¿Aportan algo, más allá de la estética?

Ventajas e inconvenientes de montar llantas de mayor diámetro

00salcedo
Ventajas e inconvenientes de montar llantas de mayor diámetro
Juan Pedro Mateos-Aparicio
Juan Pedro Mateos-Aparicio
Los fabricantes apuestan cada vez más por llantas de mayor diámetro por razones fundamentalmente estéticas, pero ¿conllevan las llantas de mayor diámetro algún beneficio, aparte de lo ornametal?


En los últimos años se ha impuesto la moda de equipar a nuestros coches con las llantas del mayor diámetro posible. No hay que remontarse varias décadas atrás, hace menos de diez años un Porsche 911 Carrera (996) contaba de serie con llantas de 17”.

Hoy, es habitual que nos encontremos por la calle con vehículos utilitarios que no llegan a los 90 CV con llantas de medidas muy similares a las del deportivo mencionado. Y como consecuencia de ello su perfil es tan bajo y la superficie de goma sobre el asfalto tan extensa que, sinceramente, su agilidad y sus aptitudes quedan mermadas.

La industria automovilística, ha impuesto un estándar de llanta grande y muchos fabricantes reconocen que a la hora de diseñar un vehículo, fabrican unos pasos de rueda más holgados para alojar llantas de gran diámetro y mejorar así el resultado estético. Pocas son las ventajas de montar llantas más anchas en un vehículo si éstas no vienen de serie; una ventaja y casi la única en éste sentido es que estéticamente son más bonitas.

cambio neumaticosSin embargo, plantean varios inconvenientes:

  • Aumenta la resistencia a la rodadura.

  • Se pierde agilidad en la conducción.

  • Si el motor no es suficientemente potente, perderá prestaciones.

  • Al bajar el perfil del neumático si montamos una llanta de mayor diámetro, los obstáculos son más incómodos de sobrepasar y si el tarado de las suspensiones no es el adecuado y son demasiado blandas o «rebotonas», tendremos una conducción peligrosa.

  • Siempre estará la excusa de la estabilidad, pero la mejora que supone una llanta mayor y un calibre de rueda más ancho, es difícil de justificar salvo que optemos por un motor potente.

  • Optar a un equipamiento determinado con una llanta que sea una o dos pulgadas más grande que la de serie, aumenta el consumo y en muchos casos nos costará un verdadero dineral, puesto que al aumentar las dimensiones homologadas, el Impuesto de Matriculación a pagar será mayor.

En estos tiempos que corren en los que la eficiencia, el bajo consumo y la reducción de emisiones se han convertido en los factores que más importan al consumidor (por economía) y al fabricante (por la presión de las normativas europeas y nacionales), no tiene sentido que echemos por la borda todo el trabajo que se está realizando en otros ámbitos por el mero hecho de que una llanta mayor y un perfil bajo es más bonito.

Por último, si realizas el cambio de llanta y esto conlleva un cambio de la medida del neumático superior en un 3% a cualquiera de los diámetros de las medidas homologadas por el vehículo y recogidas en su ficha técnica, te verás obligado a legalizar esta modificación en la ITV, con el consiguiente desembolso ecnómico.