¿Te la jugarías para pasarla?

Los `trucos´ legales para superar la ITV

itv 2
Algunos conductores recurren a trucos que conocen para que su coche pase la ITV
Autofacil
Autofacil
La crisis ha provocado el envejecimiento del parque móvil español y que cada vez se descuide más el mantenimiento del coche. Como consecuencia, muchos vehículos no superan la ITV, y eso ha despertado la picardía de algunos usuarios.


Se sabe que, cada año, 16 millones de conductores acuden con su coche a superar la ITV en España, que uno de cada cinco no lo consigue a la primera y, lo que es peor aún, que según calcula AECA -la asociación de ITV’s-, 1,5 millones de automóviles circulan por las carreteras españolas sin pasar la Inspección Técnica de Vehículos -infracción sancionada con 200 € de multa y la inmovilización del vehículo-.

Pero debido a la crisis, desde 2008, ha surgido un nuevo -y numeroso- grupo de conductores todavía más peligroso, incluso, que el anterior: los que manipulan sus vehículos al margen de la ley para superar la ITV… sin importarles poner en peligro su vida y la del resto de conductores. Autofácil ha recogido el testimonio de cinco de estos conductores y cuáles son sus trucos ‘ilegales’ para superar la ITV:

1. El testigo del airbag está encendido… «Reparar el airbag me costaba casi 500 euros, así que desmonté el cuadro de mandos e hice un puente con el testigo de los calentadores. Ni se enteraron». Otro conductor encontró una solución aún más original al problema: «Conecté un temporizador que mantenía encendido el testigo del airbag durante tres o cuatro segundos al dar el contacto y luego lo apagaba».

2. Las ruedas están totalmente desgastadas… «Hace años tenía las ruedas del coche desgastadas, así que por 20 euros alquilé los neumáticos a un amigo que tenía un coche como el mío. Ahora le he puesto llantas de 19 pulgadas y, para pasarla, hago lo mismo».

3. Tengo un vehículo comercial, pero carezco de extintor en él… El Reglamento General de Circulación obliga a llevar extintores a taxis, autobuses, camiones de más de 3.500 kg de MMA… Por eso, es una práctica habitual «intercambiar los extintores con un conocido para pasar la ITV».

4. Mi coche contamina más de la cuenta. «Me ´entregaron´ un presupuesto de 800 euros para cambiar el catalizador. ¿La solución? Alquilé un coche como el mío y se lo cambié. Años después, utilicé los pilotos traseros de otro vehículo alquilado para pasarla… ya que mis faros traseros no eran legales».

5. Tengo piezas no homologadas en mi vehículo. El 14 de julio de 2010, se aprobó el Real Decreto 886/2010, que obliga a homologar las piezas que no están instaladas de fábrica para pasar la ITV. Para ello, se necesita un certificado de homologación del fabricante y otro de montaje del taller en el que instalaron las piezas. Algunos conductores aseguran que han conseguido ´legalizar´ sus kits de carrocería desde el sofá: «Descargué una homologación del fabricante de Internet. A continuación, acudí al taller de un amigo y me hizo un certificado de montaje… sin ver el coche. No tuve problemas para superar la ITV».

Pero, ¿qué consecuencias legales puede tener este tipo de trampas? Además de poner en peligro la seguridad de todos los conductores, además de la tuya, podrías enfrentarte a serios problemas legales en caso de accidente. Para empezar, si un agente de Tráfico te da el alto y observa alguna irregularidad, podría inmovilizar el vehículo e imponerte una sanción de hasta 200 euros -por ejemplo, en caso de una contaminación excesiva, o alteraciones técnicas que afecten a la seguridad -… y hasta tres meses de retirada de carnet. Además, si se produce un accidente y se demuestra que el siniestro se ha producido por no llevar el vehículo en regla, el seguro podría negarse a cubrir los desperfectos, pues pierdes todos tus derechos. Es más, si hubiese algún fallecido, en un caso extremo podría conllevar incluso una pena de prisión.

¿Cuándo hay que pasar la ITV?

A los cuatro años de matricular por primera vez un turismo, cada dos entre los 6 y 10 años de antigüedad, y una vez al año a partir de los 11.

`Trucos´ legales para superar la ITV

1. Mecánica: Comprueba que no hay manchas en el suelo debajo de donde aparcas el coche: podrían deberse a pérdidas de aceite o líquido de frenos, de la caja de cambio… En este caso, no pasarías la inspección.

2. Emisiones: Cambia el filtro del aire del motor antes de acudir -desde 30 €-; así el propulsor recibirá aire más ´limpio´ y reducirá sus emisiones. Por otro lado, evita pasar la prueba de los gases con el motor frío, ya que si el catalizador está caliente eliminará más partículas contaminantes y, si es diesel, es recomendable circular unos 20 kilómetros por carretera a más de 3.000 rpm -por ejemplo, en cuarta- para limpiar la ´carbonilla´ del motor.

3.Ojo a los neumáticos: Comprueba que el dibujo de los neumáticos es de más de 1,6 mm y que su desgaste es regular -sustituirlos cuesta 250 euros aproximadamente-; además, las matrículas deben estar en buen estado y las lunas no deben tener ninguna grieta -sí pueden pasar si tiene algún arañazo pequeño-.

4. Atento a las luces: Es imposible pasar la ITV sin las luces en perfecto estado. De hecho, según Industria, los defectos en el alumbrado fueron la principal causa de rechazo en la ITV en 2011. Comprueba que funcionan todas las luces exteriores de tu vehículo y, si alguna bombilla está fundida, sustitúyela -desde 0,50 a 5 euros, aproximadamente-.

5.Ojo a la carrocería: Revisa el buen estado de los retrovisores, de las lunas o, incluso, de los paragolpes. Si están muy dañados o pueden provocar algún tipo de corte -por ejemplo, en caso de que alguien se enganche con ellos mientras el coche esté aparcado-, no pasarás la ITV. Comprueba también que los limpiaparabrisas funcionan correctamente y ‘barren’ bien.

6. Por dentro: Tira con brusquedad de los cinturones de seguridad para comprobar su buen estado -deben bloquearse y, después, recogerse con rapidez-. Tampoco debe permanecer encendida ninguna luz del cuadro.

7. Y no te olvides de…: Para verificar el correcto funcionamiento del freno de mano, aparca en una pendiente y acciónalo: el coche no debe moverse. Por último, circulando en línea recta por autopista, no debes notar que el vehículo tiende a desviarse hacia un lado; podría indicar un fallo en las rótulas o en la dirección.