para el hogar y rellenar el resto con agua-.

  2. Adiós al vaho.
    Para impedir su aparición en el parabrisas, frota el interior de los cristales cada semana con media patata. Es el mejor truco casero, aunque deja un leve olor…

  3. Escobillas como nuevas.
    Pasa un paño con alcohol por el canto de goma de las escobillas cada tres o cuatro meses. Eliminarás su suciedad y ablandarás la goma, mejorando su eficacia.

  4. No fumes en el coche.
    Si lo haces, es más fácil que se empañen los cristales, ya que el hollín del humo que se acumula en ellos retiene el vaho -para evitarlo tendrás que limpiar los cristales cada semana-.

  5. Acaba rápido con el vaho.
    Para ello, activa el aire acondicionado -a una temperatura elevada, más de 22º-, y selecciona la posición de desempañamiento -para que la corriente de aire incida sobre el cristal delantero-. Este aire es seco… y eliminará, en un minuto, el vaho acumulado en los cristales.

  6. Mejora la luz de los faros.
    El barro y la suciedad acumulados en los cristales reducen la intensidad de luz hasta en un 30% y, además, hace que las lámparas se calienten más, acortando su vida útil -cámbialas cada cuatro años-. Si tu coche tiene xenón, cambia sus lámparas si percibes que el tono se vuelve azulado -a partir de los cinco años-.

Cómo conducir con baja visibilidad

Si a pesar de todo tienes que conducir en situaciones de baja visibilidad, ten en cuenta estas técnicas:

  1. Si hay niebla densa. Reduce la velocidad, aumenta la distancia de seguridad con el vehículo que te precede y enciende los antiniebla -jamás uses las largas porque se reflejan en la niebla y verás mucho peor-. Para orientarte, fíjate en las líneas del margen derecho de la carretera.

  2. Si llueve con intensidad. Disminuye la velocidad y enciende las luces -sólo las cortas, con las largas y los antiniebls verás peor- para que otros conductores te vean mejor. Ojo al aquaplanning -ocurre cuando hay tanta agua en la carretera que las ruedas no pueden evacuarla; el coche flota sobre ella… y puedes perder el control del vehículo-. Evítalo reduciendo la velocidad y circulando por el carril con más tráfico -estará más seco-; si te ocurre, mantén recto el volante y no frenes ni aceleres… simplemente, espera a que el coche recupere el agarre.

  3. retrovisor exterior en inviernoSi nieva copiosamente. Reduce la velocidad al mínimo -a 10-20 km/h- y pon el limpiaparabrisas a la máxima velocidad -para quitar la nieve antes de que se condense-. Si la nieve está empezando a cuajar y es virgen, la ‘puedes pisar’ sin problema… pero, eso sí, siempre con mucha suavidad: no aceleres bruscamente, frena con mucho cuidado y gira el volante despacio. Si la nieve está dura, es mejor que circules por las roderas -también con la máxima suavidad posible-.

  4. Y si debes parar… Primero, mantén la calma y, si es posible, para en un arcén amplio para no obstaculizar el paso de otros coches. Indica tu posición con las luces de emergencia. Luego, ponte el chaleco reflectante, coloca los triángulos de emergencia y llama al 112 para explicar tu problema y pedir ayuda.