España en cabrio (IV): Segovia, el otoño es mejor en cabrio