La marca afirma que todo está bajo control

Un acreedor de Lotus solicita su liquidación

lotus evora
Lotus tiene problemas, pero aún no va a la quiebra
Autofacil
Autofacil
Las cosas pintan mal para Lotus, que se está enfrentando a las demandas de pago por parte de sus proveedores. Uno de ellos ha llegado a solicitar la apertura de un proceso de liquidación a Lotus Group, dando lugar a un malentendido por el que se ha interpretado que Lotus había empezado a liquidarse.


Algunos medios, como la revista británica Autocar, anunciaron que Lotus había entrado en proceso de liquidación al ver sus distintas divisiones en la lista de empresas a liquidar de la justicia británica -tanto su división de ingeniería (Lotus Engineering), como la de coches (Lotus Cars) y deportes del motor (Lotus Motorsport, a la que conviene aclarar que no pertenece el equipo de F1, el cual es propiedad de la firma de capital-riesgo Genii Capital)-.

La compañía ha desmentido tal extremo a través de Twitter. Lo que ha sucedido es que uno de los proveedores de la marca ha exigido la apertura del proceso de liquidación y, al aparecer este hecho en el Registro Mercantil, hubo periodistas que lo vieron y creyeron que ya estaba en marcha. Lotus afirma en un comunicado que la disputa con este proveedor se resolvió «hace varias semanas, amigablemente», y que cuando el Tribunal de Liquidaciones celebre la correspondiente audiencia y acepte la salida amistosa, Lotus será eliminado de la lista.

En el caso de que en algún momento se le llegara a abrir a Lotus un proceso de liquidacion, los tribunales decidirían si puede seguir operando o si, por el contrario, se paraliza la producción de los coches. La empresa malaya dueña de Lotus, Proton, lleva tiempo estudiando a quién puede vender la compañía británica, plagada de deudas tras la gestión de su ex-presidente, Dany Bahar.