Los aparatos secretos de la ITV

Los aparatos secretos de la ITV
Álvaro Sauras
Álvaro Sauras
Al superar la ITV, tu coche pasa por una serie de máquinas que miden parámetros desconocidos. ¿Cómo funcionan, qué detectan y qué impacto tienen en el veredicto?

La Inspección Técnica de Vehículos o ITV es un proceso periódico que preocupa a muchos conductores. Parte del temor surge del desconocimiento de lo que ocurre durante la inspección, del propósito de las máquinas por las que vamos pasando, de su funcionamiento, de los parámetros que miden y de cómo el inspector interpreta esos parámetros para decidir si el resultado de la inspección es positivo.

A continuación, vamos a repasar los ‘instrumentos de tortura’ de las ITV para explicarte lo que hace cada uno de ellos, además de proporcionarte pista sobre los síntomas que, al volante, pueden hacerte sospechar de que algo va mal y va a ser detectado durante tu paso por la línea de ITV.

Cuál es la documentación necesaria para pasar la ITV

¿Cuál es la multa por tener la ITV caducada o por no pasar la ITV?

1.- Regloscopio

regloscopio ITV

Qué es: Es un aparato que sirve para comprobar que el haz de luz de las luces de cruce (también llamadas luces cortas) está correctamente ajustado (tanto en dirección como en altura).

Cómo funciona: El regloscopio se debe colocar en frente de cada faro, con su centro aproximadamente alineado con el centro de la lámpara de la luz de cruce. En la parte delantera del regloscopio hay una lente que coge la luz proyectada por el faro y modifica su trayectoria para que todos los rayos se propaguen aproximadamente paralelos. Esa luz se proyecta en la parte trasera del regloscopio, que básicamente es una superficie blanca y lisa en la que hay dibujada una línea que marca la altura máxima permisible del haz (la denominada ‘línea de corte’).

Qué mide: La altura a la que se sitúa la línea de corte de cada faro a una distancia de unos 30 metros del coche. Si esa línea está muy alta, significa que vas a deslumbrar a otros conductores con la luz de cruce. Si está muy baja, significa que tu luz de corte apenas va a tener alcance. Sin embargo, no se miden parámetros como la cantidad de luz emitida por el faro o la forma exacta de la línea de corte.

Tendrás un problema si… Las líneas de corte de tus faros están a diferente altura, otros conductores suelen darte largas, tienes la impresión de que tus luces cortas alumbran muy poco o tus faros están tan amarillentos que apenas emiten luz.

2.- Frenómetro

frenómetro

Qué es: Consiste en un banco con rodillos que es capaz de detectar la fuerza de frenado que tu sistema de frenos aplica a cada una de las cuatro ruedas. Dado que la distancia entre ejes de cada coche es diferente, se trabaja con cada eje de manera independiente. Al entrar en el frenómetro notarás como el coche cae en un pequeño hoyo. Además, salir de los rodillos requiere trepar sobre ellos como si fueran un bordillo, de manera que, cuando el inspector te lo indique, tendrás que acelerar bastante.


Cómo funciona: Los rodillos del frenómetro están accionados por un motor eléctrico, y el par de frenado se calcula a partir de la medida de la potencia eléctrica que consumen. Esa magnitud se traduce en fuerza de frenado que realiza cada rueda sobre el suelo, y normalmente aparece expresada en la pantalla del aparato como kN, una unidad que se puede traducir grosso modo en cientos de kilos.


Qué mide: Se analizan tres magnitudes: la fuerza máxima que puede realizar cada freno, la asimetría de fuerza entre ruedas (si la de un lado frena más que otro) y la ovalidad de los discos (si los discos están deformados, la fuerza de frenado fluctúa durante cada revolución completa). Se mide también la eficacia del freno de estacionamiento (también conocido como ‘de mano’), siempre que este no sea eléctrico.


Tendrás un problema si… Esta prueba no es muy exigente, y suspenderla es bastante difícil. Podrías estar en apuros si tu coche se desvía al frenar en línea recta, sientes una fuerte vibración en el volante al frenar o el freno de mano está tan destensado que es incapaz de mantener el coche frenado cuando lo aparcas en pendientes pronunciadas. Pero, en cualquiera de estos casos, hazte un favor y resuelve la incidencia en cuanto empiece a suceder, sin esperar a tener que pasar la ITV.

3.- Alineación al paso

Alineador al paso

Qué es: Este aparato analiza la geometría de los trenes directrices (el 99 % de las veces se trata sólo del delantero, pero cada vez hay más modelos que ofrecen dirección a las cuatro ruedas), comprobando si tu coche se desvía a derecha o izquierda mientras avanza en línea recta.

Cómo funciona: Se trata de una placa metálica deslizante que se puede desplazar libremente a derecha o izquierda cuando una de las ruedas del tren directriz pasa sobre ella. Si la geometría del tren delantero es razonablemente buena, la placa apenas debería de moverse.

Qué mide: La placa de alineación proporciona una medida de milímetros de desplazamiento lateral por metro recorrido, aunque normalmente suele traducirse a metros de desviación lateral por kilómetro recorrido, de manera que sea más comprensible para el usuario (ya que esta magnitud viene recogida en el documento que te dan tras pasar superar la ITV). Valores por debajo de los 15 m/km son perfectamente normales, mientras que más de 50 m/km indica que existe algún problema grave. En cualquier caso, no hay un límite para esta medida: es sólo un indicativo para orientar al inspector a la hora de encontrar problemas graves cuando realice la inspección de foso.

Tendrás un problema si… Tienes que realizar cualquier tipo de fuerza para conseguir que tu coche avance en línea recta en una carretera horizontal y sin viento. Eso significa que tu coche no es capaz de avanzar en línea recta sin que uno de tus neumáticos derrape levemente, y es precisamente lo que va a detectar la placa de alineación. Sin embargo, que el volante esté levemente torcido a un lado no suele ser un problema… siempre que el coche no se desvíe a ese lado.

4.- Banco de amortiguadores

suspension completa 1

Qué es: Se trata de unas placas que oscilan verticalmente para simular que se rueda sobre un firme muy bacheado. Ten en cuenta que esta prueba no se realiza en todas las Comunidades Autónomas, de manera que es posible que nunca hayas tenido que superarla.

Cómo funciona: Las placas se mueven arriba y abajo con una amplitud inicial de unos 12 centímetros. La frecuencia y amplitud van decreciendo progresivamente durante la prueba, simulando cada vez baches menos pronunciados y más espaciados.

Qué mide: La amplitud de los movimientos de las ruedas y la rapidez con la que los amortiguadores disipan la energía imprimida por las placas a la suspensión. Además, se comprueba que los amortiguadores del mismo eje ofrecen un rendimiento similar.

Tendrás un problema si… Tus amortiguadores están en muy malas condiciones, hasta el punto de notar que la dirección pierde eficacia sobre firmes bacheados. Esta prueba no es muy exigente, y es recomendable cambiar los amortiguadores MUCHO ANTES de llegar al punto de suspenderla. Por ej., cada 100.000 km.

5.- Placa de holguras

Detector holguras ITV

Qué es: Son unas placas metálicas sobre las que se sitúan las ruedas, y que se pueden desplazar tanto longitudinal como transversalmente alrededor de unos cuatro centímetros. Están montadas a ambos lados del foso, y enrasadas con el suelo. Desde dentro del coche, tendrás la sensación de que ‘zarandean’ el vehículo.

Cómo funciona: El inspector controla las placas desde un mando, y puede hacerlas moverse en cualquier dirección a su voluntad. En las líneas de vehículos ligeros, el movimiento se realiza mediante unos actuadores neumáticos (y bastante ruidosos). En las de vehículos pesados, se utilizan actuadores eléctricos o hidráulicos.

Qué mide: Al moverse, las placas aplican fuerzas similares a las que se experimentan durante la conducción sobre los bujes de las ruedas, los brazos de suspensión y las bieletas de dirección y barras estabilizadoras. Durante este proceso no se realizan mediciones cuantitativas, pero el inspector comprueba que los elementos de unión (rótulas y casquillos) están en buen estado.

Tendrás un problema si… Si tu volante tiene una holgura apreciable (el coche no cambia de dirección al moverlo un poco), escuchas chasquidos al girar la dirección al tope, escuchas ruidos secos al pasar sobre baches o bajar de bordillos, etc.

6.- Opacímetro

Opacimetro

Qué es: Es un tubo que succiona parte de los gases de escape de los vehículos diésel y los hace pasar por una cámara en la que se mide la cantidad partículas visibles (es decir, de humo) que contienen.

Cómo funciona: Un diodo emite una luz en una longitud de onda muy precisa, correspondiente al diámetro de partícula que queremos medir. En frente, otro diodo mide la cantidad de luz recibida. La diferencia entre la luz emitida y recibida se traduce en una medida de opacidad.

Qué mide: La opacidad viene determinada por un coeficiente adimensional representado por la letra K. Existe una relación directa entre el valor de K y el contenido en partículas grandes (más de 10 micras) de los gases de escape, medido en partículas por millón. Valores de K superiores a 2,5 representan un suspenso.

Tendrás un problema si… Gracias a los modernos filtros de partículas, suspender esta prueba es muy difícil. Tendrás problemas si, al acelerar a fondo, tu coche diésel emite cantidades visibles de humo, especialmente si en algún momento ha sido reprogramado (es ilegal).

7.- El foso

Foso ITV

Qué es: Su nombre lo describe muy bien: un agujero bien iluminado que permite inspeccionar la parte inferior del coche con comodidad y seguridad.

Cómo funciona: Una vez colocados los neumáticos sobre las placas de holguras, el inspector desciende al foso por una escalera. Entonces, empleando una linterna, un interfono (de funcionamiento mejorable en casi todos los casos) y el mando de las placas de holguras, comienza la inspección de bajos y suspensiones.

Qué revisa: Primero, se comprueba que no existen holguras en los elementos de la suspensión. Después, se revisa que no existan ‘fugas continuas de líquido’ en el vano motor (en la práctica, que no se detecte ningún goteo durante el rato que el coche pasa sobre el foso). Se revisa también el estado de elementos como los guardapolvos de las juntas homocinéticas y los amortiguadores, así como que estos no tengan fugas de líquido, el desgaste y estado de los neumáticos (no deben presentar abultamientos por dentro o fuera). Finalmente, se chequea la fijación de todos los elementos susceptibles de desprendimiento, desde las tapas del motor y hasta la rueda de repuesto (si va montada en el exterior del vehículo), así como la línea de escape (presencia de todos los elementos, posible perforación del conducto, etc.).

Tendrás un problema si… Si sientes alguno de los síntomas que hemos mencionado en el apartado de las placas de holgura. Si tienes la tapa de los bajos medio desprendida (la has oído rozar alguna vez) o tu escape emite un sonido muy rasgado e intenso.

8.- Analizador de gases

analizador de humos opacimetro 500AH 2019 V2

Qué es: Analiza la composición de los gases de escape de los vehículos de gasolina.

Cómo funciona: Mediante un principio llamado espectroscopía: un diodo emite luz, y unos receptores analizan las longitudes de onda en las que se produce absorción. La longitud de onda determina el compuesto presente, y la reducción en la intensidad de luz recibida se traduce en concentración del compuesto.

Qué mide: Es capaz de detectar dióxido de carbono, oxígeno, monóxido de carbono, compuestos orgánicos volátiles (es decir, gasolina no quemada) y, en algunos casos, concentración de óxidos de nitrógeno.

Tendrás un problema si… Ocurre algo anómalo en la combustión o el catalizador de tu coche. Eso se va a traducir en valores de monóxido de carbono elevados, derivados de una combustión incompleta o un mal funcionamiento del catalizador. Un olor ‘raro’ cuando el coche funciona al ralentí es un síntoma bastante malo de cara a pasar esta prueba. Para minimizar el riesgo de suspender, conviene que el catalizador esté bien caliente… de manera que conduce hacia la ITV usando marchas cortas.

Las pruebas de la ITV y el orden

Aunque las pruebas son similares en todas las ITV, el orden en el que se realizan no tiene por qué ser el mismo. Los aparatos tampoco tienen por qué tener el mismo aspecto. Así, es posible que algunas ITV realicen al principio la prueba de gases, que cuenten con un sistema de placa de holguras que sólo afecte a un eje o que el regloscopio parezca más o menos moderno. De hecho, incluso existen líneas móviles de ITV, que caben en un remolque de un camión.