Para asentar las bases del uso de los sistemas inteligentes de transporte

España se une al proyecto europeo C-ROADS

coche conectado 1
España se une al proyecto europeo C-ROADS
Antonio Moraleja
Antonio Moraleja
España ha confirmado su incorporación al proyecto europeo C-Roads (Carreteras conectadas), que pretende asentar las bases del uso de los sistemas inteligentes de transporte cooperativo y sistemas de conducción autónoma.


C-Roads (Carreteras conectadas) es un proyecto impulsado y cofinanciado por la Unión Europea con el que se pretende asentar las bases del uso de los sistemas inteligentes de transporte cooperativos y sistemas de conducción autónoma, incluyendo el vehículo autónomo, y garantizar la interoperabilidad de estos sistemas a lo largo de toda Europa, con el objetivo final de mejorar la seguridad vial.

España junto con Dinamarca, Finlandia, Hungría, Italia, Noruega, Portugal y Suecia, son los nuevos países que se adhieren a la plataforma C-Roads de la que ya formaban parte de la misma Bélgica, República Checa, Francia, Alemania, Holanda, Eslovenia y Reino Unido.»España se une a iniciativas en torno a la conectividad y conducción autónoma que son clave para hacer nuestras carreteras más seguras, el tráfico más eficiente y reducir las emisiones nocivas del transporte», explica la subdirectora adjunta de Operaciones y Movilidad de la Dirección General de Tráfico, Ana Blanco.

El proyecto C-Roads Spain incluye el despliegue de sistemas inteligentes de transporte en cinco proyectos piloto a lo largo de toda la geografía española: Galicia, Madrid, las costas Cantábrica y Mediterránea y el proyecto DGT 3.0 que abarca todo el territorio español. España se vincula así a la iniciativa de sistemas de transporte inteligente cooperativo con el objetivo de garantizar el despliegue de estos sistemas en toda Europa y para ofrecer servicios a los viajeros y transporte de mercancías.Transporte cooperativo Europa

En los programas piloto se testará desde un primer momento servicios de alerta a los conductores sobre los riesgos potenciales que se pueden encontrar en las carreteras como obras en la vía, vehículo parado, condiciones meteorológicas adversa… para posteriormente evaluar la eficacia de estos servicios. El presupuesto del proyecto asciende a 17,9 millones de Euros y cuenta con un 50% de financiación por parte de la Unión Europea.