¿Qué debes hacer si sufres un accidente en cadena?

accidentecadena
¿Qué debes hacer si sufres un accidente en cadena?
Enrique Espinós
Enrique Espinós
Todos sabemos cómo actuar cuando un vehículo golpea a otro por detrás, pero la cosa se complica cuando hay tres o más implicados. Aquí te explicamos lo que tienes que hacer y cómo actuará tu seguro.


En este tipo de situaciones lo primero que debes hacer es rellenar dos partes con quienes han chocado contigo. «Siempre debes hacer un parte -mejor, amistoso- con el conductor del vehículo con el que has chocado; pero también otro distinto con el que te ha dado a ti», explican los abogados consultados para la elaboración de este informe. Revisa también que los partes se han rellenado completa y correctamente y que los datos de los contrarios están bien.

Llama a la policía local -092- o la Guardia Civil -062-. Una vez se presenten, toma nota de quién ha acudido; y de su unidad o destacamento. Te servirá para incorporarlo en el parte de accidente o para comunicárselo a tu aseguradora: si lo haces, tu compañía les solicitará el atestado del accidente.

Acumula y presenta todas las pruebas posibles. Es recomendable que tomes desde fotos del accidente con tu móvil hasta declaraciones de posibles testigos -quédate con sus nombres y forma de contacto-. Todas ellas deberás presentarlas ante tu aseguradora.

Reúne también los informes médicos. Si, en el lugar de los hechos, te atienden los servicios médicos, solicítales el parte de asistencia sanitaria y hazlo también en el hospital si acudes a él, aunque sea días más tarde. Serán imprescindibles para acreditar cualquier posible lesión ante las compañías aseguradoras -lo que te servirá para lograr la indemnización correspondiente- o, incluso, si llegas a juicio con un contrario.

¿Cómo actuará tu seguro?

seguro choque y accidente en cadena

En un choque en cadena siempre existe un primer vehículo -A- que impacta contra otro -B- y, en consecuencia, B choca contra un tercero -C-… que, a su vez, puede continuar la secuencia. Para las aseguradoras, existe una diferencia fundamental: que B esté detenido… o en movimiento.

CASO 1. Si B está detenido -se considera también así si está aparcado o estacionado-, será la aseguradora de A quien deba hacerse cargo de los daños de B, de los de C… y de todos los coches afectados si éstos estaban detenidos.

CASO 2. Si B está en movimiento. El seguro de A pagará los daños exclusivamente de la parte trasera de B -donde causó el impacto- y la compañía de B se hará cargo de los ocasionados en el frontal de su vehículo -si tiene un ‘todo riesgo’-… así como de cualquier daño que cause a C. ¿El porqué de esta actuación? La norma vigente, que contempla que la colisión por alcance entre B y C no se hubiera producido si B hubiera estado guardando la obligatoria distancia de seguridad. «B infringe una norma de Tráfico, de forma que la norma entiende que B ha de cargar con esa parte de culpa», explica Carlos Lluch, director técnico de la correduría Lluch&Juelich.