Jaguar Land Rover Classic Works: legado inglés

11 Jaguar Land Rover Classic Works: legado inglés
Fotos: Jaguar Land Rover Classic Works
Adam Towler
Adam Towler
Las enormes instalaciones de Classic Works de JLR son hogar de cientos de Jaguar y Land Rover de todas las edades. Pero, como descubrimos, no es un museo. Fotos: Aston Parrot

La persona de Classic Works y yo nos paramos junto a un XJ-S V12 pre-HE en rojo Signal y lo observamos fijamente. Ambos sonreímos por razones que rápidamente son evidentes, al contarnos mutuamente historias sobre viajes de infancia en las plazas traseras del controvertido coupé de Jaguar. En mi caso, un amigo de mi padre tenía una versión TWR V12. Molaba mucho: un gran reloj de oro y Alexander O’Neal en el radiocasete; eran los 80 en su máxima expresión, y yo estaba alucinado.

Es lo que suele ocurrir con los coches, ¿no? El amigo de papá o el vecino que tenía uno. Recuerdos marcados a fuego en nuestro cerebro en edad formativa, de coches aparentemente inalcanzables, revividos años después por ese potente narcótico llamado nostalgia. No tengo un XJ-S rojo brillante en lo alto de mi lista de coches clásicos deseados, pero no puedo evitar sentirme atraído por este ejemplar.

Jaguar Classic Works
Las berlinas de los años 50 son una pequeña parte de la colección

La misma droga aparece cuando veo filas y filas de Jaguar y Land Rover clásicos, repartidos en dos alturas. Me recuerda al colorido garaje de madera que tenía de niño, donde los coches Matchbox se podían aparcar unos encima de otros, y podías usar el montacargas para llegar a diferentes pisos. Excepto, por supuesto, porque estos coches son reale

En la sala contigua de estas instalaciones de 14.000 m², en Ryton-on-Dunsmore (Inglaterra), está el taller de apariencia más cara que he visto nunca. Es enorme. Hay hasta 54 elevadores en zonas de trabajo; amplio, luminoso y limpio como un quirófano. Esto es lo que ocurre cuando una de las grandes marcas de automóviles se toma en serio su legado y entiende que de esto también se puede sacar beneficio.

El día de nuestra visita, los 25 Land Rover Defender ‘Works Trophy’ están en varias etapas de fabricación, pero también hay algunos D-Type Continuation, XJ220, XJ-S y viejos Range Rover, algunos con mejor aspecto que cuando eran nuevos. Y muchos, muchos viejos Land Rover, con los que admito no soy nada imparcial, a pesar de que los precios se han disparado, lo cual es irritante si todavía no has comprado uno. Pero hoy no he venido a verlos y, sin permiso explícito, el fotógrafo no puede retratar los coches de clientes, en diversos estados de desnudo mecánico. Hoy estamos aquí por la colección de 300 coches del pabellón de al lado.

Jaguar Classic Works
Classic Works también acoge la producción de los coches Continuation como el Jaguar D-Type, junto a una parte de ventas y mantenimiento (el XJ220 es de un cliente).

Hemos venido principalmente por los Jaguar, es cierto. A medida que la marca comienza a dejar atrás su fallida estrategia en el mercado generalista, a favor de un futuro próximo centrado en los eléctricos de lujo, es especialmente doloroso pasar por filas de estos coches que hacen de ella un gigante durmiente, aunque sea en términos sentimentales y no de volumen o rentabilidad.

Hay coches aquí que un día fueron relativamente comunes y ya no lo son. Coches que una vez fueron deseables, después no, y ahora poco a poco vuelven a serlo de nuevo. Y coches que todos, salvo los aficionados más acérrimos de la marca, habrán olvidado: XJ40, 420G, MkV y demás. También hay coches famosos de JLR en el cine, como el C-X75 parcialmente quemado de la película Spectre de James Bond.

Jaguar Classic Works
El director de desarrollo de negocio, Matt Bailey, ha de asegurarse de que los coches y las grandes instalaciones sean rentables.

Mi guía es Matt Bailey, director de desarrollo de negocio de Classic Works. Para semejante número de coches, es un equipo pequeño, formado por Matt, un supervisor, un curador y un técnico. Y hay mucho trabajo que hacer, porque esto está muy lejos de ser un museo. Para eso está la Fundación Jaguar Daimler Heritage, custodia de tesoros tan importantes a nivel global como el NUB 120, el XK120 ganador del Coupe des Alpes de 1950 y 1951 (aunque el coche hermano RUB 120 está aquí), o el XJR-9 TWR chasis 488, el coche de Grupo C ganador de las 24 Horas de Le Mans de 1988.

Algunos de los coches de la Fundación están hoy aquí en calidad de préstamos, y las dos entidades han establecido una relación de colaboración por una causa común. Pero la colección de Classic Works es diferente, y hay trabajo pendiente.

Jaguar Classic Works
Scott Barber es el hombre encargado de mantener toda la colección en orden de marcha, para que cualquiera de estos coches puedan usarse cuando haga falta.
Jaguar Classic Works
Entre las curiosidades destacan el Jaguar C-X75 de la película Spectre y varios prototipos.

Todo comenzó cuando Jaguar compró la gran colección de 543 coches de James Hull en 2014. “Los coches que hay aquí son de la compra original, junto a otros que hemos añadido”, comenta Matt. “Hemos vendido la mayoría de modelos de otras marcas y ahora tenemos unos 300 coches” [quedan unos pocos Bentley de los años 50 y 60, cuyos enormes faros destacan sobre el resto, y también veo un adorable Mini-Cooper Mk3].

“Algunos de los coches que hemos vendido eran Jaguar; teníamos por ejemplo 15 XJ-S, pero eso no es lo nuestro. Ese es el papel de la Fundación”. Ciertamente, Bailey no tiene reparo en vender algo si no encaja con el propósito de Classic Works. Cuando llegamos, en el enorme vestíbulo me fijé en dos XK X150: un XKR 5.0 litros de los últimos y un genial XKR-S 4.2, ambos sin apenas kilómetros. Los dos se venderán a coleccionistas para recaudar fondos, puesto que su kilometraje es tan bajo que no se pueden utilizar. Así que la colección los remplazará por ejemplares excelentes pero utilizables, que estén listos para ser usados al toque de un botón cuando haga falta.

Entonces, ¿cuál es exactamente la razón de ser de todo esto? La meta de Classic Works es fortalecer la marca Jaguar y dedicarse a muy diversas actividades: los coches Continuation, experiencias de marca y competiciones de clásicos, además de mantenimiento y restauración. De hecho, más allá de la imaginación del cliente, no hay casi límites en cuanto a lo que el departamento puede hacer, desde un E-Type Serie 1 modernizado hasta lo que parece un Range Rover L322 listo para su revisión.

jaguar heritage 1 1
Por supuesto, en la colección no podía faltar un Jaguar E-Type Serie 1.

Pongamos, por ejemplo, el precioso XK120 restaurado que reposa en la fila de coches, cuyos detalles y distintivos revelan que fue preparado para la Mille Miglia el año pasado, un evento al que finalmente Jaguar no acudió. Tomado de la colección de XK tempranos de Works (que es extensa), fue preparado para competición con la idea de que un cliente participara en el evento como piloto oficial de Jaguar y que su nombre figurara junto a los de Mike Hawthorn, Stirling Moss, Martin Brundle y Andy Wallace.

Mono de carreras, equipo de mecánicos completo, repuestos, todo incluido, siendo la guinda del pastel que el coche fuera suyo tras la carrera. No me atrevo a preguntar el precio de todo esto, pero si te lo puedes permitir, parece una forma divertida de gastar mucho dinero… Classic Works no pretende vender todos sus coches de esta manera, uno a uno, pero si tuvieras un XK120 y quisieras una experiencia parecida, nada evita que pidas un trato similar.

Luego está el Project 8 naranja de tonos dorados, un ejemplar de preproducción que estaba destinado al desguace hasta que Classic Works lo salvó. Ahora está disponible para aquellos que quieran experimentar la insólita superberlina de Jaguar, quizá en el circuito local Fen End que tiene JLR, o por si la compañía matriz necesita un ejemplar de exhibición. Es una política que Matt está intentando desarrollar, creando relaciones entre los muchos equipos de ingeniería de JLR, para que cuando un proyecto llegue a su fin, se le pueda dar una segunda vida a algo interesante para la colección, como este P8. Lo mismo aplica para los coches Continuation, puesto que los ‘coches cero’ de cualquier tirada pequeña de modelos, pasan automáticamente a la colección.

Jaguar Classic Works
El Jaguar XK120 peparado para la Mille Miglia del año pasado, junto al chasis de un Jaguar D-Type.

También se me van los ojos a otras joyas, como un par de XKR-S GT, uno con muy pocos kilómetros, y un precioso E-Type de los primeros, con lo que resultan ser modificaciones de la época del preparador británica John Coombs. Un XJ40 en rojo brillante también es reconocible de inmediato: fue el coche de bomberos del circuito de Silverstone durante muchos años, y en carreras a las que acudí de joven lo veía cerrar la parrilla de salida en la primera vuelta. Y debo admitir que tenía predilección por el Lynx Eventer (un XJ-S V12 ‘familiar’), cuyo ejemplar aquí presente se cree que es el único con cambio manual.

El hombre con casi la única responsabilidad de atender las necesidades mecánicas de esta enorme colección es Scott Barber. Comenzó su carrera como aprendiz en un gran concesionario principal de Jaguar en 2006 y después trabajó allí como técnico, antes de responder a un anuncio para este puesto que vio en la feria de clásicos de Essen.

Eso fue hace cuatro años, pero resulta reconfortante que su entusiasmo parezca intacto, en particular dada la mastodóntica tarea que tiene, que es la de mantener y finalmente hacer que todos los coches que ves aquí funcionen. Teniendo en cuenta la disparidad en edades y tecnología de la colección, requiere un amplia base de conocimiento, pero lo cierto es que Scott ya trabajaba de joven en locomotoras diésel, durante una juventud rodeado de motores. Él mismo ha tenido muchos clásicos, pero ahora le interesan los camiones militares británicos de los años 40 y 50. Su coche favorito de la colección es un E-Type (un Serie 2 con muchas mejoras del Serie 3) que en su día fue de Lofty England, el ex ingeniero de Jaguar y después presidente y CEO, aunque espera que algún día lleguen un XJ220 y un XJR-15.

Jaguar Classic Works
Se cree que este Lynx Eventer familiar es el único ejemplar que existe con cambio manual.

Lo que actualmente no tiene la colección es casi tan interesante como lo que tiene. Entre los ausentes se incluyen los dos citados supercoches de principios de los 90 (los XJ220 que vemos eran de clientes), pero las principales ausencias no son nada prosaicas. No hay ningún X-Type, por ejemplo, ni S-Type, y sólo un XK X100. Estos son los coches que la colección necesitará adquirir si quiere cubrir lo esencial, incluso a pesar de que, en ciertos casos, son las páginas menos románticas de la historia de la marca.

De forma similar, y aunque tienen algunos E-Type realmente especiales (dos de los primeros coches ‘flat floor’, el único Roman Purple S1 conocido y tres de los Serie 3 V12 conmemorativos que concluyeron la producción del modelo), lo que podrían tener son algunos E-Type decentes pero no históricos, para todo tipo de pruebas por parte de clientes o de la prensa, ya que lo gracioso es que es el E-Type el que más peticiones recibe, y no siempre quieres prestar los coches realmente especiales para la dura y arriesgada vida de un ‘coche de prensa’.

Naturalmente, vuestro corresponsal tiene los ojos abiertos mientras miramos alrededor, identificando algunos ejemplares que bien podrían aparecer como ‘Iconos’ en estas mismas páginas. Resulta divertido que uno pudiera equipar un kit de carrocería de un tal Tom Walkinshaw Racing. Quizá sea hora de sacar aquellos viejos casetes…