El nuevo BMW iX5 Hydrogen supera con éxito el programa de pruebas de invierno

25 El nuevo BMW iX5 Hydrogen supera con éxito el programa de pruebas de invierno
BMW iX5 Hydrogen
Javier Jiménez
Javier Jiménez
BMW continúa trabajando en la aplicación de la tecnología de pila de combustible de hidrógeno a su gama de vehículos. El primer modelo en hacer uso de este sistema es el nuevo BMW iX5 Hydrogen, que afronta durante estos días un exigente programa de pruebas cerca del Círculo Polar Ártico.

Dentro de su estrategia de movilidad sostenible, BMW no solo apuesta por la electrificación. La tecnología de pila de combustible de hidrógeno es otra de las alternativas que la firma de Múnich contempla aplicar en su futura gama de vehículos ecológicos. Por el momento, la oferta de turismos impulsados por este tipo de tecnología se encuentra muy limitada en el mercado español. De hecho, tan solo hay disponibles dos modelos: el Toyota Mirai y el Hyundai Nexo.

BMW IX5 Hydrogen frontal

El BMW iX5 Hydrogen se convertirá en la primera propuesta de la marca alemana para este joven segmento que aún se encuentra en su fase inicial. El SUV de hidrógeno está siendo sometido a un exigente programa de desarrollo en las carreteras públicas y el centro de pruebas del Grupo BMW en Arjeplog, al norte de Suecia. La compañía tiene programado producir una pequeña serie del modelo este año y también se ha comprometido a ayudar a ampliar la red de estaciones de repostaje de hidrógeno.

«Para que podamos ofrecer a nuestros clientes un sistema de propulsión por pila de combustible como una atractiva solución de movilidad sostenible, también es necesario contar con una infraestructura de hidrógeno suficientemente amplia», ha señalado Frank Weber, miembro del Consejo de Administración de BMW AG, Desarrollo. Y es que, a día de hoy, el número de estaciones con servicio de recarga de hidrógeno para clientes particulares es realmente escaso.

BMW IX5 Hydrogen trasera

Estas pruebas sobre el hielo y la nieve sirven para poner a prueba la fiabilidad y el rendimiento del sistema de propulsión por pila de combustible de hidrógeno del BMW iX5 Hydrogen. Después de acumular cientos de sesiones en los bancos de pruebas y de realizar diferentes pruebas dinámicas, esta experiencia añade otro capítulo al plan de desarrollo del coche

Según afirma BMW, a pesar de las condiciones extremas del entorno, el sistema de propulsión por pila de combustible de hidrógeno muestra la misma capacidad de uso cotidiano que un motor de combustión interna convencional. Además, el proceso de repostaje tan sólo requiere de tres a cuatro minutos.

El sistema de propulsión del BMW iX5 Hydrogen combina la tecnología de pila de combustible con un motor eléctrico. El hidrógeno que utiliza como fuente de energía se almacena en dos depósitos de 700 bares fabricados con plástico reforzado con fibra de carbono (CFRP). La pila de combustible convierte el hidrógeno en energía eléctrica, generando una potencia de 170 CV. Además, el motor eléctrico puede añadir la energía almacenada en una batería otorgando una entrega de 374 CV. La única emisión de la pila de combustible es vapor de agua. Su calor residual se aprovecha para calentar el interior del coche.

7 2
BMW iX5 Hydrogen in Arjeplog Feb 22

En el marco del paquete legislativo «Fit for 55», lanzado como parte de su Green Deal, la Comisión Europea pretende crear una infraestructura básica obligatoria. Con la aplicación del proyecto AFIR, se establecerían estaciones de abastecimiento de hidrógeno de 700 bares a intervalos de un máximo de 150 kilómetros a lo largo de las principales rutas de transporte en todos los estados miembros de Europa. BMW apoya esta iniciativa y considera que los intervalos se podrían llegar a reducir a 100 kilómetros en 2027.

Asimismo, la marca bávara también apoya las actividades que se están llevando a cabo para promover la aplicación de esta tecnología en diferentes países europeos. Entre ellas destacan los proyectos de hidrógeno a gran escala bajo el paraguas del IPCEI (Proyectos Importantes de Interés Común Europeo). Esta iniciativa de la UE, abarca toda la cadena de valor con su gama de proyectos, desde la generación de hidrógeno, pasando por el transporte, hasta aplicaciones como la calefacción de edificios, el suministro de energía, la industria y la movilidad.