Su estado ha empeorado desde el último estudio, publicado en 2018

El 10% de las carreteras españolas presenta un estado muy deficiente

firme en mal estado
El 10% de las carreteras españolas presenta un estado muy deficiente
Enrique Espinós
Enrique Espinós

Así lo indica la Asociación Española de la Carretera (AEC), que durante el segundo semestre de 2019 auditó más de 3.000 tramos de las redes de carreteras nacionales. Desde la AEC estiman necesaria una inversión de 7.463 millones de euros para adecuar nuestras carreteras.


Desde 1985, la Asociación Española de la Carretera vigila regularmente el estado de nuestras vías. Y esta asociación acaba de presentar su último informe, titulado «Necesidades de Inversión en Conservación en España 2019-2020» y cuya realización se llevó a cabo en la segunda mitad del año pasado. En concreto, desde la AEC inspeccionaron, a lo largo de 4.000 horas de trabajo, un total de 3.000 tramos de 100 metros de nuestras vías (equivalentes a tres millones de metros cuadrados de pavimiento) 3.000 señales viales, 20.000 elementos de balizamiento o 900 km de marcas víales.

Toda esta investigación ha constatado que, como la AEC ya anunció en la anterior edición de este informe (presentado en 2018), la infraestructura de nuestras carreteras se ha ido deteriorando en los últimos años sin que se haya producido una inversión suficiente para revertir la situación.

La AEC no duda en señalar que «a partir del año 2009» las carreteras españolas ha sido abandonadas «a su suerte, víctima de los sucesivos y reiterados ajustes en los presupuestos públicos». En concreto, indica que «entre 2009 y 2019, los recursos destinados a conservación y seguridad vial se han visto mermados en un 76%». Esta es la principal causa que, de los 100.000 kilómetros de carreteras representados en el informe de esta asociación, hasta «10.000 presenten deterioros graves en más del 50% de la superficie del pavimento», siendo las «roderas, grietas en las rodadas, agrietamientos gruesos, desintegraciones, deformaciones y grietas erráticas los daños más frecuentes».

Este deterioro supone la emisión de 2,45 toneladas extra de CO2 cada año

La investigación de la AEC, que ha tenido lugar tanto en vías de la red de carreteras del Estado como en las pertenecientes a las Comunidades Autónomas y Diputaciones Forales, ha constatado que el deterioro es el factor común en la mayoría de elementos de nuestras vías. Un desgaste que, según la AEC, supone un «impuesto encubierto» a la sociedad en la medida que supone un aumento anual del gasto de combustible en España de 1.000 L, lo que a su vez también implica la emisión de 2,45 toneladas más de CO2 a la atmósfera.

firme por regiones

¿Cómo están nuestras carreteras?

El estudio de la AEC ha diferenciado el grado de conservación del estado de los firmes, de la señalización vertical, de la señalización horizontal, de las barreras de seguridad y del balizamiento. El primer apartado, que determina la Seguridad Vial y la reducción de C02, es el que más «preocupa» a la AEC. Y es que, si para todos los elementos de la vía, la AEC crea un índice de estado (de 300 a 400 puntos, el estado es bueno; de 200 a 300 puntos, aceptable; de 100 a 200 puntos, deficiente; y de 0 a 100 puntos, muy deficiente); el estado del firme en la red de carreteras del Estado alcanza sólo 141 puntos, frente a los aun peores 127 puntos en el caso de las carreteras de las CC.AA. Por territorios, la región con el firme en mejor estado es Extremadura; y aquella con el peor, Aragón.

Algo mejor es el estado de la señalización vertical. Aquella situada en carreteras estatales ‘aprueba’ con una nota de justo 5,0 puntos sobre 10, pero la señalización de las carreteras autonómicas se queda en apenas 4,4 puntos. Mejores calificaciones obtienen las señales horizontales: tras el estudio, aquellas colocadas en carreteras estatales logran 6,2 puntos (la AEC achaca esta buena nota al cambio de señales obligado por la variación de velocidad, en año pasado y en las carreteras secundarias, de 100 km/h a 90 km/h) mientras que las señales en vías autonómicas y de diputaciones forales logran 5,1 puntos.

senalmalestado 1

La mejor nota de este estudio la logra el balizamiento de nuestras carreteras, que registra 7,2 puntos en el caso de las vías estatales y 6,4 puntos en las autonómicas. Todo lo contrario ocurre con las barreras de seguridad: suspenden tanto las situadas en el primer tipo de vía (el estudio les otorga 4,5 puntos) como en las carreteras autonómicas (4,4 puntos).

La AEC estima una inversión de 7.463 millones de euros y valora la tasa por uso

Con este panorama, desde la Asociación Española de la Carretera se estima que nuestras vías requieren una inversión total de 7.463 millones de euros, so pena de seguir deteriorándose si no los recibe pronto. La AEC incluso alerta de que el patrimonio de nuestra red vial, que valora «en 215.000 millones de euros» se deterioraría irremediablemente en los próximos años, pudiendo llegar a sufrir «defectos estructurales» que supondrían una «inversión mucho mayor».

Para hacer frente a ese requerimiento, desde la AER se defiende la necesidad de que las infraestructuras españolas cuenten «con un sistema de financiación propio», algo que refleja la Ley de Movilidad presentada por el Gobierno y que, actualmente, se encuentra en trámite de estudio. De forma más concreta, señalan «con mayor énfasis» la posible instauración del pago de una tasa por uso, un sistema que «otros países ya están aplicando» y que justifican señalando que «23 países europeos ya tienen tarificadas el 100% de sus carreteras», mientras que en España tan sólo están tarificada «aproximadamente un 15% de toda la red».